sábado, 31 de diciembre de 2011

Welcome 2012

Otro año que termina y encima uno que va a pasar a los anales de mi biografía por cuestiones sentimentales. Por eso, y alguna más, este año no he andado muy animado en estas fiestas; tampoco es que sea una época que me vuelva loco pero la apatía de este año ha sido de órdago. Menos mal que para algo están las sobrinas, para alegrarte el día y sacarte una sonrisa cuando no una carcajada.

Niños, niñas, seres indeterminados y especies alienígenas que se pasean por este blog. Espero que el año que viene sea muuuuuucho mejor que este, que les traiga un porrón de salud, más y mejor sexo acompañado de bastante amor y todo todo lo que le pidan, incluyendo alguna lotería premiada o un euromillones para sacarnos de la crisis y de trabajar hasta la jubilación.

Un gran beso para tod@s



¡Larga vida y prosperidad!


Música (XLIII)

Un clásico para terminar, o empezar, bien el año.


viernes, 30 de diciembre de 2011

Destripando... The artist

¿Cual es el resultado de unir



+



Pues



The artist no es una película original, de hecho la historia de contar la transición del cine mudo al sonoro ya la hicieron de manera genial, y más divertida, Stanley Donen y Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia (por poner un ejemplo), pero te emociona. The artist tiene sus trucos, como todas las películas, pero te da igual porque el cine es eso, ficción, engaño y emoción, claro.

The artist es un homenaje al cine, a una gran parte del cine que se perdió a finales de los años 20 y comienzos de los 30 cuando se convirtió en sonoro. Muchas estrellas no pudieron, no quisieron o sencillamente fueron incapaces de adaptarse el nuevo mundo, y desaparecieron poco a poco. Otras sí lo hicieron y continuaron y pervivieron muchos años más. A mí es que me encantan las películas que hablan del cine, de las bambalinas, de lo que no se ve o no se sabe. Y si a tí también te gusta el cine dentro del cine, debes ir a verla. Tal vez me parece un poco excesivo que la llamen la "película del año" pero me ha gustado bastante y merece muy mucho la pena verla.

No hablemos ya de la banda sonora. Genial, estupenda, adaptada perfectamente a una película muda (ah ¿no había dicho que es una película en blanco y negro y muda? pues ya lo sabes) y compuesta por Ludovico Bource. Todo un trabajazo teniendo en cuenta que le pone música a hora y media de película. El primer corte, "A russian affair", es la música para una película dentro de una película. Y el segundo un pequeño vals muy de la época para la protagonista.




miércoles, 28 de diciembre de 2011

Destripando... Misión Imposible 4: Protocolo Fantasma

Ayer, y después de duras negociaciones con un amigo que vino a acompañarme, fui a ver la última película del pequeñín Cruise: Misión Imposible 4: Protocolo Fantasma.


En esta nueva secuela de la serie, el agente Ethan Hunt es acusado de atentar contra el Kremlin mientras intentaba conseguir la identidad de un supuesto terrorista. La agencia de Hunt será desmantelada por el Protocolo Fantasma y para limpiar su nombre deberá recuperar unos documentos robados que contienen una serie de códigos para el lanzamiento de misiles nucleares rusos, sin la ayuda de nadie y sin apenas recursos.

Como pueden ver la ¿trama? es más simple que el mecanismo de un chupachups; de hecho, la conocemos no desde el minuto 1 pero casi casi. La película se estructura en tres actos (con un breve prólogo en Budapest) que se diferencian entre sí: Moscú, Dubai y Bombay. El problema que le veo a la historia es que no hay un pegamento que encaje las tres partes en un conjunto coherente; cada una podría haber servido perfectamente como capítulo para el episodio de una serie ya que es cuasi independiente del resto. Por otro lado, hay algunos personajes que están un poco desdibujados, el de Jeremy Renner es quizás el más flojo y al villano le falta un poco más de garra, de maldad retorcida.

Fiesta, que fantástica fantástica esta fiesta...

No obstante, es para mí la mejor secuela de toda la saga (teniendo en cuenta que la tercera ni la he visto, tal vez me ponga una tarde de estas). Dejando de lado el aspecto de espionaje e intriga, que asoma muuuuuy levemente al comienzo de la película, la saga se ha convertido en un ejemplo de las pelis de acción. Adrenalina pura, trepidantes escenas de lucha, persecuciones a pie o motorizadas, escenarios impresionantes, algo de disparos, etc todo ello medido milimétricamente. De hecho, salvando las distancias tecnológicas y de recursos (tanto económicos como de personal) me recuerda bastante a las películas de acción de los ochenta y comienzos de los noventa, con un rodaje clásico, sin que las escenas de acción y/o persecución te provoquen epilepsia o sean meras manchas borrosas de lo rápidas que están rodadas para disimular las carencias.

He acabado de limpiacristales porque el sueldo no me llega

Ahora bien, la película, como todas las de la saga, tiene un pequeño problema. Exacto: se llama Tom Cruise. No es que no lo trague, es que no lo trago. Y miren que me he visto casi todas sus películas pero me puede. Creo que con otro actor las películas habrían ganado bastante. Además, ya está mayorcito para algunas escenas, aunque se cuida y no aparenta los ¡49! años que tiene. Sí, tuve que mirarlo en el IMDB porque tenía mis dudas. Claro que ya me gustaria llegar a su edad así. Pero si la franquicia quiere seguir, y probablemente lo hará, deberían empezar a replantearse un sustituto y quedarse como productor, si no quiere acabar como Harrison Ford en la última peli de Indiana Jones.

El resto del equipo

Una de los mejores aspectos de la película, al menos para mí, es la banda sonora que ha compuesto Michael Giacchino. A diferencia de algunas de las anteriores, Giacchino utiliza el archiconocido tema que compuso Lalo Schifrin con asiduidad y en los momentos clave de la acción, aparte de construir una música más enérgica, apropiada para este tipo de pelis y que me ha gustado más que la que compuso para la tercera parte. Un disfrute para los oídos, vamos.

En resumen, una película apropiada para estas fechas, para desconectar un rato, pasarlo bien y sin complicaciones con las escenas de acción o de persecuciones y disfrutar tranquilamente del cine. Le pongo un aprobadillo alto, un 6'5 de nota. Que no está mal teniendo los precedentes de las dos entregas anteriores. Y ahora, como siempre, una poca de música.






jueves, 22 de diciembre de 2011

La no-canción de Navidad

Con el sorteo de lotería de hoy empiezan oficialmente las fiestas bacanales, estooo, las fiestas navideñas. Cada año se me hacen más pesadas y eternas; y éste que acaba, por razones personales, va a ser más complicado. En fin, pelillos a la mar.

Sin embargo, uno de los motivos que me alegran estos días es el Especial de Navidad de Doctor Who, que emiten precisamente el día 25 en la pérfida Albión (si no fuese por cosas como ésta podrían haberse hundido en el Mar del Norte hace milenios). Este domingo pienso verme el del año pasado para ir abriendo boca, y al día siguiente el de este año. Y para ir poniendo a la gente en situación que mejor que una de los mejores cortes musicales y canciones de bandas sonoras de los últimos años.



When you're alone, silence is all you know.
When you're alone, silence is all you know
Let in the noise and let it grow.
When you're alone, silence is all you see
When you're alone, silence is all you'll be
Give me your hand and come to me.
When you are here, music is all around.
When you are near, music is all around.
Open your eyes, don't make a sound.
Let in the shadow, let in the shadow,
Let in the light of your bright shadow.
Let in the shadow, let in the shadow.
Let in the light of your bright shadow.
Let in the light.
Let in the light.
Let in the light of your sweet shadow.
When you're alone, oh,
Silence is all you know.
Silence is all,
Silence is all around.
Silence is all
Silence is all around

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Series para vacaciones

Ahora que están a punto de empezar estas fiestas taaaaan entrañables y que es posible que algunos tengáis vacaciones, días de asueto o sencillamente más tiempo disponible, y para evitar que caigáis en el afán compulsivo del capitalismo per se (jaaaaa), aquí van un par de recomendaciones seriéfilas para estos días.

