sábado, 24 de mayo de 2008

De festivales eurovisivos

Pues sí, al final fui a ver la última entrega de las aventuras de Indiana Jones. No voy a hacer una crítica cinematográfica de ella pero si diré que me gustó, me entretuvo durante las dos horas que duró, me lo pasé bien. ¿Que hay algunas cosas que pueden chirriar? Bueno, puede ser, pero si te crees ciertas cosas de las otras películas no veo porque no te las crees aquí. Hay pequeños guiños para los que han visto las anteriores, un humor más descarado que en las anteriores y muchas aventuras. Tal y como está el panorama hoy en día, con eso me basta.

Cambiando de tercio, desde ayer estoy de chacha recogiendo la casa y limpiando aquí y allá. Y es que hoy tengo reunión de amigos en casa para ver el festival musical por antonomasia. Sí señores, Eurovisión. En realidad, es más una excusa para vernos, comer algo y reirnos un poco con las actuaciones y las votaciones posteriores. Reconozco que mi afición, por decir algo, al festival no ha sido constante. En los setenta y principios de los ochenta, sí que solía verlo más que nada porque coincidía con las visitas a casa de mis abuelos. Después en los noventa dejé de seguirlo, así que hay muchos años que para mí como si no existieran. Y en los últimos años he vuelto a retomarlo, más que nada porque quedamos estos amigos en casa de alguien, nos empachamos a comer y nos pasamos un ratillo agradable. Este año me ha tocado a mí. Lo mejor ha sido organizar las cosillas porque he pensado en hacer una votación paralela entre nosotros, con premio incluído (algo que he comprado en un Todo a 1 euro, así que ya podeis imaginar la calidad).

Ya se que Eurovisión ha decaído un poco, que no es lo mismo que antes cuando cada país cantaba en su propio idioma, pero es que nos ha dejado unas actuaciones impagables. ¿Que sentiríais si con ocho años te pones a ver el festival y de repente sale esto?



Pues eso: adicción. Para que luego digan que los frikis han llegado este año. Me río yo del Chikilicuatre. ¡¡Arriba Dschinguis Khan!!

Larga y próspera vida.

7 comentarios:

aire dijo...

Aaaaaagr!!!!

Joer, yo tendría 7 años, y por ver este vídeo ya tendré todo el día la puñetera "traducción¿?" que hicieron. Porque sí, todos cantaban en su idioma, pero después siempre hacían una adaptación horrible en castellano con la que martillearnos por la radio.

"Sin, sin, sin amor, me siento libre pero algo me falta porque sin, sin, sin amor..."

Si es que en aquellos tiempos no hacía falta saber idiomas para traducir.

rickisimus2 dijo...

¡Genial!

raul dijo...

Tremendo!!!! Es como ver a Flash Gordon con Village People

Mac Dubh dijo...

Gengis Khan versión cabaret? yo tenía 10 años y ni sabía que existía eurovision

QuijoteExiliado dijo...

Lo de hacer fiestas en casa para ver Eurovisión es un clásico homosexual y deberían convertirlo en el Día del Orgullo 2!!

Pero viendo lo q está pasando ahora con los países del Este no sé yo si tendremos Festival para muchos años

star dijo...

Raúl, la verdad es que el tio tiene una pinta de Ming que tira pa'tras.

Mac, no sabes lo que te perdiste. Los setenta y ochenta fueron los mejores en Eurovision.

Quijote, es una especie de orgullo adelantado y me da que más de un país se va a coger un mosqueo después de ver lo de este año.

Cattz dijo...

Jo, pues en mi casa hicimos fiesta por Eurovisión y éramos todos heteros menos 1 que aún es un macho indefinido que nos tiene confundidos a todos. Pero es un encanto.

SPOILER DE INDY:
Con el tema del desbloqueo de los papeles británicos sobre los ovnis está en temita super de moda, ¿no?