miércoles, 29 de octubre de 2014

Mars is on fire

Allá por la década de los 90 del pasado siglo, el escritor americano Kim Stanley Robinson publicó tres libros que se han convertido en un clásico del género de la ciencia ficción: Marte Rojo, Marte Verde y Marte Azul. Los tres han sido conocidos posteriormente como la Trilogía marciana y desde su aparición supusieron un gran impacto, considerados por algunos autores como las mejores novelas ambientadas en Marte. De hecho, la primera ganó el premio Nébula a la mejor novela del año y las otras dos el premio Hugo (considerados el Oscar en el género de la ciencia ficción) a la mejor novela en cada año que se publicaron, entre otros galardones.


Los tres libros se centran en la llegada del hombre a Marte y la progresiva terraformación del planeta. Esto que se cuenta así de sencillo en poco más de un línea es más complejo en los libros porque no se trata exclusivamente de llegar y cambiar. La primera expedición que se envía, compuesta por un grupo de cien científicos (de ahí que posteriormente se les denomine "Los Primeros Cien"), se dividen entre aquellos que desean conservar Marte tal cual está, respetando su esencia, y los que desean adaptarle al hombre, entre aquellos que desean crear un nuevo tipo de sociedad, liberado de los estados y las corporaciones, y aquellos que aspiran a una espiritualidad en consonancia con el planeta. Todo esto es quizás la parte más novedosa e interesante en el tratamiento del tema, las implicaciones políticas, económicas, sociales, etc., que se van debatiendo entre los miembros del grupo y los sentimientos e ideologías de muchos de los integrantes. 

Aunque en algunas partes, sobre todo del primer libro, la lectura puede ser dura y un poco árida por la constante descripción del planeta y lo que supone para cada uno de los grandes implicados, los tres libros forman un conjunto impresionante ya que se va narrando los pasos que se dan. Los libros abarcan un período de tiempo relativamente largo, casi doscientos años entre el inicio y el final, pero lo cierto es que se trata todo de manera tan natural y progresiva que no nos damos cuenta del largo tiempo transcurrido hasta el último libro.

¿Y todo esto a que viene? Bueno, pues aparte de darles a conocer esta trilogía maravillosa, se comenta, se rumorea, se dice, se cotillea que podría ser adaptada a la televisión. La información señala que Vince Gerardis, uno de los productores de Juego de Tronos, está interesado en llevarla a la pequeña pantalla. Si eso fuese así, y se hiciese con los medios oportunos, podría convertirse en una serie fantástica; una serie con principio y final ya predeterminado que narrase todas las imbricaciones y consecuencias de la colonización de Marte. Esperemos que se cumpla, aunque tarde un par de años. Para un poco más de información, que aún es escasa, pues aquí.