viernes, 30 de enero de 2009

Los 80 (II)

Si alguien me preguntara ahora un nombre de un grupo británico, me quedaría un poco en blanco. Bueno, vale, diría Take that, pero porque se han vuelto a juntar y me suena. Y a lo mejor si estrujo un poco la neurona tal vez me salga algún nombre más ¿Amy Bodega vale como pop británico?

Hoy el post está dedicado a grupos pop británicos de los 80. Y aquí entra todo: pop, tecno-pop, pop-rock y la madre que los parió a todos, vamos. Que bien lo pasábamos bailando todo esto, bueno, al menos yo sí. Así que haced un poco de tiempo, poned los altavoces y ¡a bailar!

Uno de los que me gustaban eran Eurythmics, que voz tiene la Lennox. Y aún en activo.




Los elegantes de Spandau Ballet.



Y aquí la demostración de que todos tenemos un pasado. Wham con George Michael y el otro. Esos pantalones cortos...




Otros que siguen en activo. Pet Shop Boys, pecando pr todos nosotros.




Culture Club y Boy George antes de desparramar.




Para terminar un trío de chicas, Bananarama. De sus videos recuerdo, aparte de las canciones, a los tíos buenorros que siempre salían. Ay omá...





Eso por no hablar de muchos más, como The communards, Rick Astley o, incluso, la Samantha Fox. Muchos flor de un día pero que ahí estuvieron.

A ver si os anima el comienzo del weekend. Que lo paséis bien.

jueves, 29 de enero de 2009

Combinaciones letales

Hay cosas que nunca deberían mezclarse. O tal vez sí. Porque mira que no me he jartao a reir. Debe verse hasta el final.




(visto en micockringnomedejapensar)

miércoles, 28 de enero de 2009

Tensiones ocultas

Llevo una semana tenso. Y la culpa la tiene el trabajo. Así de simple.

El martes pasado me llamó el superjefe administrativo, porque mi jefe se había ido unos días, para comunicarme que debía empezar a mirar lo que había que hacer para empezar la mudanza del depósito que tenemos en el otro edificio. Que el servicio de Patrimonio estaba dando la lata todos los días y que había que ponerse las pilas. Y por arte de magia me convertí en un negociador, en un transmisor de noticias y en un correveydile (en el sentido más estricto de la palabra, nada de chismorreos). Que si vamos a hablar con el administrador del edificio donde va a ir ahora la documentación, que si calculo a ver si cabe en el nuevo depósito, que si quedo con el de las mudanzas para hacer un presupuesto, vuelve a quedar que se nos olvidó algo, habla con tu jefe sobre las condiciones, sube, vete, ... Hasta los mismísimos. Y con todo ¿quien vino a visitarme el jueves por la tarde? Sí, mi querida archienemiga: la migraña. Menos mal que un pastillazo y acostarte temprano aún ayuda.

Lo peor es que esto solo acaba de empezar. La mudanza comienza el lunes y me veo la semana que viene con la tensión por la estratosfera. Lo siento pero soy así: un neurótico y un histérico, solo que disimulo bastante bien. Siempre lo he dicho: la procesión va por dentro. Menos mal que mi jefe vino ayer, lo pusimos al día, dio el visto bueno y decidió lo que había que hacer.

Y encima tengo una lista de tareas pendientes en casa...

Así que me voy a poner algo de música para animarme un poco.




Larga y próspera vida.

martes, 27 de enero de 2009

Respuestas II

Decidí poner las peticiones musicales en dos tandas porque si no el post hubiese salido gigantesco y tampoco era cuestión de saturar. Las dosis, justitas, que luego nos hacemos unos adictos.

Grace me hizo varias peticiones, algunas de las cuales me llegaron a la vena friki. Me decanté por dos de ellas. La primera es de La bella y la bestia, la de Disney, sí, la de animación. Curiosamente no es un número musical así que podéis respirar tranquilos, jejeje. La música es de Alan Menken (nota para Grace: en la banda sonora el corte se llama West Wing).




La segunda petición de Grace fue un corte musical de Camino a la perdición, la película de Mendes con Tom Hanks y un gran Paul Newman. La música, tranquila e intimista, es de Thomas Newman, que pertenece a esa gran familia de compositores del cine que son los Newman.




