miércoles, 1 de octubre de 2008

De cambios vitales

Llevo dos días sin parar y sin vivir en mí, como dijo esa doctora de la Iglesia. En este tiempo mi vida profesional, y por extensión toda ella, ha cerrado una etapa y ha abierto otra. Ayer salió publicado, por fin, el nombramiento. Después de coger aire varias veces y serenarme, me puse a llamar fenéticamente a Función Pública, a ver qué tenía que hacer. Un poco de asesoramiento telefónico y me fui por la mañana a mi futuro lugar de trabajo a hablar con la funcionaria encargada de personal y decidir que tomaría posesión mañana jueves día 2.

Lo peor ha sido la despedida. Ayer por la tarde bajé a la biblioteca a despedirme de los compañeros del turno de tarde y hoy por la mañana hice lo mismo con las jefas jefas, las jefas del servicio y los compañeros del turno de mañana. Voy a echar mucho de menos el buen ambiente que había con los compañeros, sobre todo con los de la tarde y con los de mi servicio de préstamo: el cafecito de las 3, las golosinas y demás cosillas que se traía la gente cada vez que se iban de viaje, las conversaciones conspiratorias, etc. Y es que tres años y pico dan para mucho. Espero que en el nuevo curro la cosa vaya por el mismo camino. Lo mejor ha sido ir hoy al servicio de personal de la Universidad y pedir que me rescindan el contrato con cara de satisfacción (pensando: ahí os quedais cab...s), lo malo es que los muy mamones ya lo sabían porque mi jefa había mandado un correo pidiendo que se cubriese mi vacante.

El único momento de descanso fue ayer por la tarde-noche, que quedé de terraceo con los amigos del viaje a Barcelona para despedir oficialmente el verano (y menos mal, porque con lo que ha caído hoy hemos entrado de pleno en el otoño). Acabamos en casa de uno de ellos tomando chupitos de licor (yo solo dos que tenía que conducir) y buscando soluciones financieras al anfitrión. Lo que hace el alcohol. Y Solbes sin contratarnos como asesores financieros, así va Ejpaña.

Y para acabar, vamos a dar un salto en el tiempo.




Ya contaré como ha ido el primer día.

5 comentarios:

Nicanica dijo...

Verás que el trabajo nuevo va como una seda y que encuentras gente igual de adicta al dulce y de dada a las conversaciones conspiratorias... en un par de meses, como en casa.
Felicidades, Star.

Van Hessa dijo...

Enhorabuena. Te deseo mucha suerte en tu primer día, espero que el ambiente también sea fenomenal. Ya nos contarás...

starfighter dijo...

Nica, Van Hessa, gracias a las dos, ahora mismo salgo para allá ;)

Grace dijo...

Hola guapo,
pues espero que vaya muy bien el primer día (y todos los demás), mucha suerte y muchos ánimos.Un beso enorme,cielo

Anónimo dijo...

No veas como me/nos alegramos , felicidades , ya me contarás .
besukos
mokko