La primera es Once upon a time, una versión modernizada de los tradicionales cuentos infantiles.


Bueno, versión modernizada no tanto porque pensareis que se trata de algo así como la Caperucita Roja que estrenaron este año y no, no es ese el camino. La serie nos traslada a Storybrooke, un pequeño pueblo donde viven los protagonistas de los cuentos infantiles sin recordar quiénes son por culpa de una maldición que les ha llevado hasta allí. El único que conoce la verdad es Henry, un niño que sale en busca de su madre biológica, Emma Swan, y la trae al pueblo porque piensa que ella puede deshacer el maleficio.

A partir de ahí, van saliendo en cada episodio los protagonistas principales: Blancanieves y el Príncipe encantador, Cenicienta, Rumpelstiltskin, Pepito Grillo... de los cuales vamos conociendo su historia en el mundo fantástico y cómo viven en el mundo real. Todo ello guíado y protagonizado por Henry, quien intenta convencer a una incrédula Emma de que las historia es verdad para que ésta pueda cumplir su destino y deshacer el hechizo. Por supuesto, no todo será tan fácil ya que la culpable de todo, por supuesto quien si no la Bruja, tratará de impedirlo por todos los medios. ¿Cómo? Para eso tendréis que ver la serie.


Once upon a time no es una serie extraordinaria, al menos hasta ahora. Está bien, es correcta, tiene unas buenas interpretaciones, en especial de Robert Carlyle como el histriónico Rumpelstiltskin o Lana Parrilla como la alcaldesa, es entretenida (al menos no se me ha hecho ningún episodio pesado, lo cual siempre es de agradecer) y me gustan las transiciones de la historia entre el mundo fantástico y el mundo real (aunque los efectos digitales canten un muy mucho, claro que es una serie y no una peli de cien millones de presupuesto). Además, vemos en el mundo real los efectos y consecuencias de los cuentos en el mundo fantástico, un poco así como el después de "... y fueron felices y comieron perdices".

El problema que le veo es que no se si dará para crear una serie a largo plazo; la ABC le ha concedido una temporada completa de veintidós episodios, pero a partir de ahí no se cómo alargarán la trama, lo cual podría ser innecesario o contraproducente ya que podría funcionar perfectamente como una miniserie o serie de una/dos temporadas aunque no mucho más allá. Hasta el momento han emitido siete episodios así que es perfecta para estos días porque los ves en un momento y te pones al día para cuando vuelva dle parón navideño.




La otra recomendación es Raising Hope, una comedia de la Fox.


Jimmy Chance es un joven de 23 años que una noche conoce a Lucy, se enrollan y resulta que la susodicha es una asesina en serie que acaba en la cárcel. No sabe nada durante varios meses hasta que ella se pone en contacto con él y, tras ser ejecutada, le entregan a la hija fruto de aquella noche loca de sexo pasión, Hope. A partir de ahí se encargará de cuidarla junto a sus padres, Burt y Virginia (los cuales le tuvieron jovencitos en el instituto), Maw Maw su bisabuela enferma de alzheimer y la ayuda de Sabrina, una cajera de supermercado, de quien está secretamente enamorado.

Al comienzo, la serie puede estar un poco contenida pero en cuanto va avanzando los personajes se desmadran y empiezan a estar en su salsa. Ninguno de ellos tienen demasiadas luces pero lo de los padres es que ya clama, tienen ideas de bombero para salir de pobres o cualquier situación inesperada, a las cuales se apuntan todos encantados. La bisabuela de Jimmy, Maw Maw, protagoniza algunos de los mejores gagss entre el alzheimer y los breves destellos de lucidez en los cuales intenta echarles de su casa. Por no hablar de la galería de secundarios que van circulando por cada episodio, desde el jefe del supermercado donde acaba trabajando Jimmy, hasta la chica del diente negro que monta una guardería donde acaba Hope.

Lo mejor es que no está ambientada en un entorno de clase media o acomodada habituales en las comedias sino que son un exponente de los white trash, los blancos que ocupan la escala más baja de la economía usamericana. De hecho, la familia vive en casa de Maw Maw porque no pueden permitirse vivir en otro lado. Aprovechan cualquier posibilidad de aparentar lo que no son, o disfrutar de aquello que no pueden (como cuando se cuelan en una casa por Acción de Gracias) pero aún así consiguen salir adelante. Como sucede en muchas series, los secundarios son los mejores de la función porque el protagonista es un poco soso (claro que el personaje es así, bastante sosaina). Y, por supuesto, el padre, Burt (Garret Dillahunt) que sale descamisado varias veces y de cuyos momentos siempre esperas más.


Ya van por la segunda temporada pero los episodios son cortitos, apenas veinte minutos, por los que pueden ponerse al día en un flash. Y, ahora, otra poca de música...


lunes, 19 de diciembre de 2011

Madres

Mi madre es una persona curiosa. Por un lado, lleva en sus genes miles de años de madres mediterráneas que se desvelan por su familia y, sobre todo, por sus hijos para los cuales todo es poco y nada es lo suficientemente bueno. Aunque, afortunadamente, no llega al extremo de esas madres italianas y judías, que tan bien retrata en las películas Woody Allen entre otros, que son excesivamente posesivas, se inmiscuyen en la vida de sus hijos y llegan hasta el punto de irse a vivir con ellos.

Por otro lado, mi madre debe tener algún antecedente nórdico o anglosajón porque es tan despegada y discreta que apenas te molesta salvo para algo importante. Perfectamente puedo estar dos o tres semanas sin verla aunque hablemos un par de veces a la semana por teléfono. Claro que mis conversaciones telefónicas con ella apenas llegan a los tres minutos: ¿Que tal? ¿Cómo va la cabeza? ¿Y el trabajo? ¿Estás más tranquilo? (ésta depende de la temporada). Si la llamada dura algo más es porque ha pasado algo o me cuenta algún chascarrillo familiar, cosa rara porque mi madre no es nada maruja en ese sentido y antes me entero por mis hermanas de cualquier chisme que por ella. Mi madre lleva a rajatabla el dicho de "No news, good news".

Eso sí, cuando le da el punto de que necesitas algo no se corta un pelo.
Starfighter's Mom: (tras los saludos pertinentes) oye tú no usas aspiradora, ¿verdad?
Starfighter: Nooooo, yo uso el método tradicional de la escoba... ¿por? (ya con la mosca detrás de la oreja)
M.: Es que he visto una, muy baratita y sin bolsa, en el MariMar y pensaba comprarle una a tu hermana y ya de paso te cojo otra.
S.: Que no hace falta, mamá, si yo no uso de eso y no tengo la costumbre, de verdad.
M.: Ah bueno, pues nada, venga, besos y cuídate.

¿Quien apareció a los dos, o tres (ya no recuerdo), días con una aspiradora por mi casa? En efecto. Y así con una supermanta hipoalergénica, la olla exprés, las flores de pascua todos los diciembres de cada año, etc etc etc. Y estas son las que no pude esquivar; pero uno que ya la conoce ha aprendido a verla venir y le para los pies porque la cosa se puede salir de madre. Y nunca mejor dicho.

