miércoles, 11 de diciembre de 2013

Recarga de batería

Aunque estaba programado desde hacía tiempo, el viaje a Lanzarote de este largo fin de semana pasado ha servido para finiquitar algunas cosillas que J. tenía que hacer en esa isla. Hace dos semanas estuvimos los dos también en Lanzarote pero en plan curro, sobre todo él ya que yo iba para ayudarle en lo que pudiese que, la verdad sea dicho, era bien poco (al menos desde mi punto de vista). La suerte fue que este puente sirvió para terminar ese trabajillo ocupándonos sólo una mañana por lo que el resto del tiempo fue de esparcimiento y ocio continuado.

Y, por supuesto, para quedar con los colegas para picotear algo por el charco de San Ginés. Irnos a un concierto de Los Salvapantallas, un grupo de versiones de canciones que van desde los setenta hasta la actualidad. Plantarnos en la playa de Matagorda al comienzo de la pista del aeropuerto y disfrutar del aterrizaje de los aviones en la tarde. Incluso aprovechar un par de horas el domingo al mediodía para estirarnos en la playa y darnos un chapuzón. Aparte de comer, beber y no parar de aquí para allá. 








Lanzarote, como siempre, hace que me recargue bien las pilas. Tanto que ayer mismo me fui al gimnasio a pesar de llegar un pco tarde del viaje. Ya tengo ganas que llegue el día de Reyes para otra escapadita...