domingo, 10 de agosto de 2008

De cinefilia

Volvemos con las viejas pasiones.

El viernes por la noche me fui con mi nene a casa de un amigo a ver
Blade Runner. Nada como tener una pantalla de 50 pulgadas, un buen home-cinema y verlo en HD-DVD para disfrutar de una gran película. Creo que es la cuarta (como mínimo) o quinta vez que veo la película. Me fascina todo: la trama y subtramas, la ambientación, la psicología de los replicantes... En fin, que la disfrutamos a base de bien. Si quieres saber más, ya sabes donde hacer click.

El momento más conocido es el de la muerte de Roy (vaya cacho de spoiler).






El sábado in the morning me levanto, me preparo el desayuno y cuando estoy tomándome el café pongo la tele y me da por poner el canal de deportes. Y me desperté del golpe cuando ví que estaban poniendo los Juegos Olímpicos y de estos la gimnasia deportiva masculina. Sí, esos maromos dando saltos, haciendo ejercicios que yo no haría ni en mis mejores sueños y unos cuerpazos que quitan el hipo (y cualquier enfermedad). En fin, que una hora después, cuando la sangre que emitía mi corazón empezó a llegar al cerebro éste emitió las señales de alerta porque tenía que hacer varias cosas y se me iba la mañana. Cosas domésticas se entiende, es decir, ponerme la cofia, la falda de chacha y empezar a limpiar.


Por la tarde me fuí con mi hermana y una de mis sobrinas (nota mental: algún día hablar de mis sobrinas) a ver Wall-E. Tras constatar que invaden a los niños, y sus sufridos acompañantes, con trailers por un tubo (creo que al menos pusieron cinco y hace años que no voy a ver una peli donde pusiesen tantos), disfrutar del corto Presto, pude constatar nuevamente que Pixar sigue estando a otro nivel. La película es asombrosa, te demuestran que se puede crear una historia casi sin diálogos, los personajes son más humanos que los propios humanos y actúan mejor que algunos que conocemos. La primera mitad de la peli es sencillamente magnífica; la ambientación, la música, las situaciones... Solo un pero: creo que en realidad no está destinada para el público al que supuestamente va dirigida (los niños) ya que hay situaciones que los niños más pequeños dificilmente pueden entender. En esencia, es casi un cine de animación para adultos bajo un barniz de película infantil.

Y para acabar un trocito de la banda sonora de Wall-E, que además sirve para animar y empezar bien la semana.





Larga y próspera vida.

7 comentarios:

Nicanica is back dijo...

Te imagino con la cofia, el delantalito bordado y la aspiradora, con música de Queen de fondo, y mirando a los gimnastas de la tele por el rabillo del ojo...
(TODAS las referencias son tuyas, yo no debo culpa)

Mac Dubh dijo...

La verdad es que lo pones fácil para evocarte de esa manera, jejeje.

star dijo...

Pues Nica, no se me había ocurrido pero lo pienso hacer el próximo sábado. Y pienso poner el "I want to back free" y emular a Freddy ;p

aire dijo...

Ay, Nica, que me meo. Cómo se te echaba de menos.

Nicanica dijo...

:)
(gracias)

Nepomuk dijo...

¿Cuál será la película clásica que ve Wall-e en su ipod? ¿existirá realmente? ¿es Oklahoma?

Sí... hoy me ocupo de los puntos chorras. Soy así.

star dijo...

Nepo, la película que ve todo el rato es "Hello Dolly" y existe, si. De hecho, la protagonista es Barbra dirigida por Gene Kelly.