miércoles, 9 de diciembre de 2009

Miradas al futuro

Podría decir que estos cuatro días no he hecho nada de nada pero la verdad es que cuatro días de silloning con manta, un disco duro repleto y comida para ni siquiera moverse puede ser un pelín excesivo, incluso para mí. Salvo que estés en modo hibernación o enfermo, lo cual entonces está plenamente justificado. Así que he aprovechado para hacer algunas cosillas como hacer la compra y llenar la nevera el sábado, comprar un regalo de cumpleaños que tenemos este fin de semana, ir al gimnasio el lunes y martes para quemar calorías en vista de lo que se avecina, preparar el material para escribir una cosa que tengo en mente y algo más, eso sí, todo sin agobios y relajadamente. Y, por supuesto, para ver series y pelis.

Como el domingo tuvimos paseo campestre y todo el día pingoteando por ahí, el lunes me lo tomé con filosofía y me dediqué a una sesión doble metropolitana. Primero me zampé Metrópolis, la muda, sí, la de Fritz Lang, una obra maestra. Es una película que siempre me ha fascinado, por su visión futurista, por su estética, el diseño (incluídos los letreros explicativos), por su mezcla entre el futuro y el pasado. De hecho, tengo un poster de la película en el estudio.


Son dos horas de auténtico disfrute y que se te pasan en un suspiro. Tengo la suerte de tener un ejemplar en dvd de la restauración que hicieron hace unos pocos años que completaban las escenas perdidas con bocetos, dibujos y carteles explicando la escena perdida así como con la música de la premiere de 1927. Claro que ahora supongo que harán una versión más amplia, después de que encontrasen el año pasado una copia íntegra en Argentina. No voy a contar nada del argumento por si alguien no la ha visto pero únicamente reseñar que es una mirada crítica a la lucha de clases, la opresión del poder, la alienación de los obreros y a un mundo totalmente mecanizado combinado con aires mesiánicos de liberación. La película empieza de una manera impresionante para ir cayendo en un final más bien convencional, lo cual no desmerece para nada el conjunto. Quien quiera saber más, pues aquí y aquí.

Una de las escenas más famosas es la creación del robot, que suplantará a la protagonista.



A principios de los ochenta, el productor Giorgio Moroder lanzó una versión coloreada (arrrghhh) con efectos sonoros (más aarrrghhhh) y música moderna en la que aparecían gente conocida como Queen, Pat Benatar, Jon Anderson o Bonnie Tyler.



Después de un descanso para recuperar fuerzas y, sobre todo, para llenar el estómago me lancé de lleno a ver otra Metrópolis: la de Rintaro, aunque está basada en el cómic de Osamu Tezuka.

Como todas, está inspirada en la película de Fritz Lang. Una megalópolis en la que se acaba de construir una enorme torre, el Ziggurat (que remite a la torre de Babel y que aparece igualmente en la película de 1927), donde se concentra el saber humano. También cuenta con un científico loco que crea un robot, que no tiene conciencia de serlo, y un personaje todopoderoso que aparentemente controla la ciudad. Sin embargo, si en la de 1927 nos encontramos con la lucha de clases entre los obreros y los ricos, aquí se desarrolla un conflicto entre los humanos y los robots, que han sustituido a aquellos en diferentes trabajos pero que no tienen ningún tipo de derecho y son eliminados a las primeras de cambio. A ello se añade la búsqueda de identidad de la robot protagonista que se considera humana al contar con sentimientos frente a lo que algunos esperan de ella y actúe como un robot.

Cuenta con una estética bastante curiosa, pues combina la aparición de unos efectos generados por ordenador para el diseño de la ciudad y algunas escenas como la celebración del comienzo con el estilo de los años treinta y cuarenta, tanto en algunos aspectos de la animación como en el vestuario de los personajes, por mencionar un caso. Además, la banda sonora que se plantea en buena parte con bases de jazz no hace sino aumentar esa sensación de pasado, que contrasta con la imagen futurista. Altamente recomendable.




13 comentarios:

Nyc dijo...

¿Sólo 2 pelis en un puente? ¿Te pasa algo? jejeje.

starfighter dijo...

Nyc, nonono, que fueron más pero tampoco era plan de abusar ¿no?, jajaja.

Don Otto Más dijo...

Es increíble darse cuenta de que en los años 20 no se hacía cine, se hacía, simplemente, arte... El ladrón de Bagdag es otra joya del cine mudo pero, sin duda, me atrevería a defender que Metrópolis es la mejor película del XX, EA!

starfighter dijo...

Otto, cuando muchos creen que están inventando la pólvora resulta que ya se había hecho. Hay películas de los años 20 y antes que son increíbles. Hay que reivindicarlas ;)

Anónimo dijo...

Me encanta esa película , que buen gusto tengo con los amigos oyes........
mokko

Sota dijo...

Perdona, María (que no "el robot", ya te vale) no "acaba substituyendo" a la protagonista de Metropolis. María ES la protagonista de Metropolis.

starfighter dijo...

Mokko, siempre he alabado tu buen gusto XD

Sota, la María clónica se hace pasar por la auténtica hasta que es descubierta. Y que es la protagonista, de eso no hay ninguna duda.

rickisimus2 dijo...

Metrópolis es una de las maravillas del arte y Fritz Lang tanto en Alemania como en Estados Unidos un verdadero genio.

Gracias a Dios pillé la época en que las televisiones ponían películas en blanco y negro y he visto casi todas las películas de Fritz Lang.

Por cierto, que el sábado pasado fue el 119 aniversario de su nacimiento, así que buena conmemoración.

rickisimus2 dijo...

Una historia que siempre me gustó es que a menudo llevaba un parche en un ojo, aunque no era tuerto. De vez en cuando lo cambiaba de ojo. Justificaba el uso del parche para ver como las cámaras de cine.

rickisimus2 dijo...

Hay Star esta entrada Fritzlangiana ha provocado mis deseo de hablar de élllllll.

Es que disfruté como el que más con sus películas cuando era un preadolescente.

"Furia", que es una de las obras más fascinantes, las de cine negro, "La mujer del cuadro", "Encubridora", "Los sobornados" que es una de las películas más violentas que he visto en mi vida.

Creo que se merece una serie de entradas... ejem, ejem. (Sugerencia)

starfighter dijo...

Rickisimus, ya veo que te encanta Lang, jajaja. Encubridora con la Dietrich es genial. Ya veremos que hacemos con este hombre ;)

Sufur dijo...

Como diría un amigo mío: "¡cinéfalo!" :-)

rickisimus2 dijo...

Por favor, por favor, por faor. Que ese "Hay" que escribía en un comentario es un "AY". ¡En qué estaría yo pensando!