lunes, 17 de febrero de 2014

Colaboraciones

Por si no lo sabían ni se habían dado cuenta de aquí para atrás, el que escribe es un gran fan de la Historia. Así en mayúsculas. De hecho, no sólo fan sino que hice la carrera en la Universidad, que anda no tuve que aguantar comentarios si de eso se comía, que si servía para algo, etc etc. Afortunadamente, no por parte de mis padres, porque ellos pensaban que si quería hacerlo, y era algo que tenía bastante claro desde pequeño, pues que la hiciera. Que ya encontraría la manera de ganarme las lentejas, como así ha sido después.

Cambio totalmente de tercio. Desde que empecé a salir con J. tenemos un buen colega en Lanzarote que tenía una página en Internet en la que ofrecía abundante información sobre la isla. Por desavenencias y problemas que tuvo con su entonces socio, decidió acabar aquella etapa y abrir una nueva página web, en la que incluía datos de la isla (donde comer, alojamientos, rutas turísticas, qué visitar, etc), aunque esta vez dándole un enfoque más literario y periodístico, si se quiere. De hecho, ha incluido una serie de blogs en la misma página con el fin de enriquecerla con otros puntos de vista. Desde ya mismo les animo a que visiten la página Lanzarote3 para que algún día se vengan a visitar la isla, que bien merece una estancia de unos días.

Volviendo a lo mio. De la unión de la idea de este amigo y la afición del que escribe, nació la idea de escribir un blog con retazos de la Historia de Lanzarote, así en mayúsculas. Pequeñas entradas con información sobre algunos de los aspectos menos conocidos de la historia conejera. Sobre sus edificios más curiosos, sobre sus gentes, sobre las hazañas que allí han ocurrido. Así nació Rubicón, ese blog de historia con la única pretensión de dar a conocer la pequeña y gran historia de Lanzarote. Así que, si les apetece y tienen curiosidad, dense una vuelta y curioseen que ya se ha publicado la primera entrada. Y ya de paso aprovechen para ver el resto de la página, seguro que no les decepcionará y les picará el gusanillo para ir.