lunes, 19 de mayo de 2008

De despedidas

Su hora preferida era la de comer; como decimos aquí, era un autentico bochúo. Era un viejo gruñón, que pasaba de tí y de cualquiera excepto si tenías comida. Pero últimamente ya no era el mismo. No tenía la misma energía de antaño, las patas traseras le flaqueaban, se quedaba con la mirada ausente, le costaba respirar y dormía cada vez más. Hace un par de semanas, mi pareja me dijo que estaba pensando en darle una muerte digna, que le daba pena verle así, que no quería que sufriera, y yo dejé la decisión en sus manos pues venía de su familia.

Hoy nos hemos despedido de él. Se ha ido durmiendo, como me gustaría irme a mí. Y pienso que ahora estará feliz, con la madre de mi pareja (su anterior dueña), ladrando a otros perros, comiendo hasta hartarse y esperando por nosotros. Pero yo sigo aquí con los ojos cuajados, como esta mañana, y pensando que lo volveré a ver cuando llegue a casa, que asomará su hocico en la puerta de mi estudio. Y con una tristeza encima como hace tiempo no tenía.






Hasta que nos veamos de nuevo, viejuco.

8 comentarios:

Will dijo...

Este verano, se me murio a mi mi perrillo.

Nunca olvidare esa sensación, a mi se murió en los brazos.


Lo siento mucho, mucho, mucho

Un abrazo muy grande

Alina dijo...

Aunque sea con retraso. Lo siento mucho. Una de las pocas veces que he visto llorar a mi padre fué cuando murio nuestro perro, Canelo. En realidad lloramos toda la familia, ya que el pertenecia a ella.

star dijo...

Gracias, will y alina ;)

Anónimo dijo...

Lo siento mucho , siempre son uno mas en la familia .
besukos
mokko

Nepomuk dijo...

Sé como te sientes. Y lo siento mucho, muchísimo. De verdad :(

Por ahí hay algún perro que será feliz en tu casa. A por él.

potro dijo...

perdon por el retraso... que penita de post :(

pero bueno, por lo menos tuvo una vida feliz, hay otros perros que no pueden decir lo mismo.

animo y besos!

Cattz dijo...

Yo no quiero ni imaginarlo, aunque lo importante es que vivió querido y cuidado. Lo siento :***

Mac Dubh dijo...

Yo he perdido muchos a lo largo de mi vida, de accidente, o de vejez y siempre he llorado con cada uno. Hacía días que no entraba, lo lamento muchísimo.