viernes, 11 de febrero de 2011

The Cape

Cuando hace unos meses leí por ahí que la NBC estaba programando una serie sobre un superhéroe y una capa pensé, "ufff, ya está, hemos llegado al final de todo". Porque ya era lo que faltaba, un superhérore con una capa que es la protagonista. ¿Es que nadie recuerda Los increíbles y a Edna?


En fin, que al final se hizo y ya ha salido a televisión: The Cape.


¿Y de qué va? Pues una ciudad corrupta, Palm City, con un cuerpo de policía más corrupto llena de malhechores, y en la que un policía honesto es acusado de ser un famoso criminal y, en un ataque, dado por muerto. Llega a una especie de Circo del Crimen donde se encuentra la capa y decide transformarse en el personaje del cómic favorito de su hijo. A que les suena ¿eh?, pues esperen que a eso hay que sumar una megacorporación dirigida por un supervillano, separación de la familia que desconoce que el esposo/padre sigue vivo, ayudante experta en informática y mentor que le enseña los trucos para convertirse en La Capa. Vamos, lo más selecto y granado de todos los tópicos sobre superhéroes reunidos en una única serie.

A ver, voy a ser sincero. La serie no es nada del otro jueves, más bien todo lo contrario. Los guiones son simples a rabiar y en los episodios emitidos hasta la fecha se centran en los intentos del personaje por demostrar su inocencia al tiempo que el villano procura su eliminación. De hecho, en determinados momentos uno podría pensar que es incluso mala, con escenas imposibles y diálogos sonrojantes. Pero ¿qué quieren que les diga? Me gusta. Por varias razones. Una es su falta de pretensiones, sólo intenta entretener y divertir, no busquen más allá porque no hay más; nada de sesudas explicaciones pseudofilosóficas sobre el bien y el mal, la responsabilidad de tener un poder (que en este caso no tiene), etc etc. A lo más que llega es al sufrimiento del protagonista por no darse a conocer a su familiar. Por tanto, no engaña, ofrece lo que promete y sólo eso; si alguien esperaba más, pues lo siento. Otro motivo es su estética de serie B o C (y en ocasiones incluso Z), muy en la línea pulp (a veces me recuerda a Darkman, la película de Raimi con Liam Neeson) y con un estilo muy comiquero, tanto que cada episodio se halla subdividido en pequeñas partes con su correspondiente título.


Como he señalado, la serie es bastante sencilla, tanto que la gente no sabe si es mala porque es así o es que la han planteado de esa manera. Si es la segunda la verdad es que lo han conseguido; en cambio, estoy casi seguro que es la primera opción, que ha salido así porque no hay donde rascar más. No obstante, para mí tiene el aliciente y el mérito de ser palomitera, entretenida y sin ganas de que haya más. Ah, y que supone una estupenda variación a las series de abogados, médicos, policías y familias disfuncionales. Además, la NBC que había planificado trece episodios para esta primera temporada los va a dejar en diez, así que no hace falta ser adivino para augurarle una corta vida. Espero que no, y que contraten una segunda temporada.

Y ahora la intro, que me parece fantástica y con un increíble tema de Bear McCreary (el mismo de Battlestar Galactica), por si alguien está interesado/a.


6 comentarios:

Shanks dijo...

Espero que esta serie no augure el fin de la época dorada de las series...Porque no sólo ya no habrá ni pelis de cine con guiones originales, sinó que también nos quedaremos sin series entretenidas...
Ains, qué negativa que estoy para ser viernes!
Un beso!

starfighter dijo...

Shanks, negativismos fuera, mujerya ;) Creo que todavía queda cancha para las series, no hay más que ver la cantidad y diversidad que hay, y la buena calidad para tantas que son. Pero echo de menos alguna que otra serie palomitera.

#JXMB dijo...

estará en español!! quiero verlaaaaaaaaaaaaaa

starfighter dijo...

Pues busca bien donde ya sabes pero solo estará en VO con subtítulos. No se si algún día llegará a emitirse doblada.

#JXMB dijo...

ahhhhhhhhhhhhhhhhh mueroooooooooooooooo

starfighter dijo...

Anda anda, que ya será para menos.