jueves, 16 de julio de 2009

Sexo, amor y relaciones

Hace un par de días estaba leyendo un post de Proudstar, un blog que suelo leer aunque no comente ni participe (nota mental: divagar sobre lecturas blogeriles un día de estos), en el cual hablaba acerca de lo fácil que es follar en el mundo gay y que por eso los tíos ya no se lo curran tanto cuando les gusta alguien, y que, en general, se había perdido el romanticismo.


Antes de continuar, he de decir que creo que, en general, tiene razón. Vale que a las cuatro o cinco de la mañana pedir romanticismo en una discoteca es demasiado pedir pero es que se han perdido hasta las formas. Y no. Eso de que me vengas a ligar a las seis de la mañana cuando llevas toda la noche pasando de uno, y todo corriendo a última hora, va a ser que no. Cuando eso ocurría le decía a algún colega: "Estamos entrando en la sexta planta de El Corte Inglés" (la de las ofertas y rebajas).

A lo que iba que desvarío. Leyendo el post de Proudstar me vino una conversación que tuve con un amigo hace unas semanas sobre algo parecido. No tanto en el tema romanticismo como sobre el compromiso entre las personas y lo poco que la gente se curra las relaciones. O, al menos, esa es la impresión que me ha dado en los últimos tiempos. A estas alturas de la vida hay pocas cosas que me sorprendan bien sorprendido pero de vez en cuando alucino cuando alguien me comenta que ha conocido a otra persona y en dos semanas ya se han ido a vivir juntos, planean la boda, comprar el chalecito y tener niños. Para luego enterarte cinco o seis meses después que lo han dejado. Por incompatibilidad de caracteres, según la versión oficial.

No se trata de aguantar carros y carretones pero, a veces, pienso que la gente no se trabaja las relaciones a fondo. Que no se habla, que no se llegan a consensos. Que sí, que es muy bonito quedar con tu pareja para salir, ir de compras, viajar, ir de tiendas, cenar y demás actos sociales estupendo y wonderfulosos. Pero, luego, cuando te toca limpiar, hacer de comer, fregar, planchar y/o sacar al perro, la relación pierde su glamour y encanto. Y comienzan los conflictos. Y las discusiones. Que no todo en la vida es color de rosa. La de veces que no habré discutido con mi pareja para terminar hablando y hablando. Eso sí, sin insultar ni gritar ni llegar a lo físico, que entonces sí que se ha perdido todo.

La sensación que tengo últimamente es que parece que basta cualquier roce o problema para que la gente se separe. Siempre he creído que hay que profundizar en los puntos que te unen a la otra persona. Por supuesto que no siempre vamos a tener los mismos gustos, aficiones o percepción de las cosas pero parece que la gente se empeña en incidir en lo que separa en lugar de lo que une. Antes de conocerme, mi pareja era de los de cine independiente, cine español y esas cosas, que no es que lo haya dejado pero ha amplíado su repertorio. Luego me lo llevaba a ver la trilogía de El señor de los anillos, Star Wars y cualquier película que se estrenase sobre superhéroes, a excepción de las de animación que no hay manera (no se puede tener todo). A cambio, yo tolero mejor cierta música en español. Eso sí, si ya no hay nada en común entonces lo mejor es cada uno por su lado que eso de aguantar por los hijos queda ya muy decimonónico. Pero no deja de extrañarte que relaciones en apariencia sólidas acaben mal, o bastante mal. Sí, ya se que las tormentas y procesiones van por dentro peeeero...

En fin, que complicadas son las relaciones. O las complicamos.




Larga y próspera vida.

16 comentarios:

Shanks dijo...

Pues no es nuevo esto, porque yo sé de un par (un par!) de relaciones que después de muchos años de noviazgo (una 9 y otra 11) se casaron, y ninguna duró más de 1 año de casados...Alucinante!!
Con esos años ya te conoces, se supone y si llegas al paso de casarte, será porqué aceptas al otro, no?
Yo lo único que sé es sobre mí, y creo que me estoy haciendo con la edad demasiado maniática, y que no habrá ni Dios que lo aguante, ni yo a nadie, con mis manías y tal.
Vamos que seré una solterona con un par o tres perros, algún sobrino (espero) y un poco loca...(eso ya lo cumplo)
Un beso, y perdón por el tostón que te he pegado!!

