lunes, 25 de enero de 2010

¿Ya es lunes?

Mis fines de semana se están convirtiendo en algo ¿cómo decirlo? como un episodio de Anatomía de Grey, algo anodino, rutinario, sin chispa. Que vamos, tampoco quiere decir que me aburra soberanamente (ojalá) pero es que se me van los dos días y tengo la sensación de no haber hecho nada interesante.

Y es que ir con dos amigas un sábado por la mañana a comprar los regalos a otra amiga que cumple años esta semana se sale de la rutina, sí, pero no es lo más apasionante del mundo el ir de tiendas. Y encima de chicas porque si fuesen de tíos, al menos podría curiosear, pero en las de chicas es como entrar, desconectar la neurona y empezar a divagar a qué huelen las nubes, uh uh. Porque ya me dirán que interés tengo yo en las tiendas de Freshca, Papaya o Cara. Menos mal que en una de estas fuimos al Mari Mar porque la susodicha había pedido un disco y me sentí como una persona humana, en casa y con cierto control de la situación.

Encima a lo largo de la semana se me había olvidado que había quedado ese sábado por la tarde a jugar con otros colegas al Arkham Horror. Que genial, porque acabamos la partida y ganando pero no sé para qué coño hago un poco de dieta si luego llegan estas tardes y, entre papas fritas, roscas (aka palomitas de maíz), galletitas y/o bollería variada y la posterior cena, se va todo al cuerno. Que así uno no puede mantener el tipo, hombreya. Pienso que es una conspiración judeomasónica de estos colegas para que mi cuerpo serrano se perfeccione para el verano.

El domingo pude recuperarme y descansar. Dormir, ver series, alguna peli, preparar algunas cosas en el estudio para esta semana y poco más, que el día tiene veinticuatro horas y no sé en qué se me van, de verdad. Cuando me doy cuenta son las seis y pico de la tarde, voy a recoger a T., nos tomamos algo mientras hablamos de nuestras cosas y vuelta para casa. Si es que más rutina imposible. Voy a poner a la neurona en funcionamiento a ver si se le ocurre algo para el finde que viene...


5 comentarios:

Sota dijo...

Si el domingo en lugar de perrear hubieses hecho algo, pues ahora no te tendrías que preocupar de los excesos del sábado por la tarde...

Si ej que...

starfighter dijo...

Sota, un poco de caridad ¿cristiana?, hombre, que uno necesita descansar :p

Don Otto Más dijo...

Yo el finde lo tengo de un color superbonito porque voy a ver a #L... y luego, el resto de la semana se vuelve feo, gris y ajkeroso, pero bueno... supongo que tenemos que darle color al grey, no?
Besitooooooos!

Nyc dijo...

Yo termino tan agotado de la semana, que mi finde ideal es el que tu describes, y rascarme la barriga a dos manos. Y no me da ningún cargo de conciencia. Es que soy así de simple, jejeje

starfighter dijo...

Otto, hay que darle color a todo, claro que sí XD

Nyc, no, si cargo de conciencia lo justito, solo que 48 horas no dan para más ;)