jueves, 7 de mayo de 2009

Furia de titanes

Furia de titanes (Clash of the titans) es una película de 1981 centrada en las aventuras de Perseo que se narraban en la mitología griega. Protagonizada por el cara-pánfilo de Harry Hamlin (sinceramente no se que vio la Ursula Andress para enrollarse con él) y que luego se haría popular con La ley de Los Ángeles, contaba con un grupo de actores secundarios de lujo encabezados por Laurence Olivier que hacía de Zeus, Maggie Smith, Ursula Andress, Burgess Meredith o Flora Robson. La película siempre me ha parecido un poco anacrónica porque en esa época ya no se hacían peplums (o películas de gladiadores y ambientadas en la antigüedad clásica), y que estuvieron en boga en la década de los cincuenta y sesenta. Aunque, en cierto modo, sirvió de enlace con aquellas películas que se desarrollaban en reinos míticos con guerreros, brujos, leyendas, profecías y demás que puso de moda el éxito de Conan el bárbaro y que se prolongó en buena parte de los ochenta.

Uno de los atractivos de la película es poder ver los efectos especiales que realizó Ray Harryhausen, en la que sería su última participación en el cine. Harryhausen es uno de los grandes maestros de los efectos especiales, sobre todo de la técnica del stop-motion, aunque en Furia de titanes utiliza distintos trucajes. La labor de Harryhausen se extendió desde la década de los cincuenta hasta esta película, cuando esta técnica empezó a ser desechada (en realidad ha quedado circunscrita la la animación en sus más diversas variantes como Pesadilla antes de Navidad, La novia cadáver, James y el melocotón gigante o las películas de Wallace y Gromitt). Ha participado en numerosas películas como Los viajes de Gulliver, Jasón y los argonautas, Hace un millón de años, El viaje fantástico de Simbad y Furia de titanes.




Y todo esto viene porque ayer me entero, vía Las horas perdidas que se está rodando un nuevo remake, parte del cual se hará en Tenerife, en concreto en el Parque Nacional del Teide. Casi na'. A ver como queda, porque últimamente el tema de los remakes no está deparando noticias agradables. En fin, lo sabremos el año que viene. Y, por supuesto, algo de música de Furia de titanes, cuya banda sonora compuso Laurence Rosenthal.




Para acabar, leo por la tarde que había fallecido Dom DeLuise. Seguro que el nombre no dice mucho porque en los últimos años apenas trabajaba en el cine y se centraba su carrera en la televisión, en el doblaje de animación y en libros de recetas de cocina. Pero en la década de los setenta y los ochenta participó en varias películas de Mel Brooks, en comedias diversas y series de televisión.




8 comentarios:

Nyc dijo...

Hala, ya me toca esta noche quedarme a estudiar otra vez... Cuánta incultura puede albergar un ser humano!!!! (si puedo ser considerado como tal)
Espero que la migraña no siga haciendo de las suyas ;)

Shanks dijo...

Esto de los remakes...no será porqué los buenos guionistas están todos haciendo series??
Qué manía!!
Besos!

starfighter dijo...

Nyc, ¿inculto tú? andayaaaaa. Y sí, muchísimo mejor ;)

Shanks, haciendo series y en peligro de extinción.

rickisimus2 dijo...

Esa película siempre me pareció un verdadero c*ñazo. La verdad es que los peplums nunca me emocionaron. Soy mucho de géneros: no me suele gustar el musical y en cambio mucho el policíaco. Pero el peplum me parece un tostum.

Ternin dijo...

Todavía recuerdo cuando la vi la primera vez: Un sabado tarde en sesion de cine en la Primera ( y única)

starfighter dijo...

Rickisimus, como en botica hay de todo, algunos peplum son cutres pero los hay curiosos y otros que están muy bien.

Ternin, uno de los encantos de esta peli es que retrotrae a esa época en que ponían una de romanos los sábados por la tarde. Y bienvenido ;)

Gesualdo dijo...

Pues a mí las películas "de romanos", en mi ignorancia ni siquiera sabía que se llamaban "peplum" me encantan, me hacen mucha gracia, y las de efectos cutres mas aún, me pasa lo mismo con las de serie B o C o Z de ciencia ficción de los 50 que me parecen de lo más divertido.

starfighter dijo...

Gesualdo, ahí radica el encanto de las pelis de romanos, efectos cutres, decorados de cartón piedra más que evidente, actores de segunda y tercera fila...