viernes, 29 de mayo de 2009

De aquí para allá

Estoy un poco cansado, la verdad. Por la mañana hay que currar y estos días, más bien las semanas de este mes, la cosa ha sido dura porque estamos preparando muchas cuestiones para lo que contaba ayer de la administración electrónica. Eso, y entrevistarte con algún jefe de servicio, y atender las peticiones de documentos, etc.

Y por las tardes llevo toda la semana recorriendo las casas de mi familia, entiéndase mis tíos, repartiendo las invitaciones. Con todo lo que ello conlleva (charla, café, más charla, jijijaja, más charla) con lo que llego a mi casa reventado con tanta sobredosis de actividad social. Y con recuerdo en forma de algún dolor de cabeza.

Así que no me extraña que ayer por la mañana los cabezazos en el curso fuesen de impresión, sobre todo al principio cuando comentaron el tema de legislación (que pesadez, señor, y lo siento por los que estudian Derecho pero es un muermo de cuidado). Lo más interesante estuvo en el tramo final lo que ayudó a mantener un poco de atención. Lo bueno es que salimos del curso una hora antes, así que pude llegar a casa, prepararme la comida, poner una lavadora mientras recogía la ropa del tendedero y planchar un poco (más muermo aún) antes de volver a salir. Menos mal que existe el café.

Y esta noche, elecciones comunitarias. Ya me gustaría ser Cíclope y quitarme las gafas de vez en cuando...

Así que esta mañana algo de relax musical.






Buen fin de semana.

jueves, 28 de mayo de 2009

Moderneces

Cuando salga este post publicado, estaré de camino hacia un interesantísimo y apasionante seminario sobre la Administración electrónica que durará toda la mañana ofertado por la administración para la que trabajo. Supongo que se nota la ironía. Total, seis horas para vendernos la panacea de que todo será más bonito, más rápido, más maravilloso y más mejor en el futuro. Eso sí, currátelo primero. Vamos, que me veo a la persona que da el curso en plan Debbie Allen: "¿quéreis la administración electrónica? pues aquí es donde vais a empezar a pagar, con sudor".

Ya se que queremos dejar esto atrás


pero ainsss, que jartito estoy de la modernización administrativa, la administración electrónica y demás.

Que no todo lo moderno es mejor. Eso me recuerda cuando trabajaba en la biblioteca de la universidad y trajeron una máquina de autopréstamo (que estaba más tiempo estropeada que funcionando, eso cuando no estabas explicando cómo funcionaba la jodía). Al principio, casi todos los alumnos te preguntaban qué era aquello y cuando se lo decías, te miraban con la sonrisilla pérfida y soltaban la perla de "para trabajar menos, eh" mientras tú les sonreías en plan Tita Cervera y te imaginabas mil y una maneras de cocinarlos a la parrilla a mil grados estando conscientes y sin anestesia. En fin, pelillos a la mar.



Y de propina



Que la Fuerza os acompañe.

miércoles, 27 de mayo de 2009

De la Z a la ... y episodio 3

Anteriormente en De la Z a la ... y De la Z a la ... episodio 2 (lo pongo para refrescar, que hace mucho tiempo de esto).

Decía que cuando se estrenó Star Wars comenzó el frenesí por hacer películas del espacio, no navecitas disparando y esas cosillas. Algunos se lo curraron y crearon pelis novedosas mientras que otros se limitaron a mirar al pasado y ver qué se podía hacer. ¿Y qué se puede hacer mirando a la década de los cincuenta, esos años gloriosos para la ciencia ficción de serie B? Pues remakes, claro, una tendencia que hoy sigue de la máxima actualidad, por desgracia.

La primera que traigo es La invasion de los ultracuerpos (1978), un remake de la genial La invasión de los ladrones de cuerpos de 1956, con Donald Sutherland y Leonard Nimoy (sí, el señor Spock). Ambas se basaban a su vez en un libro de Jack Finney, y en el cual se narraba el extraño comportamiento de algunas personas que no parecen ser quienes son. Aunque el autor siempre señalaba que era una historia más, la película de 1956 fue interpretada como una crítica contra la paranoia anticomunista de la época, el intento de controlarlo todo, de uniformizar el pensamiento y luchar contra las ideas discordantes.