Y, con todo, mi madre es muy difícil de regalar. No usa joyas ni perfumes raros, no tiene aficiones ni hobbies de personas de su edad (entiéndase coser, bordar, hacer macramé...) y mis hermanas se las ven y se las desean para encontrarle un regalo para Reyes y su cumpleaños. Cada año es una agonía porque encima mi madre si ve algo que le gusta va y se lo compra sin pensar que puede ser susceptible de regalarse en estas fechas. Por eso, cuando hace un par de semanas estuvo en mi casa con mi padre y una de mis hermanas y soltó que ya sabía lo que quería este año, mi hermana y yo nos miramos con una sombra de extrañeza. Ahora, cuando lo soltó, pasamos de extrañeza a perplejidad y asombro, y yo maquinando cómo lo iba a hacer. Que nos ha pedido que quiere un paseo en helicóptero por la isla, toma ya. Menos mal que madre no hay más que una...

Actualización: Acabo de caer (para los más curiosos y cotillas) que en el FB hay una foto de mi señora madre de joven, cuando aún llevaba el pelo largo de la época.




miércoles, 14 de diciembre de 2011

Lucía y la música

Ayer se celebró la festividad de Santa Lucía. Uno no es muy de celebraciones religiosas pero reconozco que los cristianos las saben montar muy bien. Normal, dos mil años les avalan. En esta ocasión era un pequeño concierto con coro que se celebraba en la iglesia protestante de Las Palmas (una de las primeras de España porque se construyó a finales del siglo XIX por la colonia inglesa) y organizado por la colonia sueca. Que además es una fiesta que aquí tiene cierta tradición pues hay un municipio con este nombre y que además está hermanado con Suecia y trae cada año a la Lucía de aquel país para las celebraciones.


Como se puede ver, el interior de la iglesia es bastante sobrio y austero. Nada de retablos, esculturas, vírgenes y santos a los que tan acostumbrados estamos por aquí. El concierto estuvo muy bien; pequeñas piezas tradicionales suecas dedicadas a Santa Lucía y algún villancico para terminar. Todo el concierto se celebró con la iglesia a oscuras con la única iluminación de las velas que llevaban los miembros del coro lo que le daba un aspecto más íntimo y tranquilo.


Y, para acabar, un pequeño video del coro entrando en la iglesia. La calidad no es muy buena porque la iluminación es escasa y, además, el coro va entrando por orden de tamaño; primero la persona que representa a Lucía con la corona de velas, luego niños, jóvenes y, por último, los adultos, casi todos ellos vestidos de blanco, con coronas verdes, capirotes blancos y portando velas.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Unplugged

Lo malo, o lo bueno según se mire, de estar no ya de puente sino de un acueducto mayor que el de Segovia es que te desconectas de todo. Ni posteas, ni comentas en blogs y las redes sociales las abandonas de tal manera que en dos días parece que has desaparecido un año. Eso sí, que me quiten lo bailao después de ayer...




viernes, 2 de diciembre de 2011

Holidays

Ahora que ha llegado el viernes, ¿adivinan quien tiene trece días por delante de vacaciones?



Bueno, vacaciones vacaciones no tantas porque ahí tengo a mis hijos empaquetados en cuarenta cajas. Sí, se dice pronto ¡cuarenta! cajas. Y el viernes que viene se supone que me las llevarán a casa con sus estanterías y alguna cosa más. Espero poder colocar alguna foto para que vean el trajín que supone cada mudanza. Y los días siguientes estarán dedicados principalmente a reubicarlos y hacer un pequeño expurgo de cosas que no quiero conservar. Aunque conociéndome me veo que de las cuarenta cajas me quedaré con treinta y ocho. Que síndrome de Diógenes debo estar incubando, por favor.

Ah, que lo de arriba no exime de aprovechar algún día para irme a la playa. Ya tengo pensado bajarme uno o dos días a esos sures, a botarme en la playa con un libraco y dormitar con el solecito de invierno, que da calor pero sin agobio. Y de eso también pondré fotos, jejeje.


jueves, 1 de diciembre de 2011

1 de diciembre

Un año más ha llegado el 1 de diciembre y aunque parece que este año ha traído nuevas y buenas noticias la situación es la que es. Así que a cuidarse coño y recuerden que hay que estar pendientes todos los días del año y no sólo este.




miércoles, 30 de noviembre de 2011

Vidas paralelas

Siempre pensó que con el tiempo las aguas, por utilizar una metáfora conocida, se calmarían. Que las heridas se irían cerrando aunque para ello tuviese que ir al hospital a que las cosiese un profesional. Pero no. Ya se encargaba el maldito subconsciente de que eso no sucediese. Y Freud seguro que disfrutando allá donde estuviese.

Despertarse ya era una aventura. Bueno, más que despertarse levantarse y que el cuerpo fuese adquiriendo la rutina diaria que tanto le gustaba. Días en que le hubiese gustado machacar al despertador por más que luego lo retrasase para seguir en la cama un rato; sin dormir realmente, claro. La otra parte del día que más le costaba era la tarde-noche, sobre todo en esta época del año en la que anochece a las seis y pico y a las diez tienes la sensación de estar ya de vuelta de un after. Tardes tranquilas, demasiado tal vez, y noches solitarias. Por eso nunca le gustó el otoño, prefiriendo el invierno porque con él uno sabe a qué atenerse desde que se acaba el verano: frío, noches largas y vida casera.

Si no supiese que era imposible, habría creído que un grupo del Imserso habría tomado su cabeza, o peor aún su cuerpo, como residencia invernal en lugar de quedarse en Roquetas de Mar y se estaban dedicando a bailar la yenka a todo trapo sin parar. Porque así así es como exactamente se sentía...


sábado, 26 de noviembre de 2011

Música (XXXVIII)



Ecce gratum
et optatum
Ver reducit gaudia;
purpuratum
floret pratum,
Sol serenat omnia.
Iam iam cedant tristia!
Estas redit,
nunc recedit
Hyemis sevitia.
Iam liquescit
et decrescit
grando, nix et cetera;
bruma fugit,
et iam sugit
Ver Estatis ubera;
illi mens est misera,
qui nec vivit,
nec lascivit
sub Estatis dextera.
Gloriantur
et letantur
in melle dulcedinis,
qui conantur,
ut utantur
premio Cupidinis;
simus iussu Cypridis
gloriantes
et letantes
pares esse Paridis.

jueves, 24 de noviembre de 2011

20 años no son nada

Hoy hace veinte años que nos dejó. Veinte años sin Freddie y prácticamente sin la Reina del baile. Como se ha notado que ya no está...






martes, 22 de noviembre de 2011

El día de la música

Hoy es 22 de noviembre, el día de Santa Cecilia. Vale que muchos no tienen por qué saberlo pero ella está considerada la patrona de la música. Así que allá vamos a ver si nos desintoxicamos un poco de la política.
Enlace





lunes, 21 de noviembre de 2011

The New Master

Ya lo señalaba el gran Sufur ayer. Amigos, lectores, visitantes varios y multiespecies, saludad a vuestro amo supremo y sed bienvenidos a cuatro años de derecha machacona. Ya ando poniendo a punto mi Halcón Milenario a ver si me lleva a las antípodas, aunque no se si será lo suficientemente lejos.





viernes, 18 de noviembre de 2011

Darkness is coming

Hoy toca hablar de política. Ya, un ascazo, lo se pero es lo que hay este fin de semana. En realidad, debería tocar todos los días pero ya saben que este blog intenta ser un lugar de paz y remanso al margen de los vaivenes pseudopolíticos aunque no siempre pueda evitarlo.

Uno ve la que está cayendo y ya no sabe si está indignado, cabreado, deprimido, triste o sencillamente defraudado. Probablemente todo eso y más. Recortes, tijeretazos, contención del gasto (ja, depende de para qué, hay cosas que no han cambiado) y un crisis galopante que ríete tú de la del 29. Lo peor de la situación es que la estamos pagando prácticamente entre todos mientras que los causantes en su mayor parte de la misma siguen ocupando sus cargos, ganando sus estratosféricos sueldos y viendola pasar sin inmutarse apenas.

