viernes, 17 de diciembre de 2010

Desayuno con Mr. Edwards

Tenía pensado otro post pero cuando te enteras que ha muerto Blake Edwards es inevitable hablar de él. Y si no sabes quien es este señor, entonces es que no has visto nada pero nada de cine.


Aunque ha sido productor, guionista y actor ocasional en sus primeros años, para mí siempre será el director de las comedias más locas de los sesenta, empezando con la saga de la Pantera Rosa (que llegó hasta los setenta), continuando con La carrera del siglo y acabando con El guateque, con un Peter Sellers genial.


El comienzo de El guateque ya avisa por donde van los tiros.


O el que dirigió a una magnífica Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes.




O el que realizó Victor o Victoria, una comedia musical espléndida sobre la ambiguedad sexual con mafiosos y cabaret ambientada en los años veinte.





Y si te piensas que sólo realizó comedias (que fueron la mayoría de sus obras pero no las únicas) entonces es que no has visto Días de vino y rosas. Encima se casó con Julie Andrews a la que dirigió en numerosas ocasiones.


En fin, que llevamos una racha en este fin de año...

6 comentarios:

Shanks dijo...

Eso es cierto, que parece que se mueren todos de golpe!!!
Victor o Victoria es una de mis pelis favoritas de todos los tiempos...Hace años la pasaban cada año por la tele y nunca me la perdía, hasta que de repente, pararon de ponerla (marditos!!!)
Besos!!

starfighter dijo...

Shanks, es que los pobres ya van teniendo una edad, pero sí, es una putada. Si quiero ver Victor o Victoria recurro al dvd porque con los anuncios me enervo. Besucos ;)

Sufur dijo...

¡Pues si, menuda racha! Ay, lo que disfruté yo con la carrera del siglo...

starfighter dijo...

Sufur, sobre todo con la pelea de tartas del final, no apta para diabéticos XD

Víctor Pérez dijo...

Recuerdo El guateque como la apelícula que más me ha hecho reír la primera vez que la vi. Apenas tendría ocho o nueve años, pero nunca se me olvidará esa sensación de felicidad. Más adelante la he visto unas cuantas veces y, aunque me sé los gags de memoria, reconozco que solo el grandisimo talento de Edwards y Sellers puede hacer que la comedia funcione siempre. Otra que no me pierdo es Victor o Victoria, a la que casualmente le dediqué mi entrada la semana pasada. Wilder es Dios y Edwards es su profeta.

starfighter dijo...

Victor, lo tuyo fue casi premonición. Las películas de Edwards son divertidas hasta decir basta, y lamentablemente aunque suene a manido ya no se hacen películas así.