La verdad es que el remake no estaba mal; aunque había perdido un poco de la originalidad y frescura de la anterior mantenía la historia y se añadían algunos aspectos como cuando los afectados señalaban a los que aún estaban libres (esas escenas siempre me ponían en tensión). Lo mejor es que no hay ninguna concesión cara a la galería, la película persevera en la desazón, en la sensación de que no hay esperanza ni futuro. ¿Aún no la has visto? A qué esperas; si te pica la curiosidad ahí va el trailer.




La siguiente que traigo es de un par de años posterior. Se trata de La cosa, una película dirigida por el excéntrico e inclasificable John Carpenter. Al igual que la anterior es un estupendo remake de una película de los años cincuenta, El enigma de otro mundo. Una estación situada en la Antártida (en el Ártico en la peli original) recibe la visita de un alienígena hostil aunque los científicos, claro está, no lo saben al comienzo. A partir de ahí ya os podéis imaginar lo que puede pasar, claro.

Uno de los aciertos de la película de Carpenter consistió en la criatura alienígena que podía transformarse en cualquier ser vivo, acentúando la paranoia de quién era humano y quién no. Eso y la sensación de claustrofobia al suceder todo en una estación científica totalmente aislada. Al igual que la anterior, flota en el ambiente el presentimiento de que no hay remedio, que cualquier cosa que se haga no va a terminar nada bien, que no hay esperanza. Lo cierto es que como remake está bastante bien y, para mí, se iguala e incluso supera a la original.



Larga vida y prosperidad.

martes, 26 de mayo de 2009

Elecciones

Estoy a punto de convertirme en una especie de Loles León.

No, no voy a ponerme silicona ni a cambiarme de sexo.

La cosa tiene su miga porque implica un cierto grado de masoquismo, no por mi parte, claro, pero que me tocará sufrir como daños colaterales.

Sólo espero no acabar como su personaje así que si alguien tiene una premonición que avise. Eso, o tendré que ponerme en serio como Uma Thurman en Kill Bill, matando todo bicho viviente que se ponga por delante. Sin el mono amarillo, of course, que no está uno en condiciones de parecer el muñeco Michelin.



Además, el sábado mientras hacía un poco de tiempo me encontré con un amigo bloggero (lo de bloggero es un decir, a ver si se pone las pilas) en cierto templo del dinero. Cruzamos la calle a tomar un cafe en la sucursal original de dicho templo y unas señoritas nos dieron un panfleto. Lo cogí pensando que era publicidad y porque no me fije bien distraído con la conversación que llevábamos. Cuando bajo la vista y veo que es azul, con dos letras y una gaviota me faltaron microsegundos para soltárselo a él diciendo que me estaba entrando urticaria. Él intentó lo mismo pero tengo mejores reflejos (cosas de la juventud, jejeje). Menos mal que ya queda menos para el 8 de junio.

lunes, 25 de mayo de 2009

Scifi comes back

Hace unas semanas, leyendo el estupendo blog de Van Hessa me enteré que se estaba haciendo una serie basada en el libro Recuerdos del futuro (Flashforward) de Robert J. Sawyer. Ví los enlaces que ponía y una chispita se encendió en mi cerebro porque el libro me sonaba bastante.

Y claro que me sonaba porque recordaba verlo en una especie de kiosco-librería con libros en oferta en un centro comercial. Así que volví y me lo agencié por un más que módico precio. Y esta semana pasada le he hincado el diente, vamos que me lo cepillado en cuatro días. El libro narra como durante un experimento en el CERN (sí, ese famoso del fin del mundo) la consciencia de la humanidad salta veintiún años en el futuro durante un par de minutos. A partir de ahí se desarrolla una trama sobre las implicaciones que ello conlleva.

