jueves, 23 de enero de 2014

Nominaciones

El viernes pasado se dieron a conocer las nominaciones a los Oscar del 2014. Creo que este año no hay una clara película favorita y probablemente se entreguen bastante repartidos aunque ya se sabe que se tiene por ganadora a aquella que se lleve los premios de mejor director y mejor película. A pesar de que piense que no haya una clara favorita este año, sin duda la lucha va a estar, salvo sorpresa mayúscula, entre La gran estafa americana (American hustle) con diez nominaciones y 12 años de esclavitud (12 years a slave) con nueve, a los cuales se une Gravity con otras diez nominaciones, la mayoría en apartados técnicos.

Sin embargo, al margen de los apartados de actuación, a mí me interesa sobremanera el apartado musical. Porque este año, como casi siempre, hay de todo. Bandas sonoras intimistas, como la de La ladrona de libros, junto con otras que mezclan la espectacularidad con la sobriedad y los sintetizadores (Gravity) y otras más sencillas en apariencia y melódicas como Philomena o Saving Mr Banks para finalizar con una candidata con un claro carácter alternativo como la de Her




La nominación de John Williams por la música que ha compuesto para La ladrona de libros supone el número 49 de su larga carrera, lo que le sigue manteniendo en la persona viva con mayor número de nominaciones (de los cuales se ha llevado cinco Oscars en total). Para mí es una alegría que el Maestro siga en activo y considerado para los premios, me encantaría que se lo llevase pero reconozco que tiene pocas posibilidades frente a otros dos trabajos que, para mi gusto, son los principales candidatos a llevarse la estatuilla. 

El primero es el de Gravity, un gran trabajo del británico Steven Price; en una entrada anterior ya comentaba algunos aspectos de la misma, destacando la coexistencia de partes opresivas con otras más épicas, alternando el uso de sintetizadores con la orquesta y que recuerda a los primeros trabajos de Zimmer. El segundo es el de Philomena, un drama protagonizado por Judi Dench, cuya música ha compuesto el francés Alexander Desplat. Es su sexta nominación (aún no se ha llevado el Oscar) para un trabajo impecable; una música llena de temas sencillos, que no simples, cuasi minimalistas al estilo de Nyman que transmiten tanto el carácter del personaje principal como sus vicisitudes sin llegar al dramatismo. Me gustaría que se lo llevase porque, sin ser una obra espectacular, es un fiel reflejo de la música intimista que tan bien se le da a Desplat.






La solución la conoceremos el próximo 2 de marzo.