miércoles, 13 de julio de 2011

Argumentos (X)

Aragón, pre-Reyes Católicos. Un conde vigila la ventana de su amada mientras un capitán le cuenta a los soldados la historia de ese noble; una hechicera embrujó a su hermano haciéndole débil y enfermizo por lo que fue llevada a la hoguera. Ya saben que en esta época no se andaban con remilgos y por una caídita de ojos en el lugar equivocado podías acabar más churruscado que Julio Iglesias. Antes de morir, la bruja, que tampoco se corta un pelo, pide a su hija que la vengue y ésta rapta al hermano del conde. En la hoguera de la bruja aparecen los huesos de un niño pero el padre no se cree que haya muerto y le pide a su hijo, el conde actual, que encuentre a su hermano. Mientras tanto, averiguamos que la amada del conde pasa de él, porque está enamorada de un misterioso cantante (sí, queridos míos, ya en esta época tenían sus fanes) y cuando está en un jardín confunde a su amado, los cuales se retan entre ellos por la chica de la ópera.

Cambiamos de escena. Ahora estamos en el campo, rodeado de gente errante que tiene mala fama (es que si digo gitanos ya sabéis de qué ópera hablo, si no lo han adivinado ya). La hija de la bruja está con su hijo que no es otro que el cantante; sí, todos tenemos un pasado y una familia que ocultar y aquí no vamos a ser menos. En un momento de debilidad, ella confiesa así como entre dientes que, en un momento de locura, cuando intentó quemar al hijo del conde como venganza tiró a su propio hijo a las llamas. Tachánnnnn, momento drama drama. Y el cantante entiende para sí que es el hijo del conde y por eso no pudo matar en el duelo a su rival, el conde actual. En estas que viene un mensajero (siempre aparecen en el momento más oportuno, leñe) y le dice que su amada ha decidido meterse en un convento a bordar y hacer repostería porque piensa que está muerto, así que sale en su busca, a pesar de los ruegos de su madre postiza y falsa. El conde también acude al convento con sus soldados a raptar a la chica, a pesar de que ella pasa de él, pero aparece el cantante con la tuna y se la quita delante de sus ojos.

¿Qué? ¿Aún siguen la línea del argumento? Pues no les queda nada. La bruja ha sido detenida por vender bolsos de Gucci falsos por el campamento del conde; encima el capitán del principio de la ópera, el que cuenta la historia, la reconoce como la malvada que secuestró al hermano del conde. Y para rematar, la tonta va y confiesa que es la madre del cantante, vamos, que ha conseguido todas las papeletas para que el conde la ponga a buen recaudo y le deje bien hechita a la barbacue. En el castillo asediado el cantante y la chica retozan y se aman, preparando el bodorrio para traer churumbeles al mundo; pero viene un compañero del cantante y le informa que han capturado su madre, y pese a que ella hace todo lo posible para que no vaya (se ve que no se llevaba bien con la suegra, como siempre) él se larga para ir a rescatarla y es que ella nunca podrá competir con los guisos de la mamma.

Obviamente, el cantante es capturado por el conde pero la chica acude en su ayuda y le implora que le deje libre a cambio de ser suya (que es lo que el conde quiere, su cuerpo). Pero la muy taimada se toma un veneno porque eso de tener sexo con otro que no sea su amante como que no, hay gente pa'tó. El cantante y su madre está en una celda cuando llega la chica para decirle que se largue, que ha encontrado un partido mejor (ya sabemos que es mentira); él dice que nones y ella muere por el veneno. El conde entra y, al ver que le han puesto los cuernos por enésima vez, se coge un mosqueo y manda que ejecuten al cantante. Cuando eso sucede, la bruja, nunca mejor dicho, le confiesa que ha matado a su hermano. Vendetta cumplida, muahahahaha.