El libro se lee bastante bien, es ameno y entretiene. No llega a la categoría de obra maestra más que nada porque, aunque la idea original es buena, creo que no está desarrollada a la perfección y hasta las últimas consecuencias. Y hay cosillas del final que me han chirríado un poco. Pero, aún así, la recomiendo porque no se hace farragosa y tiene aspectos interesantes. La única duda que me surge es cómo van a convertirla en una serie; adaptarla a una película todavía lo entiendo pero en una serie, con varias temporadas, no se yo si hay material suficiente para ello. Eso sí, voy a destacar dos cosas que me llamaron la atención, frikadas vamos. La primera es que al principio de algunos capítulos hay una especie de resumen de prensa con noticias provocadas por el suceso. En uno de ellos (que luego vuelve a aparecer) señala que "el papa Benedicto XVI..." (p. 89); teniendo en cuenta que el libro se escribió en 1999 y se publicó en castellano en el 2001, ¿es un destello del futuro que tuvo el autor? La segunda es un poco más friki. Más adelante cuando señala los acontecimientos que van pasando en el mundo, una noticia dice que"George Lucas aún no había acabado las nueve partes de su épica La guerra de las galaxias" (p. 156). Espero que esta vez también haya acertado.

Además, como complemento, la semana pasada me ví, al fin, la miniserie La habitación perdida. La pobre llevaba no se cuantos meses en el disco duro a la espera de una oportunidad.

Es una miniserie de tres episodios de larga duración que Cuatro emitió hace un par de años dividiéndolos en seis episodios. Un detective de policía se hace, durante una investigación, con una llave que le pemite acceder siempre a la habitación de un motel y luego salir por cualquier puerta que piense. Junto a la llave hay muchos más objetos, en torno a un centenar, que tienen distintos poderes y no pueden ser destruidos. En el transcurso de los episodios se encuentra con varios grupos que quieren hacerse con todos los objetos, mientras que él sólo pretende recuperar a su hija que se perdió en la habitación. Siento el pequeño spoiler pero se ve todo en el primer episodio así que tampoco es tanto.

La serie no está mal. Es entretenida, te vas enterando de muchas cosas que atañen a los objetos y lo que pudo suceder en la habitación del motel pero, quizás lo mejor, es que no lo desvela todo sino que deja unos cuantos misterios en el aire, lo cual yo siempre agradezco (menuda manía en querer explicarlo siempre todo). Y encima sólo son seis episodios, estupendo para verlo en una semana, o dos.

Y no me olvido, no. Hoy es el día del orgullo friki, así que muchas felicidades a todos. Y recordad que seréis convertidos poco a poco, así que la resistencia es fútil.







viernes, 22 de mayo de 2009

Ovejas negras

Toda familia que se precie, que ya es decir, tiene entre sus filas alguna oveja descarriada, la oveja negra de la familia. Ese garbanzo que lleva la verguenza y el oprobio por salirse de la norma establecida, por ir contracorriente y por dar el coñazo al resto de la familia, para qué negarlo. Hasta hace unos años, pensaba que la oveja negra iba a ser una de mis hermanas, la que va después de mí, más que nada por ser una rebelde y un incordio permanente durante bastante tiempo, pero fue casarse y tener a mis sobrinas y amansarse la fiera, oigan. Eso, y unos cuantos kilómetros de por medio, claro. Pero es curioso que tanto mis padres como yo nos llevemos muchísimo mejor con ella ahora que hace quince años, por poner una fecha. Claro que también ayuda un poco el hecho de que el título oficial de oveja negra en la familia haya pasado a mis manos, título del que me siento muy orgulloso y que me ha costado mucho conseguir, todo hay que decir.

Si ampliara el espectro de mi familia, sin duda, la oveja negra sería uno de mis tíos, el hermano de mi madre y el más joven de todos ellos. Cuando yo nací, él apenas tenía dieciocho años así que vivió de pleno el hippismo y demás modas de los sesenta y setenta. De hecho, tuvo un grupo de música del que no recuerdo ni el nombre ni qué hacía en él, si dar el cante o tocar algún instrumento, a ver si me acuerdo y le pregunto a mi madre. Se juntó con una rubia irlandesa, que hoy sigue siendo su esposa, se dejó las greñas y se recorrió medio mundo, lo que supongo fue un drama familiar. De pequeño recuerdo ver fotos suyas en distintos lugares amén de figuritas y detallitos que traía a mi abuela, sobre todo de la India y es que además de hippie era seguidor de esas filosofías orientales tan en boga por aquella época (otro drama familiar más). Pero al final sentó la cabeza y decidió quedarse en Londres forever and ever.