Por lo que me toca, si hay algo que me cabrea profundamente es oir a los políticos, en especial a los del PP, hablar de la Administración pública. Que si hay demasiado personal, que si hay que buscar la eficiencia, racionalizar los gastos, etc etc. ¿Ein? ¿Perdón? Que yo recuerde hasta las elecciones de mayo de este año el PP gobernaba, directamente o en pacto, en siete comunidades autónomas, cifra que aumentó a trece en mayo y ahora me dices que hay que buscar la eficacia y eficiencia administrativa cuando estos años atrás has estado haciendo lo que te daba la gana. Y algo se mínimamente, que ya llevo aquí tres años y poco; y no vean de lo que se entera uno cuando está dentro (para mear y no echar gota, o directamente meter la cabeza en el horno de gas y darle a la cerilla). Cuando me preparaba las oposiciones aprendí que las Administraciones públicas sirven con objetividad los intereses generales de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación (así está por la Ley 30/1992 aunque parezca una broma cruel). Entonces ¿qué nos están contando? Lo único que pido es que se cumpla la ley en lugar de aprovechar la coyuntura para conseguir meter la tijera en asuntos que no les interesa y/o conviene y llenándose la boquita con grandes soflamas que no dicen nada pero que quedan bien.

Además, que me expliquen desde cuando la Administración pública se ha convertido en una empresa cuyo objetivo es el de tener beneficios, o al menos no tener ni beneficios ni pérdidas. Una cosa es tener un déficit enorme, inasumible y que lastre la economía y otra es que no te puedas endeudar un mínimo para poder garantizar una serie de servicios a los ciudadanos. Que ya vendrán otros tiempos mejores y si se puede tendremos superávit; pero esto de la mercantilización de todo es algo que me cabrea profundamente.

Y así podría seguir hablando de muchas cosas y durante mucho rato. Pero me voy a enervar y me saltará la migraña y como que no. Todo esto podría incluso relacionarlo con el Plan de Bolonia y las Universidades. No digo que tenga algún aspecto positivo (como el de que todos los títulos sean parecidos en Europa y valgan para todos los países) pero es que su planteamiento va encaminado al trabajo, a la economía, a conseguir un futuro laboral. ¿Y que pasa con las áreas supuestamente no productivas, económicamente hablando claro? ¿Qué ocurrirá con Filosofía, Filología, Geografía, Historia, Arte, Antropología,...? Pues que dentro de treinta o cuarenta años tendremos un montón de economistas, abogados (o graduados en Derecho), etc y nadie que piense por pensar, que investiga en la Lengua o la Historia... Muchas manos trabajando y pocos cerebros pensando. Que futuro más negro.

Ah sí. El domingo hay que ir a votar. A quien te de la gana (bueno, espero que al PP no) pero vete a votar; más que un derecho debería ser una obligación. Y ahora una poca de música.




miércoles, 16 de noviembre de 2011

Los juegos del hambre

A comienzos de verano, e inducido por la estupenda crítica de Vanessa, me compré Los juegos del Hambre de Suzanne Collins, al cual le metí mano en pleno verano.


Es lo que algunos llaman lectura juvenil de ciencia ficción, y para un aficionado a la lectura y mas si te gusta la ciencia ficción más contundente pues digamos que no presenta grandes complejidades a la hora de leerla. La autora no se anda mucho en rodeos con descripciones eternas o describiendo las complejidades internas de los personajes, que no quita para que las haya pero sin regodearse ni extenderse sin fin. Está más interesada en narrar los hechos de manera trepidante, casi sin dar tregua al lector, de forma que siempre quieres seguir leyendo un poquito más. Vamos, un libro ligero para cualquier lector habitual pero con trasfondo.

¿Y de qué va la historia? Se supone que estamos en un futuro relativamente cercano, postapocalíptico y ambientado en el Norte de América, donde ya no existen los Estados Unidos sino Panem formado por doce distritos que están controlados por el gobierno del Capitolio en una suerte de dictadura y gobierno totalitario. Décadas atrás hubo una rebelión contra el gobierno por lo cual el distrito 13 fue destruido por completo como muestra del poder del Capitolio. En recuerdo de ese hecho, cada año se realiza un sorteo en el que cada distrito aporta una pareja de jóvenes que acuden al Capitolio donde, en una versión más juvenil que la de Highlander, entran en la Arena y luchan entre ellos hasta que sólo queda uno, el vencedor o vencedora. Todo ello televisado al estilo de Gran Hermano para todos los distritos permitiéndose hacer apuestas sobre quien ganará, etc.

Como se puede ver no es que sea especialmente original ya que tiene cosillas que recuerdan algo a Battle Royale, La larga marcha de Stephen King e incluso Los inmortales. Aún así, no deja de tener interés y, como señalaba antes, el ritmo de la novela es bastante trepidante yendo directamente al grano. Por otro lado, no es una novela única sino que Suzanne Collins ya ha publicado la segunda y tercera parte; con la segunda estoy a la par de que la biografía de Tesla y la tercera me está esperando en la mesa a que acabe con ellos.

Todo esto viene porque se ha hecho la adaptación cinematográfica de la primera novela, cuya fecha de estreno está señalada para marzo de 2012 y acaba de salir el primer tráiler de ella (y digo bien porque seguro que hasta el estreno pondrán alguno más). Sólo espero que no la hayan convertido en una especie de Crepúsculo porque, si bien hay trama pseudoromántica, ésta no es la fundamental, y con tal de atraer al público juvenil me huelo que harán lo que sea. Y no se preocupen por ver el tráiler, no desvela gran cosa (de la que ya he contado) y se centra en el comienzo del libro.


lunes, 14 de noviembre de 2011

Destripando... Las aventuras de Tintin. El secreto del Unicornio

Este fin de semana pude, por fin, ir a ver la película de Las aventuras de Tintín. El secreto del Unicornio.


Que les voy a contar que no sepan ya de la peli y del personaje. Pues eso. Que se basa en el personaje de cómic creado por Hergé y, en concreto, en una de las aventuras más conocidas del mismo El secreto del Unicornio y, parcialmente, de su continuación El tesoro de Rackham el Rojo. Aunque, en realidad, hay bastantes cambios, algunos de ellos muy sustanciosos, respecto al original; por ejemplo, el encuentro con Haddock, que no se produce en esta aventura sino en una muy anterior, la aparición de la Castafiore y varios mas.

En realidad, se puede decir que es más una adaptación del original que una transcripción literal del mismo. Y eso le permite darle un toque más aventurero a la película de lo que fue el cómic; de hecho si quitamos a Tintín y ponemos a Indiana Jones podríamos estar perfectamente en la quinta entrega de las aventuras del arqueólogo más famoso del cine. ¿Eso es bueno, malo, indiferente? Bueno, depende de para quien. A mí no me ha importado demasiado aunque supongo que los tintinófilos de pro habrán puesto el grito en el cielo. Otra cosa es la blancura del argumento, que sea apta para todos los públicos y más simple que el mecanismo de un chupachups; pero es que los cómics de Tintin son así, bastante blancos (aunque pueda realizar alguna que otra crítica política o social más o menos velada) y destinados a todo tipo de público.


En cuanto a la técnica usada para realizar la película, se nota que la tecnología ha avanzado mucho en los últimos años. Aún recuerdo imágenes de las películas que con este sistema hizo Zemeckis hace algunos años (Polar Express o Beowulf) y el salto en cuanto a calidad ha sido notable. No quiere decir que sea perfecto ya que es mejorable pero sí que la animación es muy buena. Hay escenas que están rodadas especialmente para su disfrute en 3D, como la de la huída del sultanato, pero al menos se nota la mano de Spielberg detrás y no hay un montaje de veinte escenas por segundo que te deja mareado.

