viernes, 7 de marzo de 2008

De política

Hoy tenía pensado un post de política, bueno, de política política, no, que ya sabeis que ese tema está vetado en este blog. Bueno, vetado tampoco, solo que no se me apetece; ya tenemos política en el día a día para hablar de ella también aquí. En realidad, iba a pedir el voto. No para nadie en particular, sencillamente pedir para que ejercieramos el derecho que tenemos, ese que tanto costó, algo que muchos no saben (porque no lo vivieron y lo desconocen) y otros porque no lo quieren recordar. No es que yo lo viviese pero si recuerdo ciertas cosas de esos años y posteriores. Todavía me acuerdo de las primeras elecciones (si, soy tan mayor, que pasa) porque en aquella época solían hacerse entre semana y nos daban los días libres en los colegios, y en la televisión te ponían películas infantiles, dibujos animados, vamos que era un día de fiesta. Y pienso que hay que retomar esa concepción de día de fiesta, es un día para celebrar, un día para participar, porque elegimos a los que nos van a dirigir, para bien o para mal.

Y como siempre, el genial Forges retrata la votación de los políticos de manera inigualable.

Y me niego a hablar de esos cabrones que nos han amargado la fiesta. Lo siento, pero no voy a dejar que dicten de lo que debo o no debo hablar en mi blog, y menos una gente (por llamarla de alguna manera) que sólo sabe hablar con la violencia en vez de las palabras. Espero que algún día se callen para siempre. Únicamente lo siento por Isaías y su familia.

"La violencia es el último recurso del incompetente". Isaac Asimov, Fundación.

5 comentarios:

dijo...

Yo recuerdo las primeras que voté, por la OTAN, bueno voté en contra. Ya ves. Y la ilusión me ha acompañado siempre. Es mi recurso de ciudadana y como tal lo ejerzo, en ambas modalidades: como derecho y como deber.
Suscribo pues tu post. Por supuesto.

starfighter dijo...

Es que de eso se trata: de ejercerlo como derecho y como deber. Bienvenida por estos universos ;)

starfighter dijo...

Complemento del anterior: mis primeras elecciones fueron en el 89 y, que nerrrrvios, parecía que estaba decidiendo el destino del país, jejeje.

gazzpatxo dijo...

Piden la abstención, se benefician de la abstención.

Los ciudadanos de la calle sólo podemos contestar a los que buscan que nos quedemos en casa con una gran movilización, con millones de votos.

Para despreciarlos aún más, para que no se beneficien de la abstención, contra ellos, de una vez,

besos

Sota dijo...

Pues eso, lo que dices.