A lo que iba. Durante los dos primeros años de mi vida, mis padres y el que suscribe vivieron en casa de mis abuelos, junto a mis dos tíos (cómo fue posible eso en una casa minúscula de tres habitaciones sigue siendo una incógnita familiar). Este tío mío me contaba más adelante, en una de sus visitas de mi adolescencia, que cuando yo era un bebé me ponía encima suya y nos echábamos unas siestas de impresión mientras ponía sus discos de la época a toda pastilla (qué época más feliz y yo sin acordarme, coño) mientras mi madre y mi abuela alucinaban. ¿Será de ahí que viene mi afición musical? Tal vez, aunque mi madre tenía una estupenda colección de discos Mirinda, entre otros.

Todo esto viene porque a comienzos de semana escuché una cancion que hacía bastante tiempo no oía. Mi neurona que es bastante especial conectó con la memoria y se acordó de mi tío. No sé porqué pero cada vez que la oigo lo asocio a esta canción (y alguna más). Conexiones extrañas que circulan por mi disco duro. En fin, a ver si le mando un emilio para ver como anda, pero seguro que mejor que uno.




Y de propina, un tema de la banda sonora de Ángeles y demonios, de Hans Zimmer, que ya se oía en El Código Da Vinci, pero que suena igual de bien.



Larga vida y prosperidad.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Weekends galácticos

Cada año el parque temático de los estudios Disney en Hollywood celebra varios fines de semana dedicados a Star Wars, en los que encontramos desfiles, actuaciones y demás parafernalia. Y se han puesto las pilas creando una serie de carteles para promocionarlos donde los personajes simulan llegar a un aeropuerto y lo que puede pasar.









Hay varios más desplegados por los interneces. Y para recordar pongo un video del fin de semana del año pasado, que ya había puesto pero que no tiene desperdicio.


martes, 19 de mayo de 2009

Crónicas nupciales II

Cuando empezamos a planear la boda, mi imaginación, que a veces es desbordante y otras demasiado desbordante, comenzó a desvariar. Así, sin tino ni control, sobre todo en lo que concernía al tema del viaje de bodas. Y rápidamente se formó un batiburrillo des destinos en mi cabeza: que si un viaje a las antípodas, a Nueva Zelanda y/o Australia, que si un supercrucero por el Mediterráneo, que si cruzamos el charco y hacemos las Américas, que si un tour por Turquía...

Hubo un momento en el que nuestra boda iba casi-a-coincidir con la de unos buenos amigos, que se querían casar a comienzos de septiembre aunque por lo civil. Nos planteamos hacer el viaje los cuatro juntos, porque nos llevamos bastante bien. Incluso habíamos decidido el destino del viaje, Italia, y recorrerla en condiciones nosotros solitos, sin grupos ni agobios, a nuestro aire. Hasta que un día dijeron ¡Stop!, que la cosa se había desmadrado para ellos (los pobres querían hacer una cosa sencillita y tal como está el paño económico) e iban a posponer la boda para el año que viene.

Así que vuelta a empezar. Y a mirar destinos, y precios, y páginas web, y agencias... Hasta que mi chico suelta hace unas semanas: "¿Sabes lo que te digo? Que me da igual y no quiero saber nada. Elije tú, dime unos días antes la ropa que debo llevar y sólo quiero enterarme cuando esté en el aeropuerto y vea hacia dónde estamos embarcando". Con que esas tenemos ¿eh? Muy bien. El destino ya está elegido pero pienso jugar al despiste, así que no lo voy a poner que sé que a veces se pasa por aquí y lee el blog. Pero se va a acordar toda la vida, por dejarme el marrón. Aunque en parte es mejor así porque de esta manera vamos a donde YO quiero, jajajaa.

Eso sí, ya sabe que no vamos a ir a Turquía, se negaba y se negaba el muy jodío, pero de todas maneras iré en octubre a Estambul con unos amigos y nos lo vamos a pasar estupendamente.


lunes, 18 de mayo de 2009

Las guerras clon

Preguntas sin respuesta:

¿Por qué el sábado parecía que estaba viendo un episodio de las guerras clon? Entre las clónicas de Paulina Rubio, que fueron más de una, y el clónico de Chayanne, sólo faltó Shakira.

