viernes, 20 de marzo de 2009

Los 80 (VI)

La televisión ha estado presente en mi vida desde el principio, al menos desde que tengo memoria. Algunos de mis recuerdos más antiguos tienen que ver con ella. Pero aquí no vale todo, que uno es selectivo. Y una de las cosas que más me gustan son las series de televisión. Y anda que no hicieron series en los 80, algunas con fortuna, otras con mal gusto y, muchas, olvidables.

Los culebrones son a la televisión lo que los seriales a la radio. Episodios y episodios de intrigas, asesinatos, chantajes, juicios, muertos que resucitan, hijos pródigos, peleas por herencias, etc, etc. Ya en los setenta aparecieron las primeras series interminables, pero fue en los ochenta cuando adquirieron carta de naturaleza. Dinastía, Santa Bárbara pero, sobre todo, Falcon Crest, con la Ángela Channing, Chu-Li, Lance (Lorenzo Lamas), los Gioberti y la madre que los parió a todos. Recuerdo verla justo antes de ir al instituto por lo que sólo veía los primeros quince o veinte minutos. Pero nunca me perdía el comienzo.




Si hay una serie ochentera, pero ochentera en todo, tanto en lo que se refiere a la música, a la estética, a la moda, al lujo, a los vicios y demás, esa es sin duda Miami Vice, o Corrupción en Miami como la llamaron aquí. Quien no se acuerda de Sony Crockett y Tubbs, con el teniente Castillo, de los colores chillones, de las chaquetas horteras con hombreras, de los Lamborghini. En fin, un desmadre visual.




Hablando de Miami. Había otra serie ambientada en esa misma ciudad y que también fue un claro exponente de la estética ochentera: Las chicas de oro. Cuatro mujeres que convivían bajo un mismo techo, con sus historias sobre Saint Olaf, sobre el profundo sur, Sicilia años 20, todo ello relleno con pasteles de queso, hombreras, trajes estampados y mucha, mucha, pero que mucha laca. Atención a la definición de novio.




Pero no se crean que en el Viejo Continente nos quedábamos atrás. En Inglaterra se estaban haciendo buenas series desde los sesenta y setenta (nota mental: recordar algunas de ellas en el futuro). Una de las que marcaron época fue Retorno a Brideshead, que lanzó a Jeremy Irons al estrellato, no solo televisivo sino también cinematográfico. Como la mayoría de las series inglesas, grandes interpretaciones, sobriedad, estupenda ambientación y buenos guiones.




Volviendo a cruzar el charco, una serie que curiosamente se ponía por las mañanas fue ésta.




Todavía me acuerdo cuando la estrenaron en la programación matinal de Televisión Española y los primeros episodios. Luego le perdí un poco la pista, la verdad, y la seguía de manera irregular.

Hala, y hasta aquí el pescado vendido. Ya, ya se que me dejo muchas, muchas series en la cartera. Desde El equipo A, El gran héroe americano, Alf, MacGyver, El coche fantástico, Remington Steele o V. Pero había que elgir a unas cuantas ¿no? Y antes de que alguien pregunte, diré que pienso poner un especial de series españolas. Avisados estais.

13 comentarios:

rickisimus2 dijo...

¡Qué recuerdos trae la música de Falcon Crest! Un culebrón con todas las de la ley.

Las Chicas de Oro siguen manteniendo su frescura y su equilibrio a pesar de los años que han pasado. ¿Actualmente se produciría una serie con mujeres "mayores"?

Eso sí, mi más absoluta admiración por Retorno a Brideshead. Para mi es LA serie. No ha habido otra serie como esa y no la habrá. Perfecta desde el primer al último segundo. Prácticamente una traslación de la novela palabra por palabra y una recreación de los ambientes inalcanzable. ¿Había interpretaciones? Creo que los personajes de la novela tomaban la forma de los actores de la serie, por eso me niego a hablar de interpretaciones.

starfighter dijo...

Rickisimus, es que las sintonías ya te metían de lleno. Brideshead es de esas series que hay que ver de vez en cuando, para disfrutar bien.

Nyc dijo...

Sin duda me quedo con las comedias. Los culebrones tengo la impresión de que han envejecido mal...
Y Brideshead la recuerdo como un pedazo de serie, y después de estrenar el remake en cine, dan ganas de volver a verla
Buen finde!

rickisimus2 dijo...

Hace unos años regalé "Retorno..." y creo que en estos días de convalecencia la voy a revisitar.

starfighter dijo...

Nyc, los culebrones suelen envejecer bastante mal. Son curiosos y entretienen el momento pero las comedias dan mayor juego para verlas varias veces. Aprovecha el weekend, jejeje.

Rickisimus, aprovecha el descanso forzoso ;)

Van Hessa dijo...

Oooohhhh!, nene, espectacular.

Sota dijo...

Recuerdo verla justo antes de ir al instituto por lo que sólo veía los primeros quince o veinte minutos

A los godos nos pasaba con Dinastía lo mismo, pero al revés, veíamos el final de los capítulos al volver del colegio. Cosas del cambio horario.

starfighter dijo...

Van Hessa, me alegro XD

Sota, lo de la hora menos me descoloca cuando voy por ahí y quiero ver algo en la tele, jajaja.

Mi verificador me odia: mortate. Glups.

Mac Dubh dijo...

Me puedo vanagloriar de haber estado en la Casa Rhine (Falcon Crest) jejejeje y visite sus bodegas aunque no probé sus caldos, especializados en vinos blancos

starfighter dijo...

Mac, ya que estuviste podrías haber catado algo.

Mac Dubh dijo...

Ese día ya había "catado" de 5 bodegas más jejeje. aparte que la mujer que nos atendió conmigo fue algo desconsiderada... supongo que no puedo resultar encantador a todo el mundo...

rickisimus2 dijo...

Oye Mac, nos tienes que decir cómo ir, porque este verano tenemos previsto estar por Los Ángeles y San Francisco.

Neil dijo...

Adoro a las Chicas de oro, creci con ellas, no me las perdía todas las tardes. Y lo mejor...el bolso de la vieja. jajajja