martes, 21 de julio de 2009

Funcionando

Hoy me voy a meter en camisa de once varas. Pero es que estoy harto, bastante, de comentarios, miraditas y todo lo que conlleva cada vez que dices que trabajas en la Administración pública. Vamos, que por lo visto tengo que estar todo el día pidiendo perdón por vivir del cuento, por respirar y consumir oxígeno de este mundo y por no dar un palo al agua. Sólo me falta ir al sex shop, comprar lubricante y ponerme a cuatro patas en la calle para cumplir mi papel de servicio público. Hay que joderse.

Que sí, que ya está bien de meterse con los funcionarios (entiéndase también el personal laboral) cada vez que hay una crisis, de lo que sea. Y que conste que no soy nada gremial y el primero en reconocer que los funcionarios deberían pasar un período de tiempo de prueba en serio (por ejemplo, yo ahora lo estoy y así estaré los dos próximos años y dos meses) en el que si no cumples o no sirves pues a la calle, que se exija un constante reciclamiento en formación, que se cumplan objetivos, y más. Y que hay demasiados malos hábitos en la Administración, y mucho vago y caradura, por supuesto. Como en todos los sitios. O ahora me van a decir que no los hay en la empresa privada. Porque yo también me canso de esperar media hora para que me atiendan sólo porque el empresario, para ahorrarse costes, decide poner un dependiente en lugar de dos o tres. O que lo hagan con mala cara. O al trancazo. Que en todas partes cuecen habas.

Como siempre, se suele generalizar viendo únicamente lo negativo y nada de lo positivo. Y no se habla de la gente que está atendiendo y que aguanta de todo, desde insultos hasta amagos de llevarse una bofetada (visto por estos ojitos). Hay gente que curra y que se gana el sueldo. Y luego hay otros que viven del cuento, porque hay que reconocer que en la Administración es más fácil hacerlo.

Se que es un tema complejo, mucho más de lo que pueda parecer a primera vista y de lo que yo pretendo escribir aquí. Pero me fastidia mucho que cada vez que hay un problema (es que fui a ...póngase lo que proceda... y me atendió mal, o deprisa) salga el tema de que sucedió porque era funcionario. Mucha gente no se ha parado a pensar que tal vez esa persona trabaja en un servicio que se ha externalizado y, por lo tanto, trabaja para una empresa privada que puede que le esté explotando y pagando una mierda por su trabajo y de ahí las malas caras, los malos modos y demás. Pero como trabaja en un servicio municipal o autonómico pues ya es funcionario.

Y ahora con la crisis saltan los lumbreras económicos, esos que no detectaron la crisis a tiempo o aquellos que nos metieron en ella, y piden congelar el sueldo de los funcionarios. Y casi todo el mundo detrás apoyando la idea y poniendo verdes a los funcionarios: que si tienen un trabajo asegurado, que si hay demasiados, que si cobran mucho, que si no es justo, etc. A mí me gustaría saber dónde está la gente que estos años atrás han ganado pasta a destajo, como por ejemplo en la construcción, con sueldos de tres mil y cuatro mil euros. Ah claro, es que había que comprarse un televisor de plasma de 50 pulgadas, un móvil de cuatrocientos euros, un supercoche, el ordenador portátil y demás en lugar de ahorrar, que es una cosa así como pasada de moda. Y ahora en el paro la cosa está cruda. Lo siento pero cada vez que oigo una crítica (ni razonada ni motivada) el mensaje que me llega entre líneas es el de la envidia por no poder serlo. Y sí, es verdad y vuelvo a insistir, hay mucha gente que ni es eficiente ni educada ni da un palo al agua en la Administración que deberían irse a la calle.

En fin, que ya me he descargado de la irasosiá ottoniana. Nada como una buena sesión de terapia de grupo. Y me voy por fandangos...




10 comentarios:

Shanks dijo...

Yo trabajo en una gestoria y tengo que ir muchas veces a Hacienda, Seguridad Social, etc.
Cierto es lo que dices, yo me he encontrado con mucha gente que me ha solucionado la papeleta, cuando no tenía porqué hacerlo, y en general es buena gente, y trabaja lo normal.
Peeeeero...hay funcionarios, sobretodo los ya mayores, que están anquilosados, y que sólo dejan pasar las horas hasta que les toque jubilarse.
Hay de todo, como en botica, y también pagan justos por pecadores, como siempre.

Mac Dubh dijo...

Yo fui laboral muchos años y trabajé lo mio. Me hice funcionario por oposición...y sigo trabajando. ¿Por que no soy más perro? Ah si, no me dejan... a mis compañeras no les puedo colar que soy funcionario y por eso tengo que VIVIR SIN DAR PALO, al revés; he sido agredido físicamente, he sido insultado,amenazado... Pero lo que es peor: ME GUSTA TRABAJAR. Así que no me vale ser "funci" Y on respecto a lo del sueldo, como eres un recién llegado te diré, que los funcionarios llevamos años con un incremento del sueldo ligeramente inferior al IPC... Pero cambiaría mi plus de insolidaridad por el vuestro eh... que es superior en un 400% Ejem,ejem....

Mac Dubh dijo...

Insularidad no insolidaridad jajajaja sorry. ¿En que estaría yo pensando?

Don Otto Más dijo...

Yo no soy funcionario, pero comparto del todo tus pensamientos...
Y el que tenga envidia, que se haga funcionario, que es que la gente piensa que lo van regalando, y no...
Bss

starfighter dijo...

Shanks, lo de la gente mayor no tiene nombre. Muchos se niegan a actualizarse y se limitan a sus funciones básicas. Ainsss.

Mac, pero es que a tí te GUSTA tu trabajo, por eso curras y lo haces bien. El problema es cuando la gente se mete a trabajar en lo que sea con tal de ser funcionario, y luego se limitan a lo justito. Y aún así.

Otto, pues casi que piensan que esto es como la chochona, que siempre toca ^^

Sota dijo...

Sólo me falta ir al sex shop, comprar lubricante y ponerme a cuatro patas en la calle para cumplir mi papel de servicio público.

Tu ves dando ideas, culito de corista...

starfighter dijo...

Sota, que voy a ascender a vedette...

Sota dijo...

Quieres decir que está criando más pluma?

starfighter dijo...

Sota, más pluma, más lentejuelas, más de todo ;p

Neil dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices, yo también estoy harta de esos comentario. Aunque ya cuando me los hacen les contesto: haz mi carrera y presentaté a las oposiciones, quién te lo impide.
POrque a mi nadie me regaló nada y la oposición me la saqué yo solita, que por ahí piensan que todos tenemos enchufes.
Y si yo no trabajo que se lo digan a mis piernas cuando llego de estar toda la mañana de pie dando clase a los peques, enfadándome porque trabajan poco, hablando con los padres. Y por la tarde a corregir, a preparar las clases del día siguiente, a preparar fichas para el ordenador y a hacerme cursillos para estar siempre actualizada.