¿Se ha puesto el violín de moda y yo sin enterarme?

¿Si el año pasado ganó Rusia con el violín y la patinadora, y este año Noruega con otro violín, el año que viene volverán las orquestas?

¿Por qué la Voix de Suecia casi que se quedó sin voz?

¿Qué hacían Gloria Stefan y Jon Secada en un festival europeo? Por un momento pensé que se había producido un bucle del espacio-tiempo y estábamos en Miami...

¿Por qué la representante de Francia parecía la hermana de Kate Moss?

¿Por qué algunos países se creen que están yendo a la OTI o a un concurso de bailes regionales? Y con respeto al folclore de cada uno.

¿Por qué algunos iban hiperdepiladas y divinas de la muerte mientras otras se apañaban con la cortina de la ducha? ¿No hay un set de estilismo en el festival?

¿A qué esperamos para mandar una canción en inglés, totalmente friki pasada de rosca y enseñando carne?

¿Por qué coño sólo tenemos tres vecinos?

¿Por qué tiene uno la sensación de que nos hubiera ido mejor con la Melody y los Vivancos?


Reflexionaré sobre ello tumbado al sol en Maspalomas...

viernes, 15 de mayo de 2009

Festivaleando

Mañana se celebra el festival más petardo, más vintage y más friki del mundo mundial. Y no hablo de la OTI, que pasó a mejor vida en el 2000, se ve que no resistió el cambio de siglo. A lo que iba, que me voy por los cerros de Úbeda.

Como todos los mayos, junto con las comuniones, el día de la Madre, el día del Trabajo y demás fiestas llega
Eurovisión, el festival musical por excelencia. Y no es porque sea excelente sino más bien por su capacidad de resistir, cambiar y trasmutar cuando parecía que iba a quedarse para regocijo de jubilados en Benidorm, Brighton o Torremolinos.


A diferencia del año pasado, en el que monté el sarao en mi casa con despliegue de medios y gran éxito de público y crítica, este año dije que no tenía ganas de estar limpiando la nave, yendo a comprar, pensar en la organización y esas cosillas que te quitan el tiempo. Así que un amigo de toda la vida, eurovisivo confeso, se ha encargado de ello con todas las ganas del mundo. Ya me advirtió esta semana que había invitado a varios de su curro y que seríamos como una veintena, ¿cabremos en su salón mediano intentando no pisar la cabeza del de delante o la mano del de al lado? Ya le dije que quiero un sitio en el suelo, en primera fila y al lado de la comida, por supuesto.

La verdad es que este año estoy un poco despistado con las canciones, situación que tampoco es extraña. Gracias a
2soles me he ido viendo los vídeos de las canciones pero no hay ninguna que me llame en exceso la atención, tal vez la sueca por la cosa de que se sale de la norma, o la islandesa. Pero poco más. Favoritas hay unas cuantas pero no pienso ponerme a soltar la retahila de países, cantantes y demás información, que para eso hay blogs que te informan de todo, como el diario de un eurofan o el blog en TVE.

A lo que vamos, again. Que mejor día para recordar. O no.


Vestido vintage dedicado a Nyc


Seventies forever




Las Baccara también estuvieron en Eurovision... con Luxemburgo


Un medley con las ganadoras de los setenta

Buen fin de semana.

Fiestas primaverales

Hoy es San Isidro labrador, patrón de la consejería que me acoge y en la que trabajo. Debería estar hoy de fiesta pero, claro, me dieron a elegir entre hoy y el lunes y ante esa disyuntiva no hay color. En milésima de segunda dije que el lunes, que así me libro de hacer la exclusiva, dubidubida.

Y también es fiesta en la villa y corte, así que para los madrileñ@s, isidr@s y demás, ahí va eso.




