viernes, 21 de enero de 2011

Calentito

Ayer fue de esos días en los que debería haberme quedado en la cama durmiendo y dejar que pasara y llegar al viernes. Claro que esta estrategia de avestruz no habría servido de nada y habría pasado lo que tenía que pasar.

Cuando me fui del trabajo estaba caliente como un chuchango, como decimos por aquí. Caliente y enfadado. Además de que ya me levanté mosqueado por temas personales, a última hora se me juntaron dos situaciones que elevaron mi tensión, y no precisamente la sexual que ya me hubiese gustado. Una es relativa al concurso de méritos, y es que la comisión se ha pasado por el forro de los c...nes mi reclamación (como, dicho sea todo, me esperaba) y me ha tocado la plaza en Coruscant. La buena noticia, y es lo que me ha tranquilizado bastante desde antes de Navidad, es que ya sabía que no me iría porque el nuevo jefe reclamaría a la persona que la ocupara porque el servicio está aquí. No obstante, me estoy pensando en seguir con la reclamación y llegar a juicio si hace falta, no tanto porque no me guste el nuevo destino sino por lo que pueda ocurrir en el futuro.

Y, casi al mismo tiempo que me enteraba de lo anterior, tuve discusión (en el sentido más propio de debatir e intentar convencer) con mi jefa a cuenta de mis depósitos (bancarios no, los de mis papeles). Que me los quieren traer y poner donde les salga de los c...nes porque otra parte de esta nuestra comunidad quiere esos espacios y está presionando lo que no está escrito. Hoy le he contado mis cuitas a mi jefe del cuerpo al que pertenecemos y está de acuerdo conmigo por lo que ya tengo decidido que, como el otro problema, me lo pienso tomar con calma. Tanta que no pienso hacer nada, salvo un escrito en el que no asumo la responsabilidad de lo que pase porque no tiene mi visto bueno. Total, para los días que me quedan aquí. Y den gracias que no tenía a mano un AK-47...

Ayer por la tarde me fui a coger el aire y callejear un poco para pensar, relajarme y tomar decisiones. Al levantarme esta mañana me he tenido que tomar la pastilla para la migraña porque ya la tenía casi encima, y hasta mucho ha tardado en aparecer. Ahora si me perdonan me voy a seguir haciendo ejercicio con mis archivadores, que no se diga que el Estado no se preocupa por el bienestar físico de sus trabajadores.

Hoy más que nunca hay que levantarse el ánimo.


4 comentarios:

Sufur dijo...

Paz, relax, buenos alimentos... medita mucho y procura no Caer En El Lado Oscuro, que es algo que sienta fatal.

¡Un abrazo!

starfighter dijo...

Sufur, al final, como diría esa gran futuróloga, todo se reduce a contró, contró, contró. Otro abrazo ;)

#JXMB dijo...

te me vas a tenerife al final? :(

osea what? porke :(

starfighter dijo...

No, en principio no me voy, aunque nunca se sabe. No te preocupes que seguiré dando la lata por aquí ;)