Lo que me ha gustado muy mucho es el detallismo, tanto en la película como en pinceladas para disfrute de los fans del cómic. Los títulos de crédito iniciales son apabullantes; al estilo de Atrápame si puedes van mostrando perlas de las distintas aventuras de Tintín. En un momento dado se pueden ver algunos de los villanos que salen en los cómics. Y mi escena favorita, dividida en dos partes, es aquella en la que el capitán Haddock recuerda a su antepasado y nos narran los hechos que dan origen a la aventura, la lucha del caballero de Hadoque con el pirata Rackham el Rojo.

Por último, pero no menos importante, la música, compuesta por el fiel acompañante de Spielberg John Williams. Sobre la música he leído de todo, que si Williams se repite, que si es anodina, que se jubile ya, que si es apoteósica, etc. Para mí, no es la mejor de Williams pero es buena y se nota la mano de quien sabe manejar la música como quiere desde hace mucho tiempo. Tiene momentos apoteósicos, como el de la lucha del caballero de Hadoque con los piratas, y otros que recuerdan a las bandas sonoras de la saga de Indiana Jones; también me ha gustado el toque semijazzístico para los títulos de crédito iniciales.

En resumen, no es perfecta ni redonda pero tal y como está el panorama cinematográfico últimamente no está mal. Te hace pasar un buen rato, entretiene y disfrutas con algunas escenas. Un notable de nota.

Y ahora, como siempre, una poca de música.






sábado, 12 de noviembre de 2011

Música (XXXVI)




If Love's a Sweet Passion, why does it torment?
If a Bitter, oh tell me whence comes my content?
Since I suffer with pleasure, why should I complain,
Or grieve at my Fate, when I know 'tis in vain?
Yet so pleasing the Pain, so soft is the Dart,
That at once it both wounds me, and tickles my Heart.

I press her Hand gently, look Languishing down,
And by Passionate Silence I make my Love known.
But oh! I'm Blest when so kind she does prove,
By some willing mistake to discover her Love.
When in striving to hide, she reveals all her Flame,
And our Eyes tell each other, what neither dares Name.

Ye Gentle Spirits of the Air, appear;
Prepare, and joyn your tender Voices here.
Cath, and repeat the Trembling Sounds anew,
Soft as her Sighs and sweet as pearly dew,
Run new Division, and such Measures keep,
As when you lull the God of Love asleep.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Pasitos

Ya han pasado casi dos semanas viviendo en mi nueva casa y poco a poco he ido dando pasitos en el nuevo estado de mi vida.

Ya tengo prácticamente todas mis cosas conmigo: la ropa, la música, los dvds de películas, el ordenador, discos duros y demás. Sólo falta una cosa: mis hijos, vamos, mis libros y sus estanterías. Pero es que eso va a ser uan tarea ardua. A ojo he calculado una veintena larga (si es que no son más) de cajas para llevarlos, eso sin contar las estanterías. Así que los iré empaquetando con tranquilidad y encargaré a alguien que me los traiga porque es un coñazo lío el cargar con todas ellas y bajarlas tres pisos.

A comienzos de semana vino un técnico y por fin me conectó a Internet. Así que ya puedo seguir con mis series que tengo absolutamente abandonadas, y he tenido que dedicarme media tarde a ver el estado de episodios y subtítulos, y organizarlos. Ahora sólo necesito un par de semanas de vacaciones para ponerme al día con todas ellas. Claro que eso será una utopía estupenda porque no se cumplirá hasta Navidades. Aunque teniendo en cuenta que no tengo televisión es una utopía que se puede cumplir en un plazo relativamente asequible.

Lo peor es que hace tres días se me rompió la correa del ventilador del coche. Menos mal que fue llegando a casa y pude dejarlo tranquilamente en el garaje. Lo malo es que la había cambiado hace nada, dos meses como mucho; lo bueno es que no me costó nada y me la cambiaron en un momento ayer por la tarde. Y menos mal que por fin tuve una buena noticia porque llevo toda la semana con una apatía y una desgana que me preocupa hasta a mí. A ver si este fin de semana me voy al cine a ver la película de Tintín y descanso un poco porque estoy durmiendo fatal. No sé por qué será...


martes, 8 de noviembre de 2011

Esta ha sido la banda sonora de mis últimos días. Que gran canción y cómo me deja hecho polvo.



I heard that you're settled down,
That you found a girl and you're married now,
I heard that your dreams came true,
Guess she gave you things I didn't give to you,
Old friend, why are you so shy?
Ain't like you to hold back or hide from the light,

I hate to turn up out of the blue uninvited,
But I couldn't stay away, I couldn't fight it,
I had hoped you'd see my face,
And that you'd be reminded that for me it isn't over,

Never mind, I'll find someone like you,
I wish nothing but the best for you, too,
Don't forget me, I beg, I remember you said,
"Sometimes it lasts in love, But sometimes it hurts instead,"
Sometimes it lasts in love, But sometimes it hurts instead, yeah,

You know how the time flies,
Only yesterday was the time of our lives,
We were born and raised in a summer haze,
Bound by the surprise of our glory days,

I hate to turn up out of the blue uninvited,
But I couldn't stay away, I couldn't fight it,
I had hoped you'd see my face,
And that you'd be reminded that for me it isn't over,

Never mind, I'll find someone like you,
I wish nothing but the best for you, too,
Don't forget me, I beg, I remember you said,
"Sometimes it lasts in love, But sometimes it hurts instead,"

Nothing compares, No worries or cares,
Regrets and mistakes, they're memories made,
Who would have known how bittersweet this would taste?

Nevermind, I'll find someone like you,
I wish nothing but the best for you,
Don't forget me, I beg, I remember you said,
"Sometimes it lasts in love, But sometimes it hurts instead,"

Nevermind, I'll find someone like you,
I wish nothing but the best for you, too,
Don't forget me, I beg, I remember you said,
"Sometimes it lasts in love, But sometimes it hurts instead,"
Sometimes it lasts in love, But sometimes it hurts instead.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Una breve historia de casi todo

Hace cosa de un mes terminé uno de los mejores libros que me he leído últimamente. Lo tenía pendiente desde hace bastante tiempo, gracias a la recomendación de Nyc, y en vacaciones me puse con él.


Una breve historia de casi todo es un ensayo sobre la Historia (así en mayúsculas) de la Ciencia, principalmente la desarrollada en los últimos doscientos años. A través de varios capítulos, Bryson nos va contando cómo sabemos lo que sabemos en la ciencia en la actualidad, cómo la humanidad ha adquirido esos conocimientos, las luchas entre científicos por defender sus tesis, etc. Y entonces es cuando te das cuenta de lo poco que se sabe, de cómo datos, tesis o situaciones que hoy consideramos ciertas, o válidas, no lo han sido hasta muy recientemente, tanto como treinta, cuarenta o cincuenta años, cuando parecen que han estado ahí toda la vida.

La estructura del libro es muy sencilla. Comienza desde lo general (el universo) a lo particular (nosotros). De cómo descubrimos el universo, su tamaño, su edad y su creación a nuestra planeta, la edad de la Tierra, los fósiles, cómo se formó, por qué es como es, la aparición de la vida, la evolución y, finalmente, la aparición de los humanos. Por eso abarca muchos campos de la ciencia: astronomía, física, geología, química, biología, arqueología e, incluso, antropología. Todo ello contado de una manera positivista, es decir, avanzando y retrocediendo en el tiempo, con datos, fechas y bastantes nombres, mezclado con explicaciones científicas que cualquiera puede entender.

