viernes, 31 de julio de 2009

De vuelta

El calor era sofocante y la humedad lo hacía aún más pegajoso. El ventilador apenas mitigaba esos efectos a pesar de que se hallaba al máximo de su velocidad. De hecho diría que ayudaba a propagar el calor por toda la habitación en lugar de despejarlo. El despacho en penumbra parecía un horno; no, peor, una sauna en la que me iba cociendo lentamente mientras esperaba.

Sabía que aparecería. Tarde o temprano lo haría, como siempre. Como el alien de Depredador que volvía a la Tierra en los años de mucho calor, conocía sus rutinas y percibía que estaba al caer. Y estaba preparado para ella. Vaya que si lo estaba.

Unas horas más tarde tocaron en la puerta. No me inmuté ni dije una palabra intentanto no hacer ruido. Volvieron a tocar con insistencia, incluso con más fuerza diría. Tampoco dije nada. Sabía que era ella y ella sabía que yo estaba dentro. La puerta se entreabrió lentamente y fue asomándose sin ningún disimulo, mirando al interior y cerciorándose de que yo estaba allí, sentado tras la mesa. Cerró la puerta tras de sí y se apoyó en ella mientras sacaba una pitillera de su bolso de mano, encendía un cigarrillo y le daba una calada.


"Necesito su ayuda”, dijo con voz sedosa, como la de un gato. “Peligro, peligro”, gritaron mis alarmas internas mientras miraba esas piernas sin fin, voluptuosas, sensuales. “Lo siento, cariño, estoy muy ocupado y no puedo atenderla”, señalé mientras recogía un montón de papeles y hacía como que atendía asuntos de vital trascendencia. “No pienso irme hasta que me atiendas o me prestes un poco de atención”, recalcó con esa misma voz sedosa, mientras se acercaba insinuante y lentamente hacia la mesa. “De verdad que no puedo atenderla, será mejor que venga en otra ocasión”, insistí sin mucha energía conocedor de que lo inevitable se acercaba. “Sabes que no me iré y no pienso ponerte las cosas fáciles”, señaló, al tiempo que apagaba el cigarrillo en el cenicero de la mesa.

Abrí un cajón de mi escritorio y acaricié con cariño mi revólver del 45 mientras musitaba “Lo sé”. Menos mal que en previsión lo había cargado con triptanes. Acabaría con ella y en un par de horas estaría enterrada. Espero. Porque ya se sabe que hay migrañas muertos que se resisten a desaparecer…





PD: Estos son los efectos que ejerce en una mente normal 40º de calor, más calima, más dos noches sin pegar ojo (esta pasada ya dormí algo de cansancio). Y así hasta mañana. Que ganas que el tiempo sea "Espacial".



18 comentarios:

Nyc dijo...

Joder, no me quiero ni imaginar el tormento por el que estás pasando. Apunta bien y dispara a ver si desaparece pronto
Que te mejores ;)

Shanks dijo...

Y que tenga que ser representada por una mujer fatal...de las que fuman y tutean a los hombres!! ;)
Espero que estés mejor, en serio.
A mi me recetaron una vez una medicación que me fue bien (se tomaba cada día, no sólo cuando tenías migraña). Ya has probado un tratamiento así?

starfighter dijo...

Nyc, disparé pero tengo que practicar más, jajaja.

starfighter dijo...

Shanks, la verdad es que aguanto bien así, para el calor que hace no ha sido tanto ;)

Sota dijo...

Pues chico, en el mismo ejemplo del post has dado la solución: un par de bofetadas bien dadas y fuera!

starfighter dijo...

Sota, el arma es más contundente. Dos tiros y se acabó.

Sota dijo...

Pero cómo vas a tirotear a Gilda, animal!

starfighter dijo...

Sota, pues anda que no tenía ganas el cornudo de tirotearla. Y mira que me chifla cuando se incorpora con la melena...

Don Otto Más dijo...

De esto:
Ánimo y península ;)

De lo anterior:
Stargate SG1 era genial, y Atlantis también... Spartacus pinta que te cagas de bien :) músculos de hombres, desnudos de hombres y Roma... hay cosa mejor? No xD

starfighter dijo...

Otto, península pero solo cantábrico que el resto está igual que aquí. Si ya te digo que vuelven los peplums, lo cual siempre alegra la vista ^^

Shanks dijo...

Anda, mira!!
Sota, el que hablaba de literalidad...

;)

starfighter dijo...

Shanks, XD

Niniel dijo...

¿Tambien te visitó a ti estos días? Hay que ver lo pesada que es...

En cuanto a tratamientos, yo sigo uno de tomar medicación diaria y tampoco ayuda demasiado...

Espero que te recuperes pronto y la migraña te deje en paz una buena temporada.

Una curiosidad, ¿como haces para tachar las palabras?

starfighter dijo...

Niniel, al menos fue una visita breve, que la despaché sobre la marcha. En lo de tachar, como soy un absoluto ignorante copio y pego desde word, pero seguro que alguien tiene una explicación más sencilla.

Grace dijo...

super fan del hombre del tiempo xD

starfighter dijo...

Grace, es que es ¡ESPACIAL! ^^

Sota dijo...

Para tachar, [del] y [/del] (pero con los signos de mayor que y menor que en lugar de corchetes). A mandar.

Niniel dijo...

gracias, sota