martes, 5 de noviembre de 2013

Octubre cursillista

He sobrevivido al mes de octubre. Dicho así para muchos puede parecer una exageración pero si no fuese por lo perdurable que sería casi que me lo podría tatuar en en el brazo, en plan "Amor de madre". Eso y por lo que costaría hacérmelo porque mi economía está bastante maltrecha, vamos, que podría decirse que soy una Grecia desbocada y sin control alemán. 

Volviendo al principio, terminó el mes de octubre y con él se acabó buena parte de mi sufrimiento. Un pequeño ejercicio de memoria: a mis clases de inglés se añadieron dos cursos online, uno de los cuales fue un poco coñazo por los problemas que daba a la hora de conectarse con las aplicaciones de la empresa que me paga. Además, en el curro junto a las tareas habituales estaba otro curso más que impartía a compañeros que trabajan en la otra isla, lo que suponía estar colgado del correo electrónico y el teléfono constantemente. Y durante la primera quincena echar una mano a J. con unas tareas que le encomendaron para lo cual tenía un tiempo límite. Por no hablar de ir preparando oootro cursito que, en principio, debo dar a partir de la semana que viene y del que aún no tengo la confirmación de hacerlo. Cualquiera que lea esto así por encima podría pensarse que me estaba sacando el Master en Cursera Mayor del Reino por CCC porque ha sido un mes de cursitis absoluta.

Menos mal que me quedaban los fines de semana para descansar y hacer el ganso viendo películas de terror, hacer una pequeña escapada a Lanzarote para celebrar cumpleaños varios, comer y beber en megaasaderos-cumpleaños familiares así como los habituales saltos de ida y venida a Tenerife. En este último aproveché para realizar una visita a una neuróloga que me habían recomendado para el tema de mis migrañas. Últimamente se han puesto bastante pesadas y quería una nueva opinión sobre el tema, aunque, en parte, ya se lo que me va a decir. Me gustó mucho porque me hizo una batería de preguntas que ni la Agencia Tributaria, luego me enchufaron para un electro y me mandó un tratamiento preventivo aparte de una resonancia que espero hacer a lo largo de este mes. Y vuelta a verla dentro de mes y medio aproximadamente. Espero que funcione porque uno pensaba que con la edad iba a mejorar este tema y resulta que nones, que mi cabeza se niega a darme ese respiro. A veces desearía estar en el año 3000 y acabar de una vez en el Museo de Cabezas...