Sorprende encontrarse, o tal vez no, con científicos excéntricos, competitivos y obsesionados, con descubrimientos hechos por casualidad o después de años de mucha dedicación, con luchas intelectuales y físicas entre esos científicos para defender sus posturas, etc y comprobar como, en el fondo, no son sino personas como tú y yo, con sus virtudes y defectos, e hijos de su tiempo, a los que a veces les costaba abrir su mente.

Lo mejor del libro es que está escrito para que cualquier persona pueda leerlo y, sobre todo, comprenderlo. Aunque la cantidad de información es tal que recomiendo una lectura tranquila, no es de esos libros que te lees en un fin de semana o una semana a todo meter, aparte de que son casi quinientas páginas de texto ininterrumpido. Curiosamente no es un libro reciente, es del 2003, pero da igual, sigue siendo bastante válido y muy útil para aquellos que, como el que escribe, somos más de letras y tenemos a la ciencia un poco de lado. Así que totalmente recomendable para todos.

Y ahora una poca de música.


miércoles, 2 de noviembre de 2011

Coming back, alone

Llevo una larga temporada desaparecido por estos lares, más del que suele ser habitual y del que me habría gustado. Pero es lo que tocaba. Mi vida sentimental, que llevaba una larga temporada en plan montaña rusa con grandes altibajos e imitando a los cangrejos, ha hecho un doble looping con tirabuzón incorporado y se ha frenado en seco al llegar a la meta. Y no por esperado o intuído ha sido menos doloroso. Eso ocurrió la semana del Pilar y a día de hoy, tres semanas después, aún estoy intentado asimilarlo y asumirlo.

Desde entonces he estado buscando una nueva Estrella de la Muerte donde empezar una nueva vida e intentar pasar este momento de la manera más tranquila posible. Lo cual es una utopía, claro, porque el corazón y el cerebro no te dejan en paz; con lo fácil que sería tener un interruptor y apagarte un tiempo. Este puente ha sido especialmente jodido porque ya me he mudado definitivamente; me he llevado la ropa, mis dvds, la música, el ordenador y las cosas más esenciales. El resto, mis libros y sus estanterías, tendrán que esperar unos días porque requieren un trabajo extra. Y uno, que a pesar de su apariencia de serio y hasta con cara de mosqueo permanente no deja de ser un ñoño romántico sin remedio, no puede evitar emocionarse cada vez que subo a mi casa a recoger las cosas. Y esta tarde tengo que hacer otra visita.


Después de todo, y con lo que está pasando, reconozco que soy afortunado. Se lo he ido contando a mis amigos y a mi familia poco a poco, y todos ellos están detrás de mí, pendientes de si necesito algo, de saber cómo estoy, sin llegar al extremo de agobiarte. Y la relación no ha terminado mal (en el sentido de llevarnos a matar y eso) con lo que espero algún día poder retomar el contacto, básicamente porque tenemos muchos amigos en común y me jode que tanto ellos como nosotros no podamos estar en un mismo espacio sin sentirnos incómodos o mal. No obstante, en el fondo fondo y con todo uno siente cierta soledad, sobre todo en determinados momentos como el dormir en una cama grande. Lo cual no tiene porqué ser malo pero que tiene su miga cuando has estado durmiendo acompañado durante diez años.


En fin, esto es lo que hay. Se que estas semanas no voy a ser una buena compañía, al menos no la más alegre ya que, aunque uno se tome ciertas cosas con alegría o entereza, la procesión va por dentro. Una procesión muuuuuy larga. E intentaré ir publicando algunas cosillas poco a poco. Una explicación: he deshabilitado los comentarios para este post porque se que me voy a emocionar si empezais a escribir (de hecho, ya tengo los ojos cuajados escribiendo este post).

No pensaba poner fondo musical más que nada porque mi ánimo no está para muchas florituras. Pero pensé "que coño" pues claro que sí. Besos para tod@s.




viernes, 14 de octubre de 2011

Un 2012 titánico

Dicen que el mundo se va a acabar el año que viene, en pleno 2012. Hay incluso quien dice que los mayas lo sabían. Y para más inri hasta se realizó una película sobre el tema, infumable la verdad.



Sin embargo, y afortunadamente, no todo el mundo opina lo mismo. Se siguen realizando planes con vistas al año que viene. Uno de ellos proviene de Inglaterra donde el canal de televisión ITV piensa celebrar un aniversario a lo grande: el centenario del hundimiento del Titanic. Para ello ha rodado una miniserie de cuatro episodios con colaboración internacional de varias cadenas (muy al estilo de lo que se realizaba en los setenta y comienzos de los ochenta), entre las cuales se encuentra Antena3, pero lideradas por la ITV.

El proyecto tiene como máximo responsable a Julian Fellowes, el creador de Downton Abbey, así que espero que se mantenga el nivel y la calidad no sólo de la ambientación, algo que no dudo siquiera, sino también en el guión. La intención es que se estrene simultáneamente en abril de 2012 para conmemorar el aniversario de la tragedia. Y para ir haciendo boca ya existe un primer trailer que circula por internet.



Por supuesto que no será la única conmemoración. También se prevé el reestreno del Titanic de Cameron en 3D para aprovechar la coyuntura. Aunque en este caso sí que tengo claro que no pienso ir a verla y llenar las arcas de Cameron. Mi yo interior aún sigue luchando entre ir o no ir al reestreno de la saga galáctica de Lucas en 3D que tiene planeado para el año que viene. A todo esto, y ya que ha salido el nombre de Fellowes y Downton Abbey recomendarles esta serie que ya va mediada su segunda temporada, la cual es igual si no mejor que la primera. Ambientada en plena Primera Guerra Mundial es de esas series que es un gustazo para la vista y la inteligencia.

Y ahora una poca de música. Titánica por supuesto.


miércoles, 12 de octubre de 2011

Fiesta

Que mejor manera de celebrar el festivo Día de la Hispanidad, aquel que hace casi veinte años con motivo del 500 aniversario llamaron del Encuentro aunque yo diría que fue más bien un Encontronazo de padre y muy señor mío, que con un megaasadero lleno de gays en un barranco de esta cagada de isla. Pues eso, que si Paca la culona viera en qué se ha convertido aquel antaño y glorioso Día de la Raza seguro que se ponía otra losa encima de la sepultura se apuntaba a la fiesta.

Por supuesto, hay que celebrarlo con música. Como no.


martes, 11 de octubre de 2011

De la nada al todo

A diferencia del anterior, este fin de semana ha sido más enérgico y con mayor contenido. Hemos tenido de todo, señores.

El viernes por la noche dos amigos nos invitaron a un grupito a cenar en su casa. Uno de ellos tiene buena mano para la cocina y presentó algunos platos hindúes que estaban para chuparse los dedos. De hecho, en alguna ocasión les hemos animado a que monten algún negocio de restauración por su cuenta pero me da que, precisamente el cocinero, no está muy por la labor. Esa misma noche ya puse una fotilla en el facebook para deleite de los amantes de la comida. Y luego unas copichuelas en un baretillo cercano donde no paré de encontrarme gente que hace tiempo que no veía. Menos mal que me retiré a una hora decente que al día siguiente tenía curro; porque las dos de la mañana continúa siendo una hora decente ¿no?

El sábado tocó zafarrancho de limpieza. Aparte de por otras cuestiones, cuando llega esta época me entra un frenesí limpiador de la casa. No sé si es por dejarlo todo preparado cara al invierno y así poder hibernar como los osos con total tranquilidad hasta marzo o abril o si es por cargo de conciencia después de un verano de tocarte los huevos total reposo y te pones a hacer lo que no has hecho en tres meses. En fin, levantarse a una hora indecente (más cuando sales la noche anterior), cargarte de cafeína, ponerse la cofia y a machacarse todo el día a excepción de la pausa.