No deseo buen fin de semana porque lo haré luego que hoy tenemos sesión doble. Para que Sota no se queje...

jueves, 14 de mayo de 2009

Socializando

Tengo el cuerpo fatal pero una gran vida sociaaaaaal... Pues eso, ayer en horario de tarde-noche, al mismo tiempo que el partido, estuve de celebración del cumpleaños de un amigo, así que no he tenido mucho tiempo para escribir un post en condiciones, estoy un poquito muerto y esas cosas. Pero me lo pasé genial, como siempre que quedo con él, me he jartao a reir y se alegró con la invitación a la boda, aunque ya lo sabía el c...n, porque mi pareja se encontró al primo de este amigo hace un par de semanas y le dio su invitación, sabiendo que estos dos no pueden tener la boca cerrada (me estuvo contando como su primo le empezó a decir: "Tengo un secreto pero no te lo puedo decir que me matan", "es de una pareja que los dos conocemos..." y así hasta decirlo todo pero sin decir nada para que lo adivinara).

Bueno, para empezar bien el día vamos a ver a Whitney Houston: "¿problemas yo con las drogas? si me gustaban todas que problemas iba a tener".




En lo que se entretiene la gente...


miércoles, 13 de mayo de 2009

martes, 12 de mayo de 2009

Reciclaje estelar

El viernes por la noche me fui con unos amigos a ver Star Trek y, como es de rigor, vamos a hablar un poco de ello, tarde como siempre, que ya he leído lo mucho que se ha escrito por ahí. ¿Una más? se preguntará alguien. Pues sí, un blog más hablando de la película.


A ver por dónde y cómo empezamos que hay mucho. La pelicula me ha gustado y mucho, y gustará a todo aquel que le guste la ciencia ficción incluídos aquellos que nunca hayan visto una película o serie de Star Trek ni tengan idea de qué va. Me ha encantado todo el diseño artístico (la nave Enterprise está genial, como nunca), el vestuario se ha adaptado a los nuevos tiempos, la ambientación y los decorados mezclan lo retro y todo lo nuevo, los efectos especiales espectaculares (si no están bien siendo de la ILM...), la verdad es que en los aspectos técnicos la película luce muy bien. Y, por supuesto, la banda sonora de Michael Giacchino es espectacular.



Peeeeeero... Sí, siempre hay un pero. En el apartado de actores me ha gustado Zachary Quinto como Spock y, sobre todo, Karl Urban en su papel de Bones McCoy (señor, como está el Urban), ambos creo que cumplen bastante bien. El resto me ha parecido bastante flojos y un poco jóvenes para mi gusto, hombre, que el Chekov dice en un momento dado que tiene ¡diecisiete años! Yo les hubiese colocado con tres o cuatro añitos más pero, claro, es la cuota hormonal que hay que pagar para atraer al público adolescente-juvenil que es el que va en masa al cine. Y Eric Bana me parece que está muy desaprovechado; sale poco, aunque cuando aparece lo hace bien.



Y luego está la dirección. Hay escenas que me han gustado mucho, como la llegada de los cadetes al Enterprise por ejemplo, pero estoy cansado de que las escenas de acción tengan planos que duran milésimas de segundo, y aquí hay algunas. Así que señor Abrams no dirija la próxima película y límitese a ser el productor ejecutivo. Porque sí, señores. Habrá continuación. Me juego mi escasa reputación de friki. Es más, me voy a lanzar a mirar mi bola mágica y a profetizar que se estrenará en el 2011 o 2012, como mucho.

Cuando salí del cine tenía la sensación de que habían starwarizado Star Trek, que la habían convertido en space opera, y Star Trek no es space opera. O no lo era. Un amigo fue más directo, dijo que habían apretado el botón de reset y puesto el reloj de la saga a cero.


ATENCION, A CONTINUACION SPOILERS, así que si no has visto la peli deja de leer. Pero si no la has visto y no piensas verla, adelante.


Otra cosa es la historia. ¿Son cosas mías o hay similitudes con la película anterior (Star Trek Némesis? A ver, de que me suena eso de que el villano es un romulano, con una supernave que tiene un arma destructora impresionante, y que pretende acabar con la Federación. No parece que se hayan comido mucho la cabeza ¿no?

Y la gran pregunta, como decía el trailer, es ¿qué camino elegirás? ¿Optarán por una realidad alternativa para empezar de cero y no tener que cuadrar con todo lo visto hasta ahora ni tener que explicar la destrucción de Vulcano? ¿O explicar como pueden existir dos Spocks a la vez? ¿O el affaire romántico entre Spock y Uhura?

FIN DE SPOILERS.