Will dijo...

Tienes toda la razón....

Yo solo espero no acabar como pinta Shanks......

starfighter dijo...

Shanks, de tostón nada. Sólo espero no acabar igual en menos de un año, jejejeje. En lo demás, tienes razón pero hay que buscar remedio a lo último.

Will, tú ya tienes un gato...

Will dijo...

Ah.... que los tatuajes tambien cuentan???

Malostarmalo!!!

starfighter dijo...

Will :p

Casta dijo...

Tengo dos gatos y un marido. Y mira mi post de hoy tambien va de relaciones.

Para aguantar una relación hay que tener mucha paciencia y esos no es fácil y eso es lo que nos falta hoy, PACIENCIA.

Don Otto Más dijo...

Vaya, hoy la blogosfera va de relaciones ^^
Yo estoy harto de gente indecisa, superficial y vana. La gente no tiene huevos de aguantar nada de nada, y yo estoy empezando a estar hartito de ser el que lleva a las espaldas lo que otros no... ERGO un día de estos Otto se cansa y se convierte en un cabronazo: selección natural, o me adapto o muero.

starfighter dijo...

Casta, tú lo has dicho: mucha paciencia. Y que la gente pasa de todo, y luego se queja por nada.

Otto, no te pases al lado oscuro, resiste ;)

2soles dijo...

Bueno, relaciones... mal tema para profundizar, porque en ellas creo que prácticamente ninguno nos mostramos como realmente somos... eso de darte al cien por cien... habiendo tenido alguna mala experiencia, pues al final no.

El problema en sí de las relaciones viene a ser algo así, el pánico a perder lo poquito que te queda como tuyo... el miedo a compartir más de lo que se debe no sea que luego tenga consecuencias. Y sobre todo asumir una condición masculina de poder.

Muchas cuestiones...

starfighter dijo...

2soles, sí, el tema relaciones daría para varios libros. Lo queremos todo: tener pareja y tener libertad para lo que sea. Y hay que aprender a ceder: tiempo, espacio...

Sufur dijo...

Vosotros lo habéis dicho... paciencia. Y mirar más hacia el futuro que hacia el pasado... dicho sea esto, lo que tu amigo llama "la sexta planta del Corte Inglés" yo lo llamo "la hora del desguace", y la detesto, aunque a veces resulta muy divertido ir de observador en plan antropólogo... :-)

starfighter dijo...

Sufur, lo del Corte Inglés lo decía yo y me irritaba mucho que gente que te ignoraba toda la noche de repente mostrase interés por tu persona a partir de ciertas horas. Ir en plan antropólogo o documental de National Geographic es lo mejor ^^

Sota dijo...

Lo que le dije a Proud: El romanticismo es todo puesta en escena, si el escenario no acompaña, caca. Y una discoteca es definitivamente un MAL escenario. Además, si vas buscando más allá de las tres, no vas buscando algo romántico, vas buscando un polvo y fuera.

Y sobre las parejas que a la que sopla el viento en otra dirección se rompen, las hay que es porque la corriente que va por lo hondo es muy distinta que la que se ve en la superficie, pero en la mayoría de los casos es que simplemente no son parejas, sino dos individuos que no quieren estar solos y se juntan. Y las dos cosas no son exactamente lo mismo...

(antispam: amoro. Viva la serendipia...)

starfighter dijo...

Sota, que tienes razón, una disco no es muy romántica de ahí mi idea de rebajas de última hora. Y hay más gente que se juntan por no estar solas de lo que se piensa uno. Cómo te quiere mi verificador, eso es amor a primer bit...

Crow dijo...

Tema complejo, pero realmente la falta de paciencia/constancia de la gente a la hora de profundizar a la hora de intentar tener una relacion es algo sorprendente, esperan llegar un flechazo made in Hollywood donde suene la BSO de su vida y se las abra la puerta de su hogar donde pasaran los dias juntos sin penurias...ains...cuanto mal hacen las comedias romanticas XD

starfighter dijo...

Crow, siempre he sentido curiosidad por saber qué pasa después del "The end", jajaja.