Y el domingo para compensar nos fuimos a la playa. Bajamos a Maspalomas y allá que nos fuimos para que nos dejasen cual croquetas. Que viento hacía, en el límite entre el incordio y lo insufrible. Lo compensaba lo estupendo que estaba el día, que la marea estaba bajando y a partir de las tres empezó a bajar un poco la intensidad del viento así que nos quedamos, no como la última vez que fuimos hace unas semanas en la que sí que nos fuimos. Pero esto es así, un poco lotería porque cuando se mete viento agárrate una vela que llegas al Caribe en un plas.

Lo mejor de todo es que hoy se acaba mi semana laboral, ojalá todas fuesen así de cortitas. Como aún no había pedido casi ningún moscoso, he empezado a cogerlos y solicité el jueves y viernes. Así que a currar un ratito y hasta el lunes no me verán el pelo. Y encima ayer se me fue el día en una jornada técnica para ver algunas novedades en nuestro aplicativo, algunas de las cuales ya conocía, juas juas. Y mañana supermegaasadero gayer.






viernes, 7 de octubre de 2011

Raruno

¿Saben aquello que dicen que hay días que es mejor no levantarse? Pues en mi caso llevo así toda la semana. Y es que hay semanas, y semanas. Llevo varios días raro raro; una amiga diría que es el subconsciente que trata de decirme algo y probablemente sea verdad. Pero hasta que el consciente, o séase moi, se de cuenta de ello vamos a tener que aguantarnos.

En realidad, la semana tampoco ha sido tan mala. En el curro me va bien, no me dejan tranquilo aunque es lo habitual en esta época del año. Además, me han entretenido de buena manera. Lo normal es que me vengan con que "quiero este expediente, de este año, de esta partida y a nombre de fulanito o tal empresa", lo cual es perfecto porque lo localizo antes, se los llevo y todo acaba bien. Pero, a veces, te vienen y te sueltan "mira a ver si encuentras algo relacionado con Y, creo que fue por el año X y seguro que antes de X+2". Y entonces empiezas a buscar; veamos, en el aplicativo nada de nada. Mmmm. Bueno, recurramos a las antiguas bases de datos. Nada, ups. Vamos a tener que mirar en las fichas de papel. Tampoco nada. A ver, creo recordar que hay unas cajas que están sin describir, déjame echar un vistazo. Y al final, nada. O no. A veces hay suerte y localizas el documento, o algo relacionado y que les puede servir de ayuda. Esta es la parte que más me gusta porque despierta mi vena de investigador y de buscar información relacionado con tal o cual tema, pero también se te lleva toda la mañana o dos en hacer la búsqueda.

Al margen del curro, ya he empezado con la rutina del gimnasio. En principio, sólo aeróbico porque se me ha metido entre ceja y ceja que voy a bajar unos kilos de aquí a finales de este año. Y esta vez pienso conseguirlo. Así que toca sudar como un auténtico cerdo en las cintas de correr y la elíptica. Vamos, que acabo, me ducho, cojo la guagua, llego al curro y sólo después de estar diez o quince minutos sentado por fin dejo de soltar agua por todo mi cuerpo. Alucino con lo que puede sudar una persona, de verdad. Aunque viendo el video de Pandiani que ha puesto Mocho, veo que no soy el único.

Entonces, ¿a que viene lo del principio? Ni idea, hijo. Sólo se, que como dice mi madre cuando te ve así como apagado y con pintas de estar incubando alguna enfermedad, no estoy muy católico. No me siento al 100%, no estoy durmiendo bien y se me van las tardes en pensamientos sobre chorradas. Hasta el proyecto que estaba haciendo lo tengo aún a medio hacer, para escarnio personal. Y menos mal que la cabeza ha estado tranquila y no me ha dado la lata. De todas maneras, pienso que ya es viernes, que mañana me dedicaré a hacer un par de compras para la boda de la semana que viene y que el domingo me pienso ir a la playa, salga el sol por donde salga, se case quien se case o se muera quien se muera.

Y ahora un poco de música de Star Trek, que hace tiempo no salía por aquí.





miércoles, 5 de octubre de 2011

La Nada

Hace un par de días Mocho se quejaba de su fin de semana soso y aburrido. Y el mío no se ha quedado atrás, ha sido como en La historia interminable y ver acercarse la NADA.

A excepción del viernes tarde-noche en la que quedamos con unos amigos para terracear, tomarnos algo y hacer planes para el fin de semana, el resto fue de lo más aburrido, doméstico y tranquilo que se puedan imaginar. Porque los planes se chafaron el mismo viernes cuando T. empezó a toser y tener problemas de respiración, lo cual es jodido cuando encima se es un fumador. Y en esas estuvo todo el fin de semana, así que nada de salir el sábado por la noche en esos sures de perdición ni ir a la playa el domingo. En realidad, podría haberlo hecho pero reconozco que soy como una madre mediterránea, de esas que no duermen hasta que sus hijos vuelven de marcha, que se quedan despiertas si están enfermos, etc., y me daba un nosequé dejarlo solo en casa pensando que le iba a dar un espasmo y cuando llegase a casa encontrármelo en el suelo como un pez fuera del acuario. Maldita conciencia.

Pues eso. Hacer la compra en el Mercadona, ir a devolver un regalo, quedar con un amigo para tomar un algo muy breve mientras paseaba a su bebe y ponerme al día con algunas series fue el apasionante historial del pasado fin de semana. ¿Entienden porqué no cuento nada? Ainsss, cuando vendrá Lrrr de Omicron Persei 8 y me llevará...

Y ahora una poca de música.


martes, 4 de octubre de 2011

viernes, 30 de septiembre de 2011

Parte de guerra

Esto es como los pasos de Semana Santa, uno a uno y despacito. Hoy se acaba lo bueno que quedaba del verano: el horario reducido. No es que sea gran cosa pero salir una hora antes se nota. Llegas a casa antes, comes, te echas una buena siesta (ocasionalmente) y todavía tienes la tarde prácticamente entera por delante para hacer lo que te de la gana. Ahora será cuestión de salir y en nada, menos de un mes, será de noche así que para deprimirse un poco.

Hoy he ido a probar un gimnasio nuevo. Es de la misma cadena pero está mucho más cerca del curro y pensaba que esos minutillos que me ahorro en la vuelta los podía aprovechar para hacer más ejercicio. No me ha gustado mucho así que creo que, a pesar de tardar un poco más en entrar a trabajar y por tanto en salir, voy a continuar en el que estaba.

Y, por último, he tenido que comprarme un traje nuevo para una boda que tengo en un par de semanas. La verdad es que salvo el de mi propia boda no tenía un traje en condiciones así que era el momento, sí o sí. El miércoles por la tarde me fui con T. a mirar con vistas a comprar uno sobre la marcha cuando llegamos y vimos la oferta no nos poníamos de acuerdo; él eligió uno y yo pensaba en otro. Ante la falta de consenso y, a pesar de tener el voto de calidad en caso de desempate, decidí llamar a una buena amiga, la misma que me acompañó cuando compré el traje de la boda. Vino con su novio y se inclinó por la opción de T. y además eligió una camisa para la ocasión así que pude irme con el lote completo en una tarde. Nada como estar rodeado de gente con buen gusto a los que únicamente les falta una estupenda Visa oro que quemar en dos nanosegundos.