No sé. A día de hoy estoy un poco dividido en dos. La película me ha gustado, es entretenida y la ambientación es fantástica. Pero una parte de mí añora el viejo Star Trek, cuando las historias mezclaban ciencia, algo de filosofía y la primera directriz por banda, y presiente que este va a derivar en cosas distintas. Ya veremos.




Larga vida y prosperidad.

lunes, 11 de mayo de 2009

Silencio galáctico

¿Y si Star Wars se hubiese rodado en los años 20?



Y de regalo un corte musical en el que se desvela todo en la trama galáctica, directa e indirectamente, y la música ayudando a comprenderlo. Que grande es Williams.



Que la Fuerza os acompañe.



viernes, 8 de mayo de 2009

Trikkeando

Cuando hace un mes murió Mari Trini escuché varias canciones suyas y enseguida la memoria, que se dispara con cualquier estímulo, me llevó a mi infancia. Una infancia plagada de cantantes que escuchaba en excursiones de domingo en el Mini de mi padre, cantantes sobre todo españoles como la misma Mari Trini, Nino Bravo, José Luis Perales, Demis Roussos, Mocedades, Cecilia... Espera un momento, espera, ¿he dicho Demis Roussos? Pues claro, que en aquella época todo el mundo hacía versiones en español.




Y para quien se haya quedado con las ganas, ahí va la versión original.




Y en una hábil vuelta de tuerca utilizo el triki triki para decir que esta tarde me voy a trekear un ratillo viendo la peli de Star Trek. Tengo muchas ganas de verla pero hay cosas que no se si me van a gustar, que esquizofrenia por favor. Y para que nadie se quede con el triki triki en la cabeza pues ahí va otra melodía igual de conocida.



Larga y próspera vida

jueves, 7 de mayo de 2009

Verano de corrupción

Y no me estoy refiriendo a la película de Bryan Singer con el estupendo Ian McKellen. Es que esta mañana no podía creer lo que escuchaba por la radio. Julián Muñoz va a participar en un curso de verano organizado por la Universidad Rey Juan Carlos llamado "Periodismo y corrupción política". En honor a la verdad, cuando me he informado hay que decir que sólo va a ser entrevistado por un periodista (de El Mundo) y que no cobrará. Ya me imagino la clase práctica: las bolsas de basura que sean negras para que no se vea el interior, siempre dinero en efectivo, móviles de prepago y desechables... Más madera.



Furia de titanes

Furia de titanes (Clash of the titans) es una película de 1981 centrada en las aventuras de Perseo que se narraban en la mitología griega. Protagonizada por el cara-pánfilo de Harry Hamlin (sinceramente no se que vio la Ursula Andress para enrollarse con él) y que luego se haría popular con La ley de Los Ángeles, contaba con un grupo de actores secundarios de lujo encabezados por Laurence Olivier que hacía de Zeus, Maggie Smith, Ursula Andress, Burgess Meredith o Flora Robson. La película siempre me ha parecido un poco anacrónica porque en esa época ya no se hacían peplums (o películas de gladiadores y ambientadas en la antigüedad clásica), y que estuvieron en boga en la década de los cincuenta y sesenta. Aunque, en cierto modo, sirvió de enlace con aquellas películas que se desarrollaban en reinos míticos con guerreros, brujos, leyendas, profecías y demás que puso de moda el éxito de Conan el bárbaro y que se prolongó en buena parte de los ochenta.

Uno de los atractivos de la película es poder ver los efectos especiales que realizó Ray Harryhausen, en la que sería su última participación en el cine. Harryhausen es uno de los grandes maestros de los efectos especiales, sobre todo de la técnica del stop-motion, aunque en Furia de titanes utiliza distintos trucajes. La labor de Harryhausen se extendió desde la década de los cincuenta hasta esta película, cuando esta técnica empezó a ser desechada (en realidad ha quedado circunscrita la la animación en sus más diversas variantes como Pesadilla antes de Navidad, La novia cadáver, James y el melocotón gigante o las películas de Wallace y Gromitt). Ha participado en numerosas películas como Los viajes de Gulliver, Jasón y los argonautas, Hace un millón de años, El viaje fantástico de Simbad y Furia de titanes.




