miércoles, 13 de febrero de 2008

De decadencias físicas

Hoy ha sido un día doloroso. Me he dado cuenta que la "crísis de los cuarenta" puede estar más cerca de lo que pensaba. Bueno, lo de la crisis viene porque mi pareja, que los cumplió hace unos meses, pasó un 2007 algo fastidiado físicamente, entre una contractura en la espalda que se prolongó y problemas en el estómago. Así que siempre le decía con sorna que era la edad, que llegar a los cuarenta pasaba factura, ventajas de tener casi tres años menos.
Y todo esto viene porque esta mañana fui a coger una cosa, nada de esfuerzo no creais, y me dio un tirón en la espalda. Uno que se pone en plan bruto y se pone un poco de crema. Pero cuando fui a la farmacia (por otra cuestión) me agaché y el dolor ya fue impactante, tanto que me dolía solo de respirar con cierta fuerza. Y yo, que soy un pastillero automedicado, pues me enchufé un relajante muscular y llamé al quiromasajista que atendió a mi nene el año pasado para pedir hora. Y he estado media tarde en el trabajo pensando: "Dios, no quiero ni pensar como será esto cuando llegue a los sesenta".
Lo peor es que el quiromasajista me ha dado hora para mañana por la noche, cuando moi salga del curro. Así que pasaré un San Valentín con un desconocido, al menos para mí. Y cuando se lo cuento a mi nene, me suelta: Total, si no vamos a ir a ningún lado ¿o si?. ¡Que poco romanticismo! jejeje. Bueeeno, es romántico cuando hay que serlo y como es, por norma, anticostumbres comerciales pues no le gusta celebrarlo. Pero mira como se alegra cuando le llevo un ramo de flores ese día. Si es que todos los maridos son iguales. Creo que esta noche me dolerá la cabeza.

Y esta música es para relajarse un poco antes de lo que surja mañana.


Sed muy felices, across the universe

3 comentarios:

potro dijo...

jajaja coño la edad no perdona! y porque no cambias la cita con el quiromasajista, reservas mesa en un restaurante guapo y le das una sorpresa? ;)

besos!

Nepomuk dijo...

Cuando llegues a los sesenta ya no tendrás espalda. Sólo una excusa perfecta para no cargar con bolsas de la compra, para no sacar a pasear al perro, para no moverte de la postura del misionero...

(siempre he tenido curiosidad por saber qué flores se le pueden regalar a un hombre sin que te mire con cara de paisaje)

starfighter dijo...

Yo siempre le regalo rosas rojas a mi nene y le encantan. Claro que juego con ventaja, porque a él le encantan las flores y las plantas (y le encanta aún más que se las regalen).
Besos para tod@s