Y ahora una poca de música.


jueves, 29 de septiembre de 2011

Estrenos de temporada

Aunque hace una semana comentaba que de las nuevas series no había ninguna que me llamase la atención, en realidad no es así. Y es que el alzheimer es muy malo, hijos míos. Había dos series que tenía en el punto de mira y una tercera que me bajé el fin de semana por curiosidad y se ha quedado. Por ahora. Que ya saben cómo son los amores seriéfilos. En fin, que ahí va algunos detalles por si alguien tiene ganas de ponerse con ellas y quiere saber algo más.

Pan Am es una serie a la que muchos comparan con Mad Men por estar ambientada en la misma época. Craso error. Es verdad que la acción comienza en 1963 con el primer vuelo de un nuevo jet de la compañía, que intenta transmitir el glamour y el lujo de viajar en avión en aquellos tiempos donde los pasajeros no se sentían como sardinas en lata sino como unos privilegiados atendidos de manera exquisita.


En teoría, la protagonista de la serie es Christina Ricci (ex Miércoles Addams en su infancia) pero en el primer episodio sale poco, lo que puede indicar que la pretensión es convertirse en una serie más coral, con un protagonismo compartido entre las cuatro azafatas y los pilotos, aparte de los secundarios que vayan surgiendo.

La serie me ha gustado porque tiene una buena fotografía, una música de la época bien seleccionada y una excelente ambientación de la época. La historia es, quizás, donde más ha flojeado porque han intentado contar muchas cosas en poco tiempo y han tirado de los flashbacks para ello. Que no está mal, tampoco. Además, dado que estamos en plenos años sesenta con ls Guerra Fría en su apogeo han aprovechado para incluir a tramas de espionaje, lo cual sí que me ha parecido interesante. Le doy un aprobadillo alto y ya la tengo en la agenda para seguirla.


Otra serie que se estrenó esta semana es Terra Nova, otra serie producida por Spielberg, después de varios retrasos.
Es una serie de ciencia ficción en la que un grupo de personas del siglo XXII (en el que hay problemas de subsistencia, de daños irreparables en el planeta, etc) viajan atrás en el tiempo, concretamente unos 85 millones de años. A partir de ahí, deberán desenvolverse de la mejor manera ya que el viaje es irreversible pues sólo se puede viajar hacia atrás sin posibilidad de vuelta.

Teóricamente, la base es la ciencia ficción pero tras ver el primer episodio está claro que intentan llegar a todo tipo de público con tramas familiares y de aventuras. A pesar de que en la producción está Brannon Braga, un habitual de las últimas series de Star Trek, creo que la historia se va a decantar por la aventura y las tramas familiares. Ojalá me equivoque. Aunque el primer episodio no ha estado mal, hay cosas que deben mejorar un poco. La primera son los efectos especiales, y no porque los dinosarios de Parque Jurásico (una película de hace casi veinte años) sean mejores que los que salen aquí, sino porque hay cosas muy mejorables como los cromas y fondos, algunos de los cuales son bastante cantosos; en este sentido, Outcasts, la serie cancelada de la BBC, a pesar de tener menos medios estaba mejor cuidada. También deberían retocar algunos perfiles de los personajes que no aportan nada por lo reiterativos que son: el padre responsable que no ha estado presente, el hijo rebelde, la hija empollona, etc etc. Por supuesto, ya sabemos que hay secretos y quienes son los malos de la peli. Y no me refiero a los dinosaurios. Un aprobadillo y otra para la agenda. Por ahora.


Por último, y la gran sorpresa porque no tenía ni idea de ella tenemos a Revenge.

Ambientada en los Hamptons, ese lugar donde los ricachones de Nueva York tienen sus casas de veraneo, nos cuenta como Emily Thorne regresa para vengarse de aquellos que arruinaron su familia tiempo atrás. Empezando por Victoria Grayson, una estupenda Madeleine Stowe haciendo de madre controladora y muy bitch con todo el mundo y que es como la reina del lugar.

¿Qué se puede esperar de esta serie? Pues un culebrón en toda regla. Venganza, asesinatos, secretos, manipulaciones, engaños y mucho más. Lo bueno del primer episodio es que empezó con un final y, a partir de ahí en un flashback que probablemente lleve toda la primera temporada, contarnos cómo llegamos hasta aquel final. La protagonista, Emily VanCamp, no está mal pero yo me quedo con la Stowe, cuya cara de hielo y frialdad le viene que ni pintada al personaje que interpreta. Me la quedo porque me gusta tener un poco de bitchismo e hijaputismo en alguna serie, que no todo va a ser ciencia ficción o comedia ¿no?

Ahora, una poca de música.




martes, 27 de septiembre de 2011

Mitos, leyendas y naciones

Una de las primeras cosas que aprendes cuando estudias Historia es que la gran mayoría de pueblos, imperios, naciones y demás agrupaciones de personas (por no decir prácticamente todas) de trescientos años hacia atrás (y algunos hasta hace bien poco) intentan procurarse alguna base mitológica o legendaria tenida por cierta que defina dicho pueblo/nación/imperio en un camino de diferenciarse de los demás. Pero también en muchos casos de buscar un nacimiento acorde al destino que piensan les está reservado. Desde las charlas de Yahvé con Abraham y Jacob señalándolos como pueblo elegido a los Rómulo y Remo con su loba en Roma es algo bastante frecuente, sobre todo en la Antigüedad clásica o en la Edad Media.

Muchos de estos mitos y leyendas han enraizado de tal manera que mucha gente los tiene por ciertos y verdaderos. Por eso es bueno que de vez en cuando venga alguien, no necesariamente un historiador pero al menos que esté bien informado, para desmontarlos y ubicarlos como lo que realmente son: mitos.

Esto es lo que hace Ignacio Escolar y su padre Arsenio Escolar en La nación inventada.


A través de una anécdota histórica como es el paso de Carlos V en 1556 por la ciudad de Burgos camino de su retiro en el monasterio de Yuste y la construcción por parte de la ciudad de un arco con los grandes prohombres en la historia de Castilla, ambos se dedican a desmontar algunos de los mitos que durante mucho tiempo se han tenido por auténticos por la mayoría de la población a pesar de que algunos de ellos se sabe que son falsos por los historiadores desde hace más de un siglo. Desde que el reino de Castilla fue fundado por Fernán González a la figura del Cid pasando por algunos reyes como Alfonso VI o Fernando III el Santo.

La parte que más me ha gustado es precisamente la de los primeros capítulos en la que se dedican a hacer un repaso por los mitos más antiguos como la de la fundación del reino de Castilla y los jueces Laín Calvo y Nuño Rasura, al cual emparentan con Fernán González, y demostrar cómo todos ellos se crearon dos o tres siglos después por intereses bien políticos bien económicos. Los primeros a instancias de los sucesores que querían darle una pátina mítica de rebelión ante los abusos del reino de León; los segundos por parte de los monjes, y luego avalados por los monarcas, que querían convertirse en destino de peregrinos y donaciones de los más fervorosos. El resto de los capítulos es una síntesis de la historia castellana desde la creación del condado hasta finales del siglo XIII, cuando Castilla se ha convertido en el reino hegemónico de la Península Ibérica, a los que se añaden algunas cuestiones sobre los topónimos, el arte de la guerra y la población de la época.

En general, el libro está bastante bien porque es ameno y accesible, vamos, que cuenta la Historia de una forma que cualquier persona pueda entenderla. Es verdad que en algunos momentos puede hacerse un poco farragoso pero sólo en ocasiones, y sobre todo por el lío de nombres de reyes y reinas que se repiten más que el ajo. Y, por supuesto, es bastante recomendable para aquellos que aún sostienen lo de "una, grande y libre". Estaría bien que alguien hiciese lo mismo para la parte oriental de la península con los reinos de Aragón. Probablemente a más de uno se le caerían muchos mitos.