jueves, 17 de julio de 2008

De catarros y momentos perfectos

De vacaciones y acatarrado. ¿Hay quien de más? Llevo dos días intentando ir a la playa pero este cuerpo serrano parece que se niegue. Si es que cuando se pone, no hay quien le aguante, ni yo mismo.

El martes me levanté temprano (hasta para mí) para llevar el coche a su revisión anual. Antes la perspectiva de no tener coche hasta el mediodía me dediqué a hacer un par de visitas por la zona baja de la ciudad e ir de tiendas. Tras esperar cuarenta minutos por la guagua (ahora entiendo porqué no las echo de menos), llegué a las tres de la tarde a recoger al coche. Entre la espera, el calor y no haber comido me empezó la migraña así que me eché una siesta y me tomé la pastilla; pero el estómago se molestó un poco y me pasé la tarde como si estuviera en una montaña rusa. Ayer miércoles como estaba resacado de la migraña y algo picado de la garganta, decidimos no bajar a la playa dejándolo para hoy jueves y solo salí a comprar algo al super. Hoy he amanecido con un catarro estupendo y he tenido que fredanolizarme mientras veía Beowulf. Así que la playa creo que tendrá que esperar a la semana que viene porque no es cuestión de ponerse peor teniendo una boda el domingo.

Pero esto no va a ser un post de quejas. estamos de vacaciones y vamos a disfrutar un poco. ¿O no? Así que vamos a poner unos pequeños grandes momentos perfectos de la música en el cine, al menos para mí.

El primero es de una película de Star Trek, la penúltima, y se títula exactamente así "Un momento perfecto". Una ilustración y la música.








El segundo, como no podía ser, es de Star Wars, de "El imperio contraataca", un corte en el que el Halcón Milenario se enfrenta a un Destructor imperial. El maestro Williams en pleno apogeo. Casi nada.





El tercero pertenece a
Cold Mountain. Ya lo había puesto una vez hace meses pero no me resisto a ponerlo de nuevo, así que ahí va. Intimismo a raudales.




No podía faltar una buena película de aventuras así que el cuarto corte es para
Conan el bárbaro. Poledouris en uno de sus grandes momentos.




Por último, el quinto corte es para un compositor español, Javier Navarrete, que me sorprendió con la música que compuso para El laberinto del fauno. Así empieza la película.




Bueno, espero que os guste. Larga y próspera vida.

6 comentarios:

Mac Dubh dijo...

Como sabes tanto de música de cine? me asombras

Nicanica dijo...

Ofrezco dos opciones, una cariñosa y políticamente-correcta y una de abuela malévola.
a) Pobrecito... Descansa y ponte bueno pronto.
b) ¡El Señor te castigó por estar presumiendo de vacaciones en la playa mientras nosotros sudamos desconsoladamente!

star dijo...

Ay Mac, es que soy un friki asqueroso, poresomismo.

Nica, yo también creo en la segunda opción pero me gusta más la primera, ;)

aire dijo...

Cachis, ponte bueno, jo.

Anónimo dijo...

Eso te pasa por dormir con el culo al aire .... ayyyy si es que hay algunos que no aprenden nunca ......
cuidate y + sexo
besukos
mokko

star dijo...

Ay Mokko, si al menos fuera de eso...