viernes, 27 de marzo de 2009

Galactica

El pasado viernes, hace una semanita ya, se emitió el último episodio de Battlestar Galactica. Cuatro temporadas, setenta y tres episodios, una miniserie de dos episodios y un largo para televisión han servido para que caiga nuevamente en las redes de la ciencia ficción televisiva.



La serie es un remake de la Battlestar Galáctica original que se creó a finales de los setenta y que, al menos para mí, es una serie que salvo aspectos muy puntuales ha envejecido bastante mal. O será que uno la tenía en su memoria como más magnificada, lo que no quita para que la recuerde con cariño.

No creo que haga falta desarrollar la trama ¿o sí? En dos palabras, una civilización humana se encuentra asentada en doce planetas y es prácticamente diezmada por un ataque de los cylon, unos robots con mente y voluntad propia. Del ataque sólo sobreviven la nave de combate Gálactica y un puñado de naves civiles donde se concentra la escasa población superviviente. A partir de aquí, empiezan a buscar un planeta donde se cree comenzó la civilización humana: la Tierra.


Cuando hace varios años (la miniserie de dos episodios es del 2003) oí que se estaba gestando el remake, me quedé un poco a la defensiva. Nunca he sido muy partidario de nuevas revisitaciones de series o películas antiguas, más que nada porque difícilmente suelen superar al original. Afortunadamente se puede decir que no ha sido el caso y que la sucesora supera con creces al original. Y es que Galáctica ha ido más allá.

La nueva serie es más oscura, tanto psicológicamente como en lo referente a la ambientación, más deprimente, más asfixiante. Los personajes tienen conflictos internos, dudas, se pelean entre sí, se enamoran y mueren. Sí, hay personajes que mueren a lo largo de la serie, lo cual se agradece. Además, ni los humanos son tan buenos ni los cylons son tan malos. Aquí no hay un universo maniqueísta, a un lado el bien formado por los humanos y a otro lado el mal representado por los cylons. Todo está lleno de una gama de grises, claroscuros, que te permiten ver las debilidades y fortalezas de cada personaje. Como consecuencia de lo anterior, hay todo un conflicto entre religiones. Los humanos son politeístas, creen en unos dioses de inspiración griega (Apolo, Afrodita, Hera...) mientras que los cylons son monoteístas. Pues sí, los cylons creen en un Dios. ¿Cómo se te queda el cuerpo? Eso por no contar con los conflictos morales que se van sucediendo a través de las temporadas, y que no voy a desvelar para no crear spoilers. Sí diré, porque se ve nada más comenzar la serie, que hay cylons que no parecen máquinas, de hecho algunos son más humanos que los propios humanos.




Si a ello le unes que hay más presencia femenina que en la serie original (con un Starbucks femenina que deja al Dirk Benedict como una nenaza de primaria, o la presidenta de las colonias), que se realizan constantes guiños a la serie original (como conservar el diseño de los viper, la aparición del actor que daba vida a Apolo como un sorprendente secundario, etc), unos estupendos guiones que te van contando lo justito para mantenerte pegado a la silla y un increíble equilibrio entre la acción bélica, los tejemanejes políticos y los conflictos personales, pues no hay más que hablar. Y, por supuesto, la música.






Una serie altamente recomendable. Yo sugiero comenzar con la miniserie, dos episodios de noventa minutos donde empieza todo. Y si te gusta pues continuas con el resto. Si quieres saber más, aquí tienes la página oficial de la serie en SciFi Channel y otra más con información de las dos series. Estos días que he estado malo he empezado a ver los capítulos de la cuarta temporada que se acaban de emitir y que tenía guardados hasta que se emitiera el último; sabía que no podría esperar una semana para el siguiente. Cómo me conozco, ya casi me los he visto todos. Lo que queda caerá esta noche. Buen fin de semana.

8 comentarios:

Sota dijo...

La serie original no es que haya envejecido mal.

Es que era MALA.

starfighter dijo...

Sota, con 8 o 9 años uno no disponía de los conocimientos televisivos de ahora. Quiero pensar que en su momento me gustó, y ahí quedó.

2soles dijo...

La serie original para nada era mala ni ha envejecido mal... Es un clásico, y como tal es la base de otras muchas series que vinieron después, estaba hecha para un público determinado y vino a ocupar el espacio dejado en televisión de otras series como espacio 1999 (cosmos 1999).

La nueva serie... pues no la he visto, ningún capítulo, y hasta la fecha... y mira que hay series de todo tipo, no he conseguido que me enganche ninguna... no pue ser.

Mac Dubh dijo...

Yo he visto ambas y me queda por comprar el ultimo pack pero aunque al principio me ciosto ubicarme en este universo ya que los paralelismos son excasos, consiguio cautivarme...

mokko dijo...

si si malito....... JA!!!!!! tu que no sabias que hacer para verla de un tirón .....(caradura...).
besukos
mokko

starfighter dijo...

2soles, dale una oportunidad, merece la pena.

Mac, el punto de partida es el mismo pero el desarrollo sí que es distinto.

Mokko, lo único bueno de estar malo es esto, ver lo que te gusta, jejeje.

Nyc dijo...

Esta vez he hecho los deberes antes de comentar y me he visto la miniserie.
Informe de daños: creo que has añadido una adicción más a la larga lista de las que ya tengo.
PD: Espero que el finde haya servido para que recuperes del todo ;)

starfighter dijo...

Nyc, es que me gusta tentar a la gente, jejeje. Y sí, mucho mejor, gracias.