Nepo va a hacernos volver a los clásicos. Otra canción de esas que te animan el día, que como dice la letra, a ponerse la ropa de los domingos, a salir a la calle y a disfrutar de la vida. De Hello Dolly! vamos a poner esta canción Put on your sunday clothes, que se ha vuelto a poner de moda porque sale justo al comienzo de Wall-E y tiene su importancia en la trama. Y la Streisand dando el cante.



Para continuar, Aran ha propuesto a la rubia más famosa del cine. Y cantando. Y en una de mis películas favoritas: Los caballeros las prefieren rubias. Una comedia estupenda, muy recomendable, donde Marilyn Monroe y Jane Russell buscan casarse con millonarios. ¿Lo conseguirán? Pues a ver a la película.




Sota apuntó dos cortes. Uno de ellos pertenece a un musical del que hablamos más atrás: Hello Dolly!. Y como no podía ser menos es el número que da título al musical, con una de las narices más impactantes de las últimas décadas del cine y un trompetista impresionante.




El segundo corte pertenece a Levando anclas, un musical al más puro estilo hollywoodense con Gene Kelly y Frank Sinatra, y donde encontramos un número bastante inusual. No he podido encontrarlo en su versión original así que pongo un mix donde sale el original y un homenaje que le hicieron en Padre de familia.




Por último, Nyc escogió una canción que salía en el trailer de Happy together. Dudaba entre poner el trailer con la canción (una versión actualizada y más rápida) o poner una actuación de The Turtles, el grupo que compuso la canción. Y me he decantado por la última. El trailer podéis verlo aquí.




Muchas gracias a los que habeis participado. Siempre es un gustazo volver a oir y ver películas que a veces uno las tiene en el cajón de la memoria.

lunes, 26 de enero de 2009

Respuestas

He estado revisando las peticiones y os habeis ido directamente a los clásicos, pero clásicos clásicos. Salvo alguna petición muy concreta, la gran mayoría son de películas anteriores a los ochenta. Está bien, me gusta. En la medida de lo posible he puesto los videos para que así los demás sepan de que película y en qué momento estamos, porque además habeis elegido mucho musical.

Allá vamos. Como es lunes y Nica fue la primera, pongo sus peticiones, que además sirven para empezar bien la semana. La primera pertenece a Cantando bajo la lluvia y la oigo todas las mañanas en el programa de M80 No somos nadie. Para mí es el mejor musical americano: una historia genial (que encima gira sobre el cine), una música espléndida y unos actores estupendos. Aquí en versión karaoke para que podáis cantarla e ir con buen ánimo al curro (o cantarla en el trabajo si os animais).




Después de esto, vamos a ver el lado bueno de la vida. Todo por cortesía de los Monty Python y La vida de Brian, un clásico de este grupo.




Seguimos con más clásicos. Corredero pidió ver a Marilyn (que volverá a aparecer) en un película concreta, una comedia delirante sobre... Bueno, supongo que todo el mundo sabe de que va Con faldas y a lo loco ¿no? Y si no, ya estás tardando en verla.




Mac decía que él no sabe nada de música, que su memoria va mal... ay, hombre de poca fe. Si con pensar un poco ya tendrías la respuesta. Aunque no eligió nada, ya lo hago por él. Esta música es la intro de una serie que sé que está viendo y que es una continuación de la película en la que está inspirada.




Volvemos al cine. Irene me pidió la intro de Apocalypse Now, incluso me puso el enlace al vídeo (gracias guapa), que está muy bien de calidad. Una simbiosis entre la música de The Doors y las imágenes.



Continuará...

viernes, 23 de enero de 2009

Peticiones musicales

Si os habeis pasado un par de veces por aquí, habréis comprobado que me gusta bastante la música compuesta para el cine.





