jueves, 10 de marzo de 2011

Uniones gripales

Siempre había creído que cuando te casas y en la ceremonia van y dicen eso de "... en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad..." y tal, pues que eran frases hechas. Y no, qué equivocado estaba. Porque si uno se enferma, ahí va el otro detrás igual, para que sepa cuánto de mal lo ha pasado el primero.

Cuando la semana pasada T. cogió la gripe de manera bestial, mi sentido común dudaba entre recluirlo directamente en el dormitorio y pasarle la comida por un ventanuco o emigrar a casa de alguien para evitar cualquier posible contagio. Pero en seguida se impuso mi conciencia de marido sufriente apoyado por esa pequeña enfermera Nightingale que todos llevamos dentro. Y, vamos, que me pegó la gripe, no tan fuerte como él la cogió pero sí que bien pegada. Entre la tos tuberculosa, que parecía que iba a echar los pulmones, y el agua que salía de mi nariz desde el lunes he pasado un puente de carnaval estupendisisimo (vale, ya quito el Modo irónico). Ayer miércoles tuve que ir al médico visto que no había manera de que la tos se me quitase. Casi parece que el video que puse el sábado pasado era premonitorio.

Lo peor ha sido eso, que no he podido disfrutar del puente. Ni salir ni carnavales ni nada de nada. Ni tan siquiera viendo mis series o películas porque entre el catarrazo y el dolor de cabeza por culpa de la tos ni ganas de ver nada, aunque algo sí que cayó., si no menudo aburrimiento Y, por supuesto, aún menos de leer. Vamos, la alegría de la huerta. Y sí, por fin ya estoy mucho, mucho mejor.


2 comentarios:

2soles dijo...

Pero has hecho cura de sueño... y el tumbing te habrá sentado bien... y lo mejor, te has quitado un tiempo del trabajo.- Si no es tan malo... ¿no?

starfighter dijo...

2soles, cura de sueño sí, y tanto que me he acostumbrado en dos días. Pero prefiero ir a currar que estar así, de verdad.