Este argumento tan enrevesado es el de Il trovatore, ópera cuya música compuso Verdi y que, junto con Rigoletto y La traviatta, se considera el paso definitivo en la consagración del compositor.


Desde que se estrenó tuvo un gran éxito y ha sido representada en multitud de ocasiones. Aunque parece enrevesada y liosa, y lo es aunque menos que otras, si se escucha completa (y si es posible en directo, mejor) el argumento va desfilando sin ningún problema. Los personajes y sus intereses están perfectamente definidos, y aunque uno pueda sentir afinidad con el protagonista, Manrico el trovador, no me resisto a sentir algo por el Conde de Luna, el supuesto villano de la función, y que, en realidad, se halla sobrepasado por las circunstancias: el juramento hecho a su padre de encontrar a su hermano, la búsqueda infructuosa de éste, que su rival en la batalla también lo sea en el amor, y que dicho amor no sea correspondido. En todo caso, si hay algún villano en esta ópera sería Azucena, la zíngara, que por cumplir la venganza prometida a su madre quemada en la hoguera, deja morir a su "hijo" adoptivo al que ha criado todos esos años.

Il trovatore tiene muchos números conocidos, desde el mismo comienzo hasta el más popular de todos, el coro de los gitanos. Además, necesita un reparto completito (bajo, barítono, tenor, soprano y mezzo) que tienen algunos pasajes complicados; y es que Verdi no se andaba con chiquitas. Y si has llegado hasta aquí es justo que te ponga algunos de estos pasajes.

La obertura y el comienzo, cuando Ferrando cuenta la historia del conde.




El final del primer acto, donde el trío protagonista se encuentra de manera algo violenta.




El aria de Azucena en el que plasma sus ansias de venganza. Previamente el archiconocido coro de gitanos.




Después del aria de Leonora, el Miserere es una escena entre el coro, ella y Manrico que está fuera de escena. Impresionante.




Totalmente recomendable y que debe verse o, al menos, escucharse. De todas maneras, yo cada vez que veo u oigo algo de Il trovatore se me va la memoria a Una noche en la ópera, (la misma del camarote, la parte contratante, y la de "y dos huevos duros") y cómo los hermanos Marx hacían la puñeta a Roberto Lasparri (no me dejan insertar el vídeo así que dejo el enlace) para ayudar a dos enamorados cantantes de ópera. Y es que con ellos cualquier ópera es de lo más impredecible.



9 comentarios:

raul dijo...

y luego dice que no le leemos... joder que texto más largo a ver... uummmm ummmmm ummmm ummmmm y es de lo más imprescindible. Ves? Todo leídito de pe a pa. Te ha quedado muy bien este post sobre... uy se acaba el espacio de esto!!!

starfighter dijo...

Que esto no es twitter así que escribe toooooooodo lo que quieras. Además, seguro que en vez de leer te has visto la peli.

Shanks dijo...

Me encanta cómo explicas las óperas!! Intentaré escucharla en casa en cuanto pueda!!
:)

starfighter dijo...

Eso es porque no has leído a Mocho, él sí que las cuenta entretenidas, jajaja. Y gracias ;)

raul dijo...

El comentario de la Shanks es el típico que escribe alguien que no ha leído el post y no como yo que puedo decir que tal como has tratado el tema de... oye tienes que hacer algo con el espacio de los comentarios pero ya, eh... cachis

starfighter dijo...

Te estoy viendo con la Patiño de comentarista en DEC. Peor, con Chelo en Sálvame ;p

Shanks dijo...

Qué cizañero nos ha salido el ñu, no?? Jajajajaja

starfighter dijo...

Es que vivir en la sabana debe ser un muermo, jajajaja.

Eleuterio dijo...

Ôpera que me gusta de a ratos: detesto el coro de los gitanos hasta la abyecciòn pero me encanta el Miserere y todas las intervenciones de Azucena, no soporto la primer aria de la soprano pero me gusta la segunda, etc.

El argumento es demencial.