Y en este afán de servir a esta nuestra comunidad bloggera, voy a copiar una iniciativa que puso en marcha Sergio Arán en su blog. Me gustaría colocar en el siguiente post un corte musical de una película que elijais. No tiene que ser famoso ni archiconocido, sino el que más os guste. Como se que muchos estareis un poco perdidos, pues también me vale "el tema de la película tal" o "el corte en el que sucedía esto". Lo busco e intento ponerlo. Y para que no haya copieteo u os repitais, me lo mandais al correo (guerrero_galactico@yahoo.es).

Tenéis hasta mañana sábado a las doce del mediodía. Convocados estáis.

Actualización: prorrogado también todo el domingo.

jueves, 22 de enero de 2009

Tiempos pasados

Hubo un tiempo en el que en televisión ponían CINE, sí, con mayúsculas. Y no como ahora que sólo te ponen los grandes hits de la última década.

Un tiempo en el que te ponían películas casi todos los días, y los fines de semana raciones extras. Y no como ahora que te las dosifican tanto que pareces un yonqui con mono cuando ponen alguna decente.

Un tiempo en el que, si bien la calidad de las películas que emitían era muy variada, pues era bastante superior al actual, donde algunas cadenas parece que compran al peso (esta semana nuestra oferta es 100 telefilmes por el precio de una superproducción de estreno reciente, no la desaprovechen señores, anda, ya tenemos una puja de la cadena de Carlotti).

Un tiempo en el que te ponían películas con cortes para la publicidad y no publicidad rellena de una película para calmar las ansias consumistas.

Un tiempo en el que un sábado por la tarde te podían emitir una película de Bud Spencer y Terence Hill, sí, pero también una película de los hermanos Marx, o al siguiente un western, o al otro un musical de Fred Astaire y Ginger Rogers, o una bélica, o una de Tarzán. Y no como ahora que no emiten ni una película antes de 1970 o en blanco y negro ... ah sí, olvidaba que ahora las ponen en el horario habitual para la cultura, a las tres de la mañana (como decían Les Luthiers).




Todo comenzó a ir mal cuando llegaron las cadenas privadas y se empezó a primar el capital, el rédito, antes que los espectadores, que la calidad, la televisión pública se dejó arrastrar. Empezaron las repeticiones hasta la saciedad, las películas infumables (antes también las había pero disimulaban mejor), los cortes eternos para la publicidad y sin previo aviso, la contraprogramación y demás asquerosidades que plagan la televisión actual. Y todo viene a cuento por dos motivos: con el post homenaje a Poe, Sota me hizo recordar las películas de Corman y Price basadas en los relatos de Poe (recuerdo que las pusieron todas en un ciclo los sábados o domingos por la tarde); y un post de Sufur hablando de la televisión.

Ya no ponen películas de las de antes. Así que ahí va un pequeño homenaje; vale que está dedicado al cine hollywoodiense pero merece la pena recordar lo que ya no echan por la tele.

miércoles, 21 de enero de 2009

martes, 20 de enero de 2009

Hombres

Hoy se me apetece...



Hay hombres que se mueven, hay hombres que se agitan,
hay hombres que no existen, hay hombres que no gritan,
hay hombres que respiran, hay hombres que se ahogan,
hay hombres que ocultan la verdad, hay hombres que roban.
Hay quién apuesta fuerte y decide quererte,sabiendo lo fácil que resulta perderte,
sabes que siempre estaré cerca de ti.

Hay hombres que te compran, hay hombres que se venden,
hay hombres que recuerdan, hay hombres que mienten,
hay hombres que prefieren no hablar, hay hombres que no entienden.
Hay quién no tiene suerte y prefiere engañarte, sabiendo lo fácil que resulta ganarte.
Sabes que nunca me iré lejos de ti.

Tienes que aprender a resistir, tienes que vivir,
esto no lo tengo, esto no lo hay,
esto no lo quiero y esto que me das.
Hay quién apuesta fuerte y decide quererte,sabiendo lo fácil que resulta perderte,
Sabes que siempre estaré cerca de ti.
Hay quién no tiene suerte y prefiere engañarte, sabiendo lo fácil qué resulta ganarte.
Sabes que nunca me iré lejos de ti.