Y todo esto viene porque ayer me entero, vía Las horas perdidas que se está rodando un nuevo remake, parte del cual se hará en Tenerife, en concreto en el Parque Nacional del Teide. Casi na'. A ver como queda, porque últimamente el tema de los remakes no está deparando noticias agradables. En fin, lo sabremos el año que viene. Y, por supuesto, algo de música de Furia de titanes, cuya banda sonora compuso Laurence Rosenthal.




Para acabar, leo por la tarde que había fallecido Dom DeLuise. Seguro que el nombre no dice mucho porque en los últimos años apenas trabajaba en el cine y se centraba su carrera en la televisión, en el doblaje de animación y en libros de recetas de cocina. Pero en la década de los setenta y los ochenta participó en varias películas de Mel Brooks, en comedias diversas y series de televisión.




martes, 5 de mayo de 2009

Un largo y cálido fin de semana

A diferencia de como acabó, el fin de semana empezó bien. El viernes tuve un asadero, que fue cambiando de lugar por la mañana más que nada porque todos los sitios a los que ibamos a ir estaban hasta los topes, para celebrar el cumpleaños de la hija de una amiga. Una excusa como cualquier otra para quedar con los colegas, y la familia de esta amiga, y pasar un buen rato comiendo, charlando y disfrutando de los postres que esta amiga hace y están para chuparse los dedos.

Un poco de chófer para dejar a una amiga en su casa, una ducha y cambio de ropa y otra vez ejercer de chófer para buscar a mi nene después, nos alcanzamos hasta la avenida de las Canteras donde habíamos quedado con dos amigas para celebrar el cumpleaños de una de ellas, que era ese día, el 1 de mayo. Quedamos en un vegetariano que no estaba mal y no salió nada caro, cosa sorprendente teniendo en cuenta las clavadas que dan por ahí. Después nos fuimos a tomar algo y a debatir sobre la educación y la sociedad y cómo cambiar el mundo, jejeje.

El sábado fue más suave. Recoger y limpiar la nave espacial y pulirme los últimos capítulos que han emitido de la cuarta temporada de The closer.

Me gusta esta serie en la que la subjefa Brenda Johnson (Kyra Sedgwick) dirige una unidad de homicidios en Los Ángeles. Me atrae porque es capaz de arrinconar al sospechoso y utilizar cualquier chanchullo y estratagema para hacerle confesar de manera implacable mientras que es una adicta al chocolate y a los dulces y que no lleva bien las relaciones familiares. Eso y lo mal que se lo hace pasar a su novio, Fritz, el pobre.

Por la noche me fuí a ver con unos amigos X-Men Origins: Wolverine, vamos, la película en la que se cuenta como surgió Lobezno. Teniendo en cuenta las expectativas con las que iba, más bien flojas, no me pareció mala. Entretiene, tiene algunas escenas de acción interesantes y punto. Lo mejor son los títulos de crédito y alguna escena como la persecución por el bosque con el helicóptero y demás. Eso sí, Hugh Jackman por todos lados, lo cual tampoco está mal. Y, como en todas las películas de la Marvel, con sorpresita después de los créditos finales.

El domingo el tiempo se presentó bastante bueno y pensé en irme a la playa pero me acordé en la vuelta coincidiendo con la gente que se había ido el fin de semana y como que no. Así que me bajé a Las Palmas, me dí una vueltilla, comí en una terraza al sol y volví a casa a tiempo para ver tres episodios de Perdidos. Quiero reengancharme a ver la serie, porque la dejé en la segunda temporada, y me apetece saber como continúa. Pero creo que no voy a seguirla por televisión, así que ya estamos en trámite de ir adquiriendo las siguientes temporadas.

Y como decía al principio acabó con la migraña empezando a dar la lata. Ayer lunes cuando me levanté no me dolía tanto así que me fui al curro, más que nada porque me había comprometido la semana pasada a mandar un par de correos a unos compañeros de una dirección general y hacer un par de cosillas en el trabajo. A mediodía ya no aguanté más y me fui a casa, a doparme en condiciones y tumbarme un par de horas. A ver como amanecemos mañana.

Un avance musical de una película que se estrena el viernes.



Larga y próspera vida.