miércoles, 25 de enero de 2012

Autoestima

Sentimiento volátil, la autoestima es un detalle que necesitamos tener en su dosis justa. Es verdad que en la mayoría de la gente sube y baja más que el Ibex en los últimos meses pero también hay casos en los que se encuentra hiperinflada, porque para ellos no existe la burbuja de la autoestima. Ya se bastan ellos solitos para considerarse lo mejor del mundo mundial y parte del extranjero. El resto de los mortales necesitamos de vez en cuando una porción extra de ella que, generalmente, viene inducida por estímulos externos.

Así, hay amigas que te susurran que le has gustado a una amiga suya y han tenido que abrirle los ojos a la pobre, para que se de cuenta que no hay posibilidades. Y subes un peldañito hacia el cielo. Hay amigos que te susurran que tienes fans en el gimnasio, aunque sabes que no hay nada que rascar porque a la hora que vas el nivel de merendabilidad es similar al de un bocata de calamares y, salvo alguna honrosa excepción (que sabes no es tu fan), el resto no te gusta. Con lo que asciendes otro peldañito. Y hay amigos que te presentan gente a la que caes bien, que te encuentra interesante y con la que se podría tener una conversación intranscendente después de quemar unas cuantas calorías. Con lo que pasas a sentirte como un dios griego en su nube particular.

Claro que siempre vendrá el capullo de turno, a bajarte a la tierra de un golpe con un comentario similar a "bueno, no estás mal para la edad que tienes". Mientras piensas "ya, cuando dejes de ciclarte y llegues a mi edad ya hablaremos...". El mundo está lleno de tontos integrales y siempre me toca el que sale a la calle, que paciencia hay que tener. Eso sí, mi autoestima se mantiene en unos niveles razonables, sobre todo después de ver a algún compañero del instituto. Y no quiero hacer leña del árbol caído...


9 comentarios:

mokko dijo...

Di que si , a pesar del sobrepeso , estas estupendo para tu edad........ ..xdddd .
No , en serio , mas quisieran muchos ...
besukos

Eleuterio dijo...

Sí, que tuve encuentro de ex compañeros de colegio luego de más de 25 años y , salvo un profesor de Educación Física y dos o tres más, muchos estaban arruinados. Eso también levantó mi ego y me hizo saber que mi vida en esta ciudad tranquila también tiene sus beneficios para la piel.

Y en el gimnasio el nivel de merendabilidad aumenta exponencialmente cada día. Y eso que voy en horas de poco tránsito. Y todos quieren hablar conmigo, algo sumamente misterioso porque voy por la vida ensimismado y muchos piensan que estoy enojado.

Shanks dijo...

El secreto es pasar de los negativos! Será envidia de que un hombre interesante como tú esté tan bien!! Y miedo a que cuando deje de ciclarse... Bueno, ya me entiendes!
Un beso, hermoso!

starfighter dijo...

Mokko, sobrepeso, ya ;p

Eleuterio, a mi nadie se me acerca, no se si es por la cara de serio/angry birds que siempre llevo o que. Me encanta lo de "arruinados", te lo robo ^^

starfighter dijo...

Shanks, si ya a estas alturas me da igual, yo quiero a alguien que me caliente las patitas en invierno XDDD

rickisimus2 dijo...

Pues yo creo que estás muy merendable. ;-) Ahora falta que tú te des cuenta de eso.

Lo mejor no es la merendabilidad, sino lo demás. La merendabilidad dura dos telediarios, lo otro no.

starfighter dijo...

Rickisimus, y tanto, que la merendabilidad es flor de un día; pero ya sabes que la comida (casi) siempre entra por los ojos. Y gracias por el piropo ;)

2soles dijo...

Espera que te la subo... la autoestima... guapo guapo y guapo...

starfighter dijo...

Creo que lo que ha subido no se llama autoestima... aunque es un buen indicador ^^