Hoy hay luna llena y un hombre camina por ella,
Hoy hay luna llena y un hombre camina por ella.

lunes, 19 de enero de 2009

Trekkeando

Cuando no te dan lo que tú quieres será cuestión de que lo hagas tú. Eso es lo que han debido pensar algunos fans de Star Trek que se han juntado para realizar algunos episodios basados en el mundo trekkie.



Se supone que la serie original, la de los sesenta, narraba la misión de cinco años de la nave Enterprise, coincidiendo año por temporada. Teniendo en cuenta que la serie original se canceló a los tres años pues quedaron dos años inconclusos. Y a ello se han puesto los fans creando Star Trek Phase II, llamada antes New Voyages, para hacer episodios basados en esos dos años que faltan.

Hay que reconocer que, a pesar del estilo amateur, los episodios que han hecho hasta ahora tienen una pinta más que aceptable. De hecho, diría que más aceptables que muchas producciones que se estrenan en televisión, y hasta en cines. La ambientación es la de la serie original, es decir, con los gadgets, decorados, vestuario y demás en plan sesentero; los efectos especiales están muy bien conseguidos y las actuaciones, para ser amateurs, no están mal. Encima, han contado con la colaboración de la viuda de Gene Roddenberry (que falleció el mes pasado), algunos guionistas habituales de series trekkies como D.C. Fontana y la participación incluso de algunos de los actores de la serie original como Walter Köenig (Chekov) o George Takei (Sulu).

Hasta la fecha han realizado cinco episodios: Come what may (titulado Podría pasar), In harm's way (Primeria victoria), To serve all my days (Servir hasta el final), The world enough and time (Una vida que recordar) y Blood and fire (este dividido en dos partes de la que falta por salir la segunda).



Dado que no tienen ningún interés monetario y que lo hacen por el simple placer de hacerlo, es posible descargárselos, tanto en versión original como con subtítulos. Para ello, tienen su propia página web y una página web en español por si os interesa conseguirlos con subtítulos.



¿Que no teneis tiempo para más series? Aaaahhh, se siente.

(post dedicado a Nyc, para que tenga más cosillas que ver)

viernes, 16 de enero de 2009

Los 80 (I)

Llevaba tiempo queriendo escribir un post sobre los 80, esa década tan estupenda en la que te podías encontrar tanto al clon de Ronald Reagan en la tele como a la Newton-John haciendo de musa bailarina, Verano azul y sus reposiciones, a los Loco Mía o el comienzo del bigote de nuestro presi más borrachín. Y mucho más, por supuesto, que eso no es nada. Pero la pereza y la indecisión de cómo enfocarlo, que los 80 dan para mucho, no me animaba demasiado. Hasta que Will hizo la pregunta fatídica: ¿Quien es C.C. Catch? Después de eso no había tiempo que perder e iluminar a esos jovenzuelos que apenas vivieron esa década.

Así que hoy la primera entrega sobre los 80. Y empezamos con esas cosillas que NO deberían volver jamás. Pero jamás de los jamases.

Por ejemplo, los cardados.




Y para que no digan que sólo fueron los heavys, toma esta.
Y es que por lucir melena se atiborraban de laca y así nos ha ido con la capa de ozono, señores. Eso sí, los peluqueros se forraron. Y que conste que soy fan de la que mejor lució un cardado en los 80.


Otra cosa que JAMAS, pero JAMAS, deben volver son las hombreras y los estampados.


Ya sea en la tele, en la vida real o de cualquier manera, no. Que parecemos un general ruso con esas hombreras, por Dios. Y es que el vestuario en los 80 fue, como decirlo suavemente, strong, very strong.

Pero no todo va a ser negativo, hay que contemplar el lado bueno. Debemos renegar de los grupos falsos, de los que solo ponen la cara ¿bonita? mientras otros cantan por tí. El siguiente vídeo también vale para todo lo dicho anteriormente: vestuario ochentero, hombreras, vale que no tienen cardado pero ese peinado es muy ochentero y, sobre todo, el bailoteo porque los que cantantes son más falsos que un billete de trescientos euros.



Milli Vanilli - Girl You Know It' True
Cargado por scott_tenorman

Y como resumen de todo lo dicho, un anuncio.




Vaya, me ha salido un post muy de moda y vestuario pero tres ejemplos de que no todo fue oro en los 80. Pero eso no quita para que volvamos otro día ¿o no?

jueves, 15 de enero de 2009

Iras apagadas

Hoy he leído en los interneces que se ha muerto Ricardo Montalbán. De origen mexicano llegó a Hollywood en la década de los cuarenta del pasado siglo donde hizo varias películas y trabajó en series de televisión llevándose incluso un Emmy. Para mí siempre será Khan, uno de los villanos más esquizofrénicos y con el mejor cardado de Star Trek.










miércoles, 14 de enero de 2009

Realidades televisivas

Reconozco que soy un animal televisivo, digamos un "Homo televisivus" como dirían los prehistoriadores. Me encanta la tele, la caja tonta, y mis recuerdos más antiguos son en gran medida viendo programas de la tele.




Eso sí, hay cosas que desde hace unos años (creo que nueve, si no me equivoco) no puedo aguantar. De verdad, es que no puedo con tanto reality.

Que si grandes hermanos encantados de conocerse y darse a conocer.


Famosetes, ex-famosillos y calientacamas abandonados en una playa o una isla.


Saltimbanquis patrios emuladores de Leroy Johnson.



Cantamañanas en busca del gen mutante.



Por no hablar de Operaciones Triunfales (deberían haber llamado a Yola Berrocal), Casas para una vida o Granjas y animales que las llevan, Buenorro/as aspirantes a pasear el palmito en pasarelas, Buses que podrían haber estrellado, Cocinas infernales y Coros carcelarios.

Eso sí, en un país donde el cutrefrikismo ha alcanzado cotas inimaginables en el resto del planeta, aparecieron dos que dieron hasta verguenza ajena.


Y, como no podía ser menos, ahora viene el momento Confesiones. Veo Gran Hermano. Pero, antes de que me salten a la yugular, he de decir en mi descargo que sólo esta edición y lo utilizo como sedante anti-insomnio. Me tumbo en el sillón, desconecto la neurona y empiezo a entrar en una modorra que en un ratillo estoy sopa. Cuesta un poco, eh, que con la gritona de la Milá a veces me despierto sobresaltado pensando que se quema la casa. Pero, al final, caigo. Y duermo como un bendito, sin preocupaciones ni pesadillas.

Y, para acabar unos momentos antológicos para que sufráis y vuestra cordura caiga un poquito.








lunes, 12 de enero de 2009

Firefly

En la lista de universos paralelos a la derecha hay uno del que apenas he comentado nada. Y no es porque no me guste, por desgana o desidia, más bien parece que nunca he encontrado el momento para hablar de ella. Con todos ustedes: Firefly.


Firefly es una serie de ciencia ficción creada por Joss Whedon (el mismo de Buffy cazavampiros y Angel). En realidad es una mezcla de ciencia ficción y western por raro que pueda parecer, vamos, un western espacial. La historia en la que se inserta es sencilla: la humanidad ha emigrado a otro sistema donde existen unos planetas en el centro que están controlados por la Alianza (creada de la unión entre Estados Unidos y China) y una serie de planetas y lunas periféricas donde encontramos sociedades fronterizas y menos desarrolladas tecnológicamente, al estilo del western americano. En ella se desenvuelven las aventuras de la tripulación de una nave tipo Firefly (de ahí el título), la Serenity, compuesta por nueve miembros y liderados por Malcolm Reynolds, un antiguo miembro de las milicias que lucharon contra la Alianza.

La serie solo consta de catorce episodios, incluyendo el piloto, porque la Fox decidió suspenderla por la escasa audiencia, motivada sobre todo por los cambios de horarios y una emisión desordenada. Cuando finalizó, se editó en DVD donde pasó a convertirse en una especie de serie de culto.

La ambientación es bastante ecléctica porque encontramos elementos futuristas, con naves espaciales, procesadores, el córtex (una especie de Internet interestelar), realidades virtuales, etc, con otros elementos un poco más retros, pistolas, medios de transporte tirados por animales, el vestuario... Hay partes que se desarrollan en los planetas más avanzados con otras en las sociedades fronterizas, de ahí que nos encontramos con duelos, forajidos, asaltos a un tren y demás. La serie es bastante entretenida y dado que sólo tiene catorce episodios pues se puede ver en un plis plas. Si quieres verla, la gente de Freak like us puso en su momento los episodios para descargar, además de información y contenido. Y si quieres saber más, pues aquí tienes un reportaje en fantasymundo y aquí la página dedicada a la serie en scifi.com.



Todo esto viene porque el fin de semana me ví la película Serenity, que hicieron como continuación de la serie en el 2005 y que me había pillado hace cosa de un mes. Y, claro, me ha entrado el mono de ver la serie. Habrá que ponerse a ello ¿no?


domingo, 11 de enero de 2009

Recopilación finisemanal

Siempre pasa lo mismo. Uno propone y mi cabeza dispone. Hace varios días que me noto tenso y nervioso así que mi subconsciente me debe estar mandando mensajes, sms, señales de humo, telegramas y demás de algo que aún no he logrado descifrar. Y, claro, al final lo acaba pagando mi cabeza. Esta vez no hubo migraña pero el viernes me empezó a doler en el trabajo y cuando salí a las dos de la tarde estaba que no daba pie con bola porque los analgésicos no me habían hecho efecto. Así que llegué a mi casita, me dopé convenientemente y me acosté a dormir. Cuando me levanté a las cinco de la tarde, comí algo y me tumbé en el sillón con la intención de vegetar un poco. Un poco nada, que estuve hasta casi las doce de la noche y porque pasé de seguir viendo El retorno del rey que estaban poniendo en uno de los canales de la TDT.

El sábado por la mañana aprovechando la mejoría me puse mis mejores galas de fanea doméstica y me puse a limpiar y a recoger la casa, que después de las Navidades parecía una leonera.


Hasta tuve tiempo para hablar un rato con Mac, que me llamó, y de quedar con Nica, que se encontraba estos días por aquí y nos fuimos a tomar un cafecito por mi pueblo.

Y por la tarde pues quedé con unos amigos para jugar al Arkham Horror, un juego de mesa basado en los relatos de terror de H.P. Lovecraft. Eso significa jugar con merienda y posterior cena así que llegué a mi casa como a la una y media de la mañana.



Hoy me volvió el gen vegetativo así que ni me moví prácticamente del sillón. Y ni ganas que con la que ha estado cayendo hoy, que parecía que iba a diluviar hasta mañana, como que no apetecía salir. Aunque al final salimos a dar una vuelta y tomarnos un algo con los colegas del viaje a Madrid.

Y me voy a la cama que mañana, cuando suene el despertador, me espera algo similar a esto. Menos la parte final, que mi gato no sabe hacerlo. Aún.



(Gracias Nica, no sabes lo que me he reído viéndolo)

jueves, 8 de enero de 2009

Espíritus por los suelos

El viernes pasado, aprovechando las vacaciones, me fui al cine con unos amigos a ver The Spirit.


Mira que fuí unas cuantas veces al cine el año pasado pero hacía mucho tiempo que no tenía ganas de salirme a mitad de la película o la sensación de que me habían timado el dinero. Decepcionante, al menos para mí. Miller debería quedarse en los comics y no volver jamás a dirigir una película. Y menos él solo.

Con un estilo cinematográfico muy similar al de Sin City, o incluso 300, pero sin la fuerza, el humor y la calidad de la primera, se supone que está basado en los comics de Will Eisner pero en realidad es la visión/adaptación de Miller sobre este personaje. El actor protagonista, un tal Gabriel Macht (bastante merendable, por cierto), es lo más soso que me he echado en la cara en los últimos años, aunque probablemente la culpa no sea toda suya; el personaje de Samuel L. Jackson, Octopuss, aparece desquiciado y demasiado histriónico, incluso para una película que es una adaptación de un comic; y las mujeres, que decir de las mujeres, pues que se limitan a pasear palmito, a excepción quizás de Eva Mendes que intenta hacer algo más. Las interpretaciones están exageradas o son más planas que el encefalograma de un cadáver, el ¿guión? va de aquí para allá sin desarrollar muchas cosas y poca cosa se puede salvar de la película. Quizás la banda sonora de David Newman, lo poco que se puede escuchar, que parece no estar mal.

En fin, que me quedo con el antiguo Spirit.


Y como todo es ilusión, pues hala, ilusiones.


martes, 6 de enero de 2009

Visitantes regios

Como buen Virgo, no me gusta dejar muchas cosas a la improvisación. Así que cuando se acercan las Navidades hago una lista de sugerencias que serían bien recibidas la mañana del seis de enero. Oséase hoy. Y debo haber sido muy bueno porque ha caído casi todo lo que había en la lista. Claro que tampoco era muy larga. Eso o T. no ha querido romperse la cabeza este año. Lo que sí me ha roto han sido los pies de tanto ir de aquí para allá, porque le había puesto que quería un reloj de pulsera y a cada sitio que íbamos me hacía ir a la sección de relojes. Al final cayó uno que me ha gustado bastante, sencillito, sobrio y de manecillas.

Para el entretenimiento y la diversión, mi Rey Mago me ha traído la segunda y tercera entrega del libro que está ahí a la derecha: Canción de hielo y fuego. Casi me he acabado el primer tomo, unas setecientas y pico páginas, y es altamente recomendable. Y, para ver, El caballero oscuro. Y luego algunas cosillas prácticas, como una agenda para este año, que me da que me hará falta, y una colonia. Y, para terminar, un llavero con mi conciencia amarilla favorita.


Lo peor es que todo lo bueno termina. Mañana a volver a madrugar para ir a trabajar. Se acabaron los días estupendos, el levantarse cuando ya ha amanecido, el ver tus series y pelis favoritas cuando te apetecen, salir a dar una vuelta por la mañana, etc. Y no, no me ha tocado nada en la lotería de hoy, ni un mísero reintegro.

Bueno, no importa. Dentro de un rato he quedado con unos amigos, con los que siempre quedo en la tarde de Reyes, para cenar y darnos nuestro particular amigo invisible. Que de invisible no tiene nada porque sabemos quien nos regala cada uno, aunque en este caso lo hace en nombre de todos. Y me huelo lo que va a caer.



De propina, algo de Elfman.




Que la Fuerza os acompañe.

domingo, 4 de enero de 2009

Año Nuevo, la misma vida

Cuando empieza un nuevo año, la mayoría de la gente se suele hacer una serie de propósitos con vistas a cumplirlos a lo largo del mismo. Adelgazar, hacer deporte, dejar de fumar, tener más paciencia, conseguir un curro, tener pareja y así hasta el infinito son sólo algunos de los habituales. Sin embargo, ¿cuántos de ellos llegan a cumplirse realmente? Sería interesante comprobarlo, sobre todo teniendo en cuenta que muchos nos autoengañamos pensando "bueeeeno, en realidad, yo quería decir...", o "lo he conseguido en parte así que cuenta...", o "al menos lo intenté pero no sé porqué no pudo ser..." y poniendo excusas para sentirnos bien.

Por eso, hace mucho, mucho tiempo que ya no hago propósitos para un año nuevo. Bueno, he de confesar que sólo uno: ser feliz y hacer felices a los míos. Con todo lo que ello conlleva. No siempre lo logro, unas vecs sí, otras no, pero procuro intentarle que no siempre es fácil. En sí, el tema de la felicidad daría para escribir no un post sino toda una serie de posts, o una enciclopedia. Filosofar, pensar, meditar y reflexionar sobre ello es interesante pero igualmente puede quitarnos el tiempo para disfrutar de la vida y ser felices.

Así que, en realidad, mi meta es ser feliz día a día. Intentar no complicarme la vida por nimiedades ni complicársela a los demás. Tener una mente abierta y positiva. Pasar un buen rato con mi pareja. Divertirme con mis amigos. Leer un buen libro o escuchar la música que me gusta. Disfrutar con mi trabajo. Seguir investigando en mis cosillas. Comer. Bailar. Y, sobre todo, reirme. Porque me encanta reirme, aunque a veces tenga cara de serio. Costará conseguirlo pero en ello estamos y ahí seguiremos. Un año más.


Y que me toque la lotería de una vez, coño.




